Loading...

Síguenos

De los 30 capítulos que tiene el acuerdo, sólo seis tienen relación con medidas de libre comercio. En los demás puntos amenaza derechos relacionados a la salud, medio ambiente, así como también ataca a la libertad de expresión y la privacidad en internet. El Demócrata conversó con Pablo Viollier, analista de políticas públicas de la ONG Derechos Digitales, quien reveló tres cambios relevantes que impone este tratado en el mundo digital: censura de contenido, restricción en el uso de aplicaciones y nula protección de datos personales en el comercio electrónico.

Tras la forma del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) el pasado 4 de febrero, se transparentaron sus detalles y se dio paso al proceso de ratificación de acuerdo a la legislación vigente de cada estado firmante. En el caso de Chile, la decisión quedó en manos del Congreso.

El TPP establece estándares mínimos para todos los países y no permite a los puntos firmados en el tratado, ni ahora ni en el futuro. “Una vez que asumamos esas reglas, nunca más vamos a poder volver a las reglas que tenemos hoy”, recalcó Viollier.

Candados digitales

Respecto a los derechos en internet, uno de los factores preocupantes es la consagración de herramientas tecnológicas de protección, que implica la implementación de “candados digitales”. Según Viollier, en la práctica esto significaría “no poder instalar un sistema operativo distinto al del computador que te compraste, o no leer un DVD porque es de otra zona geográfica”. El objetivo de esto es restringir contenidos para “proteger la propiedad intelectual de privados”. De esta forma, el TPP convertirá dichas prácticas en un delito penal.

“El problema es que hay muchas actividades que son legítimas que sólo tu puedes realizar eludiendo esta medida de protección. Por ejemplo, hoy si tu tienes un PDF bloqueado y eres una persona con discapacidad visual, tu tienes una excepción a la ley de propiedad intelectual que te permite cambiar de formato ese contenido. Sin embargo, (en caso de firmarse el TPP), estaríamos frente al caso de que la simple elusión de esta medida de protección —aunque no exista un infracción a la propiedad intelectual— va a ser sancionada penalmente”, aseguró el analista.

Dicha situación afectaría la innovación, ya que se le pondrían trabas al estudio de los productos de la competencia.

Censura de contenido

El TPP adopta un sistema similar al se está implementado en Estados Unidos, donde los proveedores de internet (como Claro, GTD, Movistar, VTR, etc.) retiran contenido para librarse de culpabilidad cuando existen infracciones a la propiedad intelectual. Y funciona de la siguiente manera: “aquella persona que siente que su propiedad intelectual está siendo infringida envía una notificación privada al proveedor de internet, quien —para eximirse de responsabilidad— debe bajar el contenido automáticamente”, recalcó Viollier.

Mientras que en Chile el sistema funciona absolutamente al revés. Para realizar esa bajada de contenido se necesita una resolución judicial; no necesariamente tiene que ser un sentencia definitiva, sino que basta con el solo pronunciamiento de un tribunal, lo cual, en opinión del experto, “es una garantía de seriedad y debido proceso en la bajada de contenidos de internet”.

Lo anterior permitiría la bajada masiva de contenido, tal como lo hacen las grandes disqueras con YouTube, donde buscan todos los videos con canciones de su repertorio y bajan las publicaciones automáticamente. “En Estados Unidos se dio el caso de una familia que subió un video de un niño bailando una canción de Queen —que es un uso justo, ya que es sólo un video familiar—, donde el bot de YouTube captó esto y lo botó inmediatamente. Y nadie tiene 20 mil dólares para litigar para subir un video familiar”, puntualizó.

Además de eso, Viollier destacó que “se podría implementar eventualmente para la censura de contenido político”, tal como ocurrió en Ecuador, donde el gobierno del Presidente Rafael Correa (Socialista) ha bajado contenido disidente, tal como documentales o memes, aduciendo que violan la propiedad intelectual porque utilizan el logo del gobierno sin autorización.

Datos personales en peligro

Según señala el analista, en el capitulo de comercio electrónico del TPP se establece reglas respecto al flujo transfronterizo de datos personales sin ningún tipo de control ni garantía, ya que no le exige al país de destino un estándar adecuado de protección.

“La protección de datos personales está muy ligada con el derecho a la privacidad, es un derecho fundamental, que se encuentra consagrado en la constitución como protección de la vida privada. Y en otras legislaciones se habla del derecho fundamental a la autodeterminación informativa, lo que tiene que ver con bases de datos como Dicom y cosas por el estilo”, recalcó el especialista.

Pero el principal problema que genera compartir información de este carácter es que el TPP no establece el resguardo que sí estipula la Unión Europea o la OCDE, quienes permiten el traspaso de datos en la medida que el país que lo recibe de garantías de que tiene una legislación lo suficientemente contundente.

Periodista en @eldemocratacl. UDD. Premio Macarena Yungue 2014. Finalista PPEU y Etecom 2014. Detesto las injusticias. Me gusta el reporteo en profundidad.