Loading...

Síguenos

El ministro del Interior, Mario Fernández (DC), manifestó el interés que tiene el gobierno en tener una nueva Carta fundamental, porque según el secretario de Estado, “la Constitución actual no da para más“.

El jefe de gabinete, explicó el motivo del gobierno de enviar el proyecto para cambiar el capítulo XV de la Constitución. “La Presidenta tomó la determinación de afrontar este tema antes del término de su gobierno porque era un compromiso no sólo programático sino que también forma parte de las necesidades que había que hacerse cargo en Chile“, dijo.

En la misma línea, añadió: “La Constitución actual por distintos motivos, incluso técnicos, no da para más. La Presidenta siempre ha hablado de una nueva Constitución, no el sentido de que sea completamente nueva porque eso es imposible, todas las constituciones tienen algo de las anteriores, pero nueva en el sentido de ser rehecha de punta a punta”.

Respecto al anuncio de la oposición de no respaldar tal iniciativa y no tener un amplio respaldo del oficialismo, detalló que la Presidente “decidió enviar el proyecto sin consulta previa con nadie, ¿por qué? Porque se quiere ser coherente con lo que la Presidenta ha repetido una y mil veces: se trata de una casa para todas, de una norma general, de un cuerpo jurídico que nos represente a todos“.

Por lo anterior, Fernández añadió que “no ha querido dar ninguna señal que signifique que la opinión de uno vale más que la opinión de otro. Ahora desde luego que quienes no quieren un cambio constitucional, menos van a querer cambiar el procedimiento para cambiar ese cambio, pero hemos querido que esa diferencia quede expresamente abierta ante los ciudadanos y que se sepa bien quiénes quieren un cambio constitucional y quiénes no lo quieren”.

Fernández (DC) descartó que sea “una maniobra” del gobierno

Por otro lado, el titular de Interior descartó que ingreso de reforma sea “una maniobra“. “Nuestro periodo presidencial es de cuatro años, todo el país sabe que el gobierno ha tenido una priorización de reformas que tenía que echar a andar, y la reforma constitucional venía al final, por lo tanto, era inevitable que coincidiera con el año electoral, pero no hay un plan aquí de influir las elecciones con el debate constitucional“, argumentó.

Sin embargo, reconoció que “es una buena coyuntura el poder hacer coincidir un debate constitucional con uno presidencial“, esto porque considera que “inevitablemente el tema constitucional iba a ser parte debate presidencial“.

Respecto a los quorums planteados por el Ejecutivo, que podría impedir una nueva Carta Magna, adujo que “hay que verlo de otro modo, en política no hay que hacerse el peligroso nunca“.

Por esto, ahondó: “¿Por qué no plantearse que se actúa de buena fe? Como queremos dar garantía verdadera de que todo lo que se apruebe en relación a una convención constitucional, cuente con el mayor consenso posible, por eso hemos mantenido los altos quorums que el actual texto mantiene“. Asimismo, resaltó que “lo que el gobierno ha dado es una garantía completa de que hay acuerdo o no hay acuerdo, pero consenso tiene que haber“.