El abogado de la familia Luchsinger-Mackay, Carlos Tenorio, cree que las medidas adoptadas por Francisca Linconao son una "presión indebida" y aclara que ella está procesada por un crimen "y no por ser machi ni mapuche".

En el caso de la huelga de hambre sostiene que "es una medida de presión indebida cuando guarda relación con resoluciones judiciales, dictadas por los tribunales de justicia". Linconao dejó de ingerir alimentos el pasado 23 de diciembre, la que mantuvo hasta ayer, cuando le rebajaron la medida cautelar a arresto domiciliario total y arraigo nacional.

"A Francisca Linconao no se la está juzgando por ser machi ni mapuche, sino por su participación en un crimen", dice el abogado de la familia Luchsinger-MacKay.

"Nadie ha puesto en duda de la existencia de delito"

Para el caso de la prisión preventiva que tuvo la imputada, Tenorio aclaró que cuando se aplica se hace de acuerdo a los méritos que están incluidos en el Código Procesal Penal con requisitos previos.

"El primer requisito es que existan antecedentes de la existencia del delito. Nadie ha puesto en duda que existió un delito de la máxima gravedad que terminó con la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay", enumera.

"El segundo requisito es que existan antecedentes que permitan presumir fundadamente que la persona ha tenido participación en el delito. Estos antecedentes aquí existen y son pruebas que se han ventilado en las audiencias", argumentó.

"Linconao está siendo juzgada por su participación en un crimen"

El abogado de la familia piensa que este caso se ha convertido en un tema político por sobre un asunto judicial.
"A Francisca Linconao no se la está juzgando por ser machi ni mapuche, sino por su participación en un crimen", enfatizó.

En esta línea añadió: "Lo que puedo decir con responsabilidad es que en el 100% de los casos de personas que estuviesen imputadas por delitos similares estaríamos todos, usted o yo, sometidos a un régimen de prisión preventiva con los antecedentes que existen actualmente en esa causa", concluyó.