En medio del debate presidencial el precandidato de Evópoli, Felipe Kast, presentó sus propuestas programáticas, entre las que destacan el "matrimonio homosexual" y la ley de identidad de género. Ante esto, el sacerdote Francisco Javier Astaburuaga lo acusó de ser populista y de renunciar a sus convicciones, a lo que el diputado respondió diciendo que él no está en política para hacer lo "políticamente correcto", y "menos aún para ser populista"

"En la centro derecha estar a favor del matrimonio igualitario es impopular. En consecuencia, son las convicciones, no el populismo, lo que nos lleva a tomar esta posición", dice Felipe Kast (Evóp).

Carta del sacerdote

El sacerdote Francisco Javier Astaburuaga, director de la organización "Niños por la vida", manifestó a través de una carta su rechazo a las propuestas programáticas de Evópoli en los temas de "matrimonio homosexual" e "identidad de género", calificándolas como medidas "populistas".

El presbítero sostuvo que en estos temas "se trastoca el orden natural de las cosas", porque el matrimonio como tal será siempre entre un hombre y una mujer, por su imposibilidad de "cambiar por ley lo que el sentido común siempre ha comprendido y defendido por matrimonio respetando el orden de la naturaleza".

Esperaba "algo más sustancial" de Evópoli y no ocupar "lugares comunes del populismo de la centro izquierda reinantes en la política actual y proclamados por uno de derecha", dice el sacerdote Astaburuaga respecto a las propuestas de Kast.

Frente a la identidad de género explicó que está impedido constitucionalmente de suplantar el derecho de los padres a educar a sus hijos. En esta línea agrega que la identidad de género "tiene en la base una ideología que afirma que la identidad sexual es sólo fruto de un acuerdo socio-cultural". Esa postura la encuentra falsa porque "la naturaleza sexuada, ya sea varón o mujer, es un dato biológico que está inscrito en nuestro ADN".

Concluye afirmando que esperaba "algo más sustancial" de Evópoli y no ocupar "lugares comunes del populismo de la centro izquierda reinantes en la política actual y proclamados por uno de derecha". Lamentó que este sea un pensamiento de "un dirigente que se declara católico", y que "renuncia a sus convicciones sobre el matrimonio y la familia".

Respuesta de Felipe Kast

El diputado Felipe Kast (Evopoli) le respondió al sacerdote diciendo que tiene "todo el derecho a no compartir" su punto de vista, pero consideró un error que lo catalogue de "populista".

Para resolver la discusión lo invitó a poder "dialogar genuinamente sobre las convicciones de quienes pensamos distinto".

Además, le recalcó que no está en política para hacer lo "políticamente correcto" y "menos aún para ser populista". El parlamentario ejemplificó con su rechazo a votar a favor de la reforma tributaria, "pues sabía del daño que le causaría al empleo y los salarios del país". Además, le recordó su oposición a la "Reforma Laboral" y a la "Reforma Educacional".

Otro caso que enumera es su participación en las marchas contra el aborto y su forma de votar, en que se declaró "convencido de que el primer deber del Estado es defender la vida de las personas, especialmente cuando se trata de un niño indefenso".

Kast justificó su respaldo al "matrimonio igualitario" y no actuar de forma "populista". "En la centro derecha estar a favor del matrimonio igualitario es impopular. En consecuencia, son las convicciones, no el populismo, lo que nos lleva a tomar esta posición".

Al finalizar, aludió al cuestionamiento de Astaburuaga por "identidad de género" y replicó: "en este caso, al igual como lo ha sido siempre en toda política educacional, mi posición es que toda decisión que afecte a menores de edad debe ser consultada y aprobada por los padres".