Tras realizar una auditoria, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri (RN), anunció este jueves un déficit de $21 mil millones en la Municipalidad de Santiago proveniente de la administración anterior, razón por la cual se querellará por "malversación de fondos" en contra de quienes resulten responsables. En conversación con El Demócrata, la concejal Carolina Lavín (UDI) recuerda que cuando Carolina Tohá (PPD) era alcaldesa nunca fue capaz de decirle a dónde se iba la plata. "Cuando preguntábamos decían que estaba todo regio, estupendo", relata Lavín (UDI). 

FOTO:PABLO ROJAS MADARIAGA/AGENCIAUNO

Tras darse a conocer la millonaria deuda que dejó la administración de Carolina Tohá (PPD) en la Municipalidad de Santiago, la concejal Carolina Lavín (UDI) —quién también era parte del concejo municipal durante la administración Tohá— recordó que ella acudió en febrero de 2016 a Contraloría General de la República, porque "teníamos las sospechas de que no se habían pagado las cotizaciones previsionales de los profesores".

"Nos decían que estaba todo pagado"

En esa línea, Lavín explica que habla de "sospechas" porque cuando le preguntaban a la administración de Carolina Tohá (PPD) "te decían que que estaba todo regio estupendo y que estaba todo pagado. Puras explicaciones, pero nunca con certificado ni nada. Desde la alcaldesa para abajo todos decían lo mismo".

Sin embargo, la concejal UDI asegura que cuando se reunía con los profesores municipales, ellos le comentaban que no podían atenderse porque sus cotizaciones no estaban pagadas. "Otros me decían que sus seguros no estaban pagados, por lo que fui a Contraloría y detectó que había una deuda importante de cotizaciones que no se habían pagado durante varios meses", relata Lavín (UDI).

Por esta razón, Carolina Lavín (UDI) pidió en 2016 a los concejales que "nos apoyaran para presentar una querella por notable abandono de deberes, pero nos faltó la firma de un concejal para presentarlo ante el Tribunal Electoral, por lo que no pudimos".

Administración Tohá: Contratos sin la autorización del concejo

FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

Por otro lado, Lavín (UDI) recuerda que "nosotros teníamos dudas no solamente en educación. Uno de los motivos por los cuales rechazamos los dos últimos años el presupuesto municipal, era porque calculábamos entre 300 y 400 funcionarios municipales contratados a honorarios que nadie nos decía ni cuánto ganaban, ni dónde estaban trabajando, ni qué funciones cumplían".

Asimismo, la militante de la UDI sostiene que "una vez alguien de recursos humanos nos comentó que varios contratos a honorarios pasaban sin la autorización del concejo, por lo que nosotros no podíamos fiscalizar porque no sabíamos dónde estaban".

"Se fue gran parte del presupuesto y nosotros nunca pudimos saber —en los cuatro años de Tohá— en qué y dónde estaban trabajando esas personas. Habían rumores de que eran militantes del PPD, pagos políticos, favores políticos y operadores políticos, pero por más que tratamos de buscar y pedir información, nunca se nos entregó", asegura la integrante del concejo municipal de Santiago.

Finalmente, agrega que "Carolina Tohá (PPD) era buena para dar muchas explicaciones, hablar largo y tendido, pero al final no decía nada".