El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri (RN), ha impulsado diversas mejoras en la infraestructura a colegios de la comuna, luego de los destrozos ocasionados por las movilizaciones estudiantiles, junto con instaurar la política "rompe, paga". Para poder obtener recursos para reparar los establecimientos, el edil solicitó colaboración a la embajada de Suiza para reparar el Liceo Confederación Suiza. El representante del país europeo descartó hacer aportes al municipio y le pidió al alcalde cambiar el nombre al recinto educacional para no "perjudicar la reputación de ese país".

Las autoridades del liceo emblemático le comentaron al alcalde Alessandri que antiguamente algunas empresas de origen suizo habían colaborado con el establecimiento.

De esa forma, el alcalde se contactó directamente con el embajador de Suiza para "renovar el compromiso".

Embajador suizo pide cambiar nombre al establecimiento

Al concretarse la petición, el embajador suizo en Chile, Edgar Dörig, le recomendó al edil de Santiago que buscara recursos en otro lado y le pidió que le cambie el nombre al establecimiento educacional.

Al ser consultado, Dörig sostuvo que "el Colegio Confederación Suiza no tiene ningún vinculo oficial con mi país, que es lo que le expliqué al alcalde Alessandri quien me llamó este lunes para pedirme apoyo financiero para compensar los daños provocados durante la reciente toma del liceo".

En la misma línea, añade: "Quisiera, además, destacar que la polémica que se desató durante los acontecimientos en junio (las tomas) perjudicarán no solo la buena reputación del país que represento, sino también la intachable imagen del Colegio Suizo de Ñuñoa, único establecimiento suizo que sí tiene un fuerte vínculo institucional con mi nación".