La Presidente Michelle Bachelet entregó a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) las actas de la etapa participativa del Proceso Constituyente Nacional e Indígena. En 189 tomos, la mandataria archivó las ideas recogidas en los cabildos nacionales e indígenas que recogerá en el proyecto de Nueva Constitución que sería presentado en el segundo semestre.

En medio de la ceremonia, la Mandataria valoró el proceso para modificar la Constitución que tuvo un costo en 2016 de más de 4 millones de dólares. En 2017, los gastos destinados al proceso constituyente al interior de la Secretaría General de la Presidencia y de la Secretaría General de Gobierno, se redujeron en casi el 100%.

En el caso de la cartera manejada por el ministro Mario Fernández, en 2016 hubo un total de $504.696 millones destinados a “Estudios para una nueva Constitución”, mientras que para el año 2017, no hay ningún fondo destinado a esa categoría.

En lo que respecta a la Secretaría General de Gobierno, quienes son los encargados de informar a la población  acerca de las políticas del Ejecutivo y los que se dedicaron a difundir la existencia de los cabildos ciudadanos, hubo una eliminación del gasto asignado a ese sector para 2017, que en 2016 ascendía a $1.133.000 millones.

Mientras que en la Secretaría General de la Presidencia se pasó de $1.284.406 millones en 2016 a $139 millones en 2017. Estos recursos van asignados a la categoría de “Estudios finales del proceso constituyente”.

Bachelet celebra

"Hoy tenemos la opción de demostrar que la nación y las relaciones de Estado pueden y deben ser la construcción colectiva del pueblo de Chile, es decir, una expresión de soberanía democrática en serio", expresa.

El material entregado por la Jefe de Estado se compone de 189 tomos con ideas planteadas por 204 mil personas que asistieron a los 71 cabildos provinciales, 15 mesas de cabildo regionales y 8.113 encuentros locales autoconvocados.

Ademas, estos documentos contienen los temas que dieron origen a las Bases Ciudadanas para una Nueva Constitución, el que fue entregado a Bachelet, y servirá para crear el proyecto de Nueva Constitución que sería enviado en el segundo semestre de este año, según el cronograma del Ejecutivo.

Queda pendiente la votación de la reforma constitucional que modifica el sistema para modificar la Carta Fundamental —capítulo XV— y agrega que se establece que se podrá convocar a una nueva elaboración de Constitución, la realización de una convención constitucional, y en tercer lugar, que mediante una ley orgánica constitucional se regule la convocatoria de dicha convención.