La constructora Presidente Riesco, propietaria de la Villa San Luis de Las Condes, ha anunciado acciones legales en contra del Estado, luego que la Contraloría General de la República hiciera toma de razón de la declaratoria del sitio como Monumento Nacional.

Por medio de un comunicado, el gerente general de la Constructora Presidente Riesco, Felipe Gilabert, anunció que "haremos uso de todas acciones legales que nos permitan preservar los derechos de quienes de buena fe adquirimos al Estado un inmueble que no tenía gravamen alguno, y que cuenta con un anteproyecto aprobado y permiso de demolición, de fechas previas a la firma del Decreto por parte de la Ministra de Educación", detalla el escrito.

Desde la empresa "lamentan profundamente" que el órgano auditor no haya procurado "la correcta aplicación de la normativa que rige estos procesos en un Estado de Derecho", y que haya autorizado que "el Fisco nos quite y expropie nuestros derechos en una propiedad vendida por el mismo Fisco".

Asimismo, desde la constructora aducen que en la declaración de Monumento Nacional de la propiedad "hay motivos ideológicos", ya que de acuerdo a Gilabert "objetivamente" no cumple con los parámetros para que sea catalogado de tal forma.

Cabe mencionar que la Villa San Luis surge en los años '70, y fue uno de los proyectos urbanos más emblemáticos del gobierno de Salvador Allende. Este barrio fue pensado como una forma de integración de personas de bajos recursos en una comuna con elevada población de clase alta.

Luego del 11 de septiembre de 1973, muchos de sus habitantes fueron desalojados. Al pasar de los años, sus últimos habitantes vendieron su propiedad a inmobiliarias dispuestas a comprar los terrenos.