En el marco de la 46° Asamblea General de la OEA, Chile junto a otros 7 países crearon el Grupo de Apoyo para los Derechos de las Personas LGBTI —lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersex— en el que los Estados se comprometen a apoyar la implementación de los mandatos contenidos en las resoluciones sobre derechos humanos, orientación sexual e identidad y expresión de género adoptadas en dicha asamblea.

En una declaración conjunta —remitida por la Cancillería de Chile— los gobiernos fundadores se comprometieron además a "celebrar los progresos que muchos estados miembros han realizado para promover y proteger los derechos de las personas LGBTI" y apoyar los esfuerzos "dirigidos a asegurar que todos los seres humanos vivan libres de violencia y discriminación".

El bloque pro LGTBI —identidad de género— está compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, México, Uruguay y Chile y tienen como meta "apoyar los esfuerzos regionales y de la OEA dirigidos a asegurar que todos los seres humanos vivan libres de violencia y discriminación en base a su orientación sexual, u orientación o expresión de género, reconociendo la importancia de abordar las formas múltiples y superpuestas de discriminación".

"Sorprendente que haya decidido crear este nuevo grupo que va a tener por finalidad presionar a todos los demás Estados americanos para que se cuadren con los principios LGTBI" — Tomás Henríquez, abogado y director de Comunidad y Justicia

Más que un efecto práctico, un efecto político

Si bien, el gobierno de Chile es parte de la iniciativa, esto no tiene ninguna consecuencia jurídica para el país. "Es un gesto político", explica Tomás Henriquez, abogado director de la corporación Comunidad y Justicia.

Esto se debe a que el gobierno "no puede aceptar o ratificar ningún tratado internacional sin que pase por una previa discusión en el congreso, ya que este tiene el poder de aprobar o rechazar cualquier tratado que exista", sostiene el abogado.

En la misma línea, Henríquez explica que el objetivo de integrar el grupo de apoyo es decir "el gobierno actual cree que acá tiene un problema de discriminación y violencia en contra de las personas LGTBI, por eso vamos a dar la señal política —con los otros 7 Estados— de que vamos a tomar todas las medidas que podamos tomar para efectos de poder avanzar en sus causas".

Asimismo, el abogado sostiene que si bien esta declaración política no es sorprendente —porque todos sabemos que Chile lo está haciendo— "sí es sorprendente que haya decidido crear este nuevo grupo que va a tener por finalidad presionar a todos los demás Estados americanos para que se cuadren con los principios LGTBI".

Fundado por periodistas, libre e independiente. Participa, debate, opina y apóyanos con una suscripción