Chile tiene la rotación laboral más alta de la Ocde. Una cifra que alcanzó el 37% entre el periodo 2005 - 2014, superior a países como Alemania, Suecia, Francia, Gran Bretaña, Dinamarca o Estados Unidos cuyo índice no supera el 30%. Los jóvenes también son parte de esta realidad, y es que la permanencia en un trabajo entre el rango 15 -24 no es supera los 2 años. Para los expertos la precarización de las condiciones laborales, los bajos sueldos y las aspiraciones personales de los trabajadores que buscan más allá de ganar un buen salario explicarían este fenómeno.

Según datos publicados por el Banco Central, las actividades económicas con mayor rotación son: construcción (55%), agricultura (42,8%) y servicios financieros (40,9%), las que se caracterizan por tener contratos a plazo fijo, o por temporadas. En micros y pequeñas empresas, la rotación es de un 49%.

Los jóvenes chilenos también son parte de esta realidad, así lo revelan cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La permanencia de los chilenos de entre 15 y 24 años en un trabajo (con contrato) no es mayor a 2 años y medio y sin contrato es menor a 2 años. A lo que se suma la alta tasa de desempleo hasta los 29 años: sólo en el Gran Santiago supera el 33%.

Más allá de un buen sueldo

Los jóvenes buscan en un empleo no sólo recibir un buen sueldo, sino también trabajar en un buen clima laboral y desarrollarse profesionalmente. Este es parte del diagnóstico que realiza el docente de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, Matías Godoy.

Para el académico estos son requisitos importantes a la hora de buscar un empleo y permanecer en él. "Hay menor temor a cambiarse de trabajo porque hoy los chilenos están formando familia después de los 30 años, por lo que pueden tomar ese riesgo por mejores oportunidades", sostiene Godoy.

Un análisis que se condice con el sondeo 2015 "Percepciones sobre la empleabilidad juvenil" elaborado por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV). El estudio —que encuestó a personas de entre 15 y 29 años— arrojó que lo que más valora una persona de este rango etario, en su trabajo, es un buen ambiente laboral (57%), en segundo lugar que sea bien remunerado (47%), en tercero que permita el desarrollo profesional (36%) y cuarto que (21%)

Las empresas no apuestan por las personas

Para la académica de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Central y ex Directora de la Dirección del Trabajo, María Ester Fríes, explica que la alta rotación laboral en Chile tiene que ver con la falta de compromiso de las empresas con la "sociedad del conocimiento". "Los jóvenes terminan aceptando cualquier empleo y por bajos sueldos. Esto es muy fuerte porque lo que te pagan es lo que vales", sostiene la experta.

El académico Matías Godoy comparte esta opinión. "En general a los jóvenes les cuesta ser contratados formalmente por las empresas, porque los empleadores deben pagar salud, cotizaciones provisionales e indemnizaciones en caso de despedirlos, por lo tanto prefieren que desempeñen bajo otras modalidades, como por ejemplo, a honorarios", asegura.

Y agrega otro punto a considerar: el 58% de los trabajadores en Chile gana menos de $400.000. "Por eso cuando se les ofrece una mejor oportunidad laboral, no dudan en tomarla", explica el académico.

 

Penquista trabajando en Santiago. Periodista en El Demócrata. Me gusta buscar y contar historias.