"Sé que tú y yo no tenemos palabras suficientes para describir nuestros sentimientos acerca de lo que sucedió en esta elección y lo que queda por delante", escribió en un mail a sus colaboradores Cecile Richards, presidenta de la organización abortista más grande del mundo y polémica por la venta de los restos humanos post aborto.

La derrotada Hillary Clinton se había comprometido —al igual como lo hace Barak Obama— a defender a Planned Parenthood y la industria del aborto en el país. Por esto, IPPF invirtió más de 30 millones de dólares en su campaña presidencial.

"Si usted desea permanecer en la cama o esconderse del mundo, no lo puedo culpar. Pero espero que no lo haga. En lugar de ello, espero que se unan a mí en centrarse en las cuatro palabras importantes: Estas. Puertas. Permanecen. Abiertas", expresó Richards.

La razón de tal desconsuelo por parte de IPPF es que durante su campaña, el republicano Donald Trump, se comprometió a cortar los más de 500 millones de dólares en fondos públicos que recibe la multinacional año a año.

La derrotada Hillary Clinton, por su parte, se había comprometido —al igual como lo hace Barak Obama— a defender a Planned Parenthood y la industria del aborto en el país. Por esto, IPPF invirtió más de 30 millones de dólares en su campaña presidencial.

Richard continúa su carta diciendo que "todo depende de nosotros para seguir luchando y proteger los centros de salud de Planned Parenthood, para que puedan seguir sirviendo a las personas que confían en él".

"Sus puertas estarán abiertas, porque nuestras voces se hacen más fuertes. Nuestra determinación se hace más fuerte. Y nuestro compromiso con la protección del cuidado de la salud y los derechos de millones de personas es constante", aseguró la aliada de Clinton.

Richards afirmó que "vamos a seguir de pie y luchar. Y no estamos solos. La mayoría de la gente cree en el acceso a la atención médica, servicios de salud reproductiva y el aborto".

En esa línea, la abortista amenazó a los grupos por vida asegurando que "hemos visto lo que nuestra oposición es capaz de hacer y las consecuencias son inconcebibles. Usted, yo y el resto de la familia de Planned Parenthood debe detenerlos. Éso es lo que haremos".