Luego que fracasó el intento de la Democracia Cristiana por consolidar una lista parlamentaria con el Partido Radical, el Consejo Nacional DC autorizó a la directiva a negociar con otras fuerzas políticas fuera de la Nueva Mayoría. El diputado Matías Walker reveló conversaciones con el Partido Progresista —de ME-O— y Ciudadanos —de Andrés Velasco—. Según los analistas, el pacto con el progresismo, debido a que es un partido nacional, aumenta las posibilidades de la ex falange de integrar el congreso con más de sus militantes. La DC, después de fracasar en su alianza con los comunistas, nuevamente debe discernir entre los principios del partido y su rendimiento electoral.

De acuerdo al experto electoral Mauricio Morales, desde el punto de vista electoral, el Partido Progresista (PRO) es el mejor socio para la Democracia Cristiana. "Si el PDC pacta con el PRO podría conseguir cerca de 23 cupos. No podemos estimar lo mismo con Ciudadanos pues no se han medido electoralmente", explica.

En esa dirección, agrega: "Sumando y restando, una alianza con el PRO naturalmente generará efectos electorales positivos. El PRO es un partido más pequeño, pero institucionalizado en todo el país. Si la idea es generar un pacto electoral competitivo, no hay dónde perderse".

"Sería ridículo que el PDC a estas alturas se pusiera regodeón en la búsqueda de socios. Será un pacto instrumental, sin efectos políticos de mediano o largo plazo. Hay que aplicar inteligencia electoral. La alianza PS-PC-PPD-PRSD y la alianza DC-PRO-Ciudadanos-partidos regionales es más que la suma de los antiguos partidos de la NM", plantea.

Aliarse con Ciudadanos

Frente a una alianza con Ciudadanos, Morales estima que puede ser una posibilidad, pero le genera riesgos en la elección senatorial: "En el caso de El Maule, Andrés Velasco es peligroso, suma a la lista, pero podría quedarse con el escaño si es que Ciudadanos resulta ser el partido más votado del pacto y a su vez no resulta doblado por la sumatoria de Andrés Zaldívar y Ximena Rincón".

Diferencias ideológicas

Cabe recordar que el Partido Progresista fue creado por Marco Enríquez-Ominami en 2010. Política y programáticamente se acerca un proyecto de izquierda progresista y ha aglutinado a fuerzas que han estado distantes a las de la entonces Concertación y Nueva Mayoría.

Enríquez-Ominami respalda negociar la salida soberana al mar de Bolivia, respalda el proyecto de aborto en tres causales, gratuidad universal en la educación superior, entre otras.

En tanto, Ciudadanos fue creado por el ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco y representa a un centro liberal. Promueven el límite a la reelección de cargos, el "matrimonio" homosexual, el proyecto de despenalización de aborto en sus tres causales, impulsado por el gobierno de la Nueva Mayoría.

Ciudadanos integra la coalición Sentido Futuro, que agrupa a Amplitud y a Red Liberal.