El demócratacristiano, Manuel Matta, dejó la Sala del Senado en medio de la votación de aborto. En vez de quedarse, como sus colegas de Congreso y compañeros de partido, el senador tomó sus cosas y dejó la votación. No participó del debate, no votó las indicaciones, no estuvo presente. Todo ante el enojo de sus pares y de las redes sociales que seguían atentas la votación.

No, no es primera vez que lo hace. En la comisión de Derechos Humanos, el momento de votar el proyecto de ideología de género, Matta hizo lo mismo: se paró y en vez de votar, le cedió su cupo al senador Jorge Pizarro (DC) quien, sin problema, votó el proyecto a favor.

Esta vez Matta lo hizo con el proyecto de aborto. No participó en la votación de ninguna de las tres causales y, como el Mago Oli, desapareció de la sala.

Lo llamamos en varias ocasiones par pedirle explicaciones por no estar en su puesto de trabajo. No obstante, no nos contestó.

Director de El Demócrata. Periodista. Pasé dos años por El Mercurio: uno en Reportajes y otro en Política. También he estado en radio, televisión y medios digitales.