The New York Times, un medio de Estados Unidos, destacó que la Presidente Michelle Bachelet es la única mujer que encabeza algún país en América. No obstante, precisa que cuando en algunos meses deje su cargo, ya no habrán mujeres liderando la presidencia de su país en el continente.

En el artículo, el medio estadounidense remarca que hubo un momento en que habían tres mujeres dirigiendo países en America del Sur: Michelle Bachelet en Chile; Cristina Fernández en Argentina; y Dilma Rousseff en Brasil. En ese sentido se expresa que sus mandatos "convirtieron a la región en un ejemplo de la búsqueda global por lograr un lugar más equitativo para las mujeres en la política".

En la misma dirección, el reportaje "Michelle Bachelet y el eclipse de las mujeres en la política de América Latina" menciona que con la destitución de Rousseff y las acusaciones de corrupción en contra de Cristina Fernández, "Bachelet se encuentra en una posición inquietante: es la única mujer que lidera un país en toda América. Y en unos meses dejará de serlo".

Además, la publicación sostiene que Bachelet "cuando termine su mandato, el próximo año, no se espera que haya una Presidenta en ninguno de los países del norte, centro o sur del continente ni del Caribe, lo que constituye un notable revés en una parte del mundo donde, hasta hace poco, se habían elegido mujeres para liderar a las democracias más influyentes".

Aludían problemas a ataques por género

En el escrito se estima que las tres presidentes llegaron al poder en sus países "en un momento en que a los votantes les atraían los partidos de izquierda que prometían construir sociedades más igualitarias". No obstante, su figura "resultó afectada cuando las economías regionales se contrajeron al caer los precios de las materias primas y luego de una serie de escándalos de corrupción, que han desatado dudas sobre sus liderazgos e integridad".

Sin embargo, la publicación reitera que las tres han atribuido problemas de popularidad a su género, ya que las expuso a "reacciones particularmente virulentas". Recuerda que "Rousseff dijo que la 'llamaron vaca como seiscientas mil veces' y atribuyó su caída, en parte, a la misoginia"; en el caso de Fernández "con frecuencia le decían 'yegua', término usado para llamar a las prostitutas en la jerga" y en el caso chileno "Bachelet señaló que lo que no se les exige muchas veces a los hombres en la política sí se les exige a las mujeres".

Trabajo por la mujer

En la publicación se subraya que si bien Bachelet "no fue la primera jefa de Estado de la región, pero es considerada como la primera en haber sido elegida por sus propios méritos, sin haber sido apuntalada por un esposo con poder político".

Además, se detalla que en su primer gobierno trabajó en pos de la igualdad entre hombres y mujeres. "Encabezó reformas legislativas para frenar la discriminación laboral, proteger a las víctimas de violencia doméstica y ampliar el acceso a los servicios de salud para las mujeres", especifica.

Como también, que en su segunda administración se "creó el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género e impulsó una reforma electoral que establece que por lo menos el 40% de los candidatos a cargos públicos deben ser mujeres".

"Un segundo legado que espera dejar antes de retirarse del cargo el próximo marzo es la despenalización parcial del aborto por tres causales, medida que está siendo debatida en el Congreso", añade.