Los medios online tradicionales generan ingresos por la cantidad de personas que entran a visitarlos y que hacen clic en algún espacio publicitario. En esa lógica, caer en el clic fácil es sencillo si no se tiene un proyecto periodístico serio y bien formado. El Dínamo hace rato que está en esa lógica y lo del diputado Ceroni (PPD) es una muestra pública de la decadencia del sitio web que, alguna vez, prometió pelear con contenido de calidad frente a los periódicos impresos. Hoy, se dedican a la mina medio en pelota y al recocido de contenido de los otros medios de comunicación, imitando de mala forma el modelo de tráfico de BuzzFeed que con historias simples, fáciles de recordar y viralizables, aumentan la permanencia de sus lectores en el sitio.

Algunos puntos a considerar:

  1. Los medios de comunicación debemos atender al interés público, al bien común —del que El Dínamo habla en su línea editorial— y no al morbo, al sensacionalismo, al clic que remueve lo más sórdido de cada persona.
  2. La justificación indigna. El Dínamo sabía perfectamente que lo que atraería visitas a su sitio no sería que el diputado estuviese sacando la vuelta mientras se votaba una ley —eso es pan de cada día y a la gente casi no le llama la atención. Sin ir más lejos, nosotros ayer contamos cómo 12 de 13 diputados no fueron a la comisión de Familia. No, El Dínamo sabía que serían los íntimos y fogosos mensajes que el diputado Ceroni (PPD) se enviaba con un hombre lo que les generaría tráfico.
  3. Si El Dínamo pretendía mostrar que el honorable estaba sacando la vuelta, no era necesario sacarlo del clóset mostrando una conversación íntima que no tiene aporte alguno a la trascendencia nacional. Ahora bien: absolutamente REPROCHABLE que un diputado esté mandándose mensajes de esa calaña cuando debiera estar trabajando.
  4. El tuitero ahora rasga vestiduras cuando hacían una parrillada bailable con los mensajes de Gustavo Hasbún (UDI) —igual de íntimos— o con los correos electrónicos personales entre dos cardenales. Es que "como nos cae mal Hasbún y ojalá la Iglesia se pudra", da lo mismo y se justifica. Amigo tuitero, eres un doble estándar.
  5. El chancho o el que le da el afrecho. Tú como lector eres GRAN PARTE responsable de que El Dínamo haya querido publicar estas indignas imágenes. ¿Cómo así? Un medio online conoce dónde hace clic la gente y sus lectores, de dónde le proviene el tráfico. Como la gente lee muchas imbecilidades y los "medios locos por los clics" lo saben, nos llenamos de memes, cuñas recocidas o idioteces al cuadrado. Tú, con tus "intereses" alimentas de forma pasiva estos temas que hoy mismo rechazas aireadamente.
  6. El Dínamo se pasó de cara de palo al echarle la culpa a AgenciaUno. Todos los medios de comunicación que contratamos los servicios de AgenciaUno tenemos acceso a esas fotografías. Es un banco común en el que uno escoge y descarga la foto que quiere (por eso se repiten imágenes entre los medios). Pero uno opta a publicar o no según su estándar periodístico, en base a la ética que rige al medio y a sus editores, acorde al proyecto de medio que exista de fondo. En El Dínamo parece que sólo quieren clics. OJO: no excluye la responsabilidad de que el fotógrafo de AgenciaUno haya tomado las fotografías y que las hayan subido al banco de imágenes.
  7. El Dínamo: más papistas que el Papa. Comprémonos por un segundo la mentira de que querían mostrar que el diputado recorría Jupiter mientras estaba en la sala, ¿rasgan vestiduras porque manda unos whatsapps? ¿Quién no ha hecho eso en una reunión? Claro, acá cae de cajón que es el morbo lo que justifica la publicación porque saben que les llegarán unos jugosos clics.

 

  • PS: Torpe el diputado por mensajearse de esos temas sentado en el Hemiciclo de la Cámara de Diputados. Cualquier persona que estuviese en un mensajeo de ese calibre haría —por lo bajo— el ademán de cubrir el teléfono para no quedar a la vista de todo el mundo o del que está sentado al lado.
Fundado por periodistas, libre e independiente. Participa, debate, opina y apóyanos con una suscripción