No hay cornadas entre toros, no se ven la suerte entre gitanos y no hay norma restrictiva entre parlamentarios. Si quieres tener un trabajo muy bien remunerado e irte fuera del país sin especificar el motivo, manteniendo tu sueldo bruto de $9.121.806 y con la aprobación sin chistar de tus colegas, ser parlamentario en la República de Chile: senador o diputado es indiferente.

14 de agosto del 2015/SANTIAGO Detalle de torres de iluminacion,  durante un recorrido por  los recién terminados nuevos estacionamientos de aviones del Aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago, que contemplaron la construcción de una plataforma de más de 120 mil m2, equivalentes a 20 canchas de fútbol FOTO: JAVIER SALVO/AGENCIAUNO

JAVIER SALVO/AGENCIAUNO

Que el senador de Coquimbo y presidente de la DC, Jorge Pizarro, haya ido a ver el Mundial de Rugby a Inglaterra cuando su región estaba —y sigue— devastada por el terremoto 8.4 Richter del 16 de septiembre, destapó un secreto que los "amiguis parlamentarios" se resguardan muy bien: sus salidas al extranjero por motivos personales. No, no son las vacaciones que se toman en febrero para el receso de las actividades del Congreso. Estos viajes los hacen cuando quieren y todo queda entre "amiguis" y la "buena onda".

El reglamento del Senado —actualizado en septiembre de 2015— establece que los senadores que quieran viajar fuera de Chile por más de 30 días, no por razones de representación de la Cámara Alta o propios de su cargo, deben presentar ellos mismos una solicitud describiendo dónde irán y las fechas de salida y regreso. Pero el instructivo se vuelve "buena onda" porque más adelante deja que el "honorable" salga del país sin permiso y que mande una carta avisando que salió y cuándo volverá.

¿Y si el senador no volverá en la fecha que indicó? No pasa nada, "amigui", porque sólo "deberá comunicar por escrito al Secretario del Senado, personalmente o por intermedio del Comité a que pertenezca, su nueva fecha de regreso, la que reemplazará a la originalmente señalada", se lee en el reglamento. Fácil: el senador se puede ir sin avisar cuándo vuelve y puede, estando fuera, cambiar su fecha de regreso sin que nadie chiste.

La norma "buena onda" del Congreso permite hasta 52 parlamentarios en viajes internacionales por más de 30 días — Editorial de El Demócrata

Se pasa de "amigui" el reglamento del Senado y la norma de la Cámara de Diputados porque permiten que un tercio de los parlamentarios estén fuera del país al mismo tiempo. Ese es el tope descrito, sino, nos quedamos sin los quórums para legislar. Máximo 12 senadores y 40 diputados pueden estar fuera de Chile por motivos personales al mismo tiempo. Así, la norma "buena onda" permite hasta 52 parlamentarios en viajes internacionales por más de 30 días. Rico irse un mes de la pega con el sueldo intacto y ser un #despreocupado.

De hecho, en septiembre tuvimos a 21 parlamentarios con permisos activos para salir de Chile (clic y lee la nota).

¿A qué vas? ¿Quién te paga el pasaje? ¿Qué te pasa si no vuelves en las fechas descritas? ¿Alguien te pondrá alguna objeción? Esas son preguntas mala onda y nadie las hace. Los "honorables amiguis" jamás han objetado la salida de alguno, ni siquiera levantado la mano. Según corresponda, la mesa del Senado o de la Cámara lo anuncia, nadie dice nada, se aprueba, el "honorable" viaja por el mundo.

Si quieres ser diputado, tranqui, el cuento es similar. Pero si te vas por menos de 30 días no te asustes, tus "amiguis" ya lo tienen resuelto: sólo le avisas al presidente de la Cámara Baja dónde vas y quedas flor. ¿Las fechas? Acá no son problema; nadie te las pide formalmente.

No, los viajes por motivos personales no quedan en la "inasistencia" de la Cámara Baja porque la norma dice que allí quedarán sólo "las ausencias motivadas en enfermedad, en impedimento grave, en la realización de alguna gestión encomendada por la Corporación o participación en una actividad oficial con el Presidente de la República, debidamente justificadas mediante documentos que acrediten tal circunstancia". Es que los colegas parlamentarios son muy "buena onda" llegando a ser unos "loquillos".

Si la inasistencia es injustificada —alguien debe descubrir al parlamentario primero— deberá pagar una multa que, cada comienzo de año, los mismos diputados escogen cuál es, "amigui".

Tampoco el diputado se tendrá que quemar la cabeza pensando dónde irá: basta poner "Europa" y estás listo. ¿Para qué especificar países? Nadie te lo pide si son todos "amiguis" y "buena onda".

Fundado por periodistas, libre e independiente. Participa, debate, opina y apóyanos con una suscripción