Chile Vamos hizo pública esta semana su propuesta de reforma a la Constitución, iniciando así la discusión respecto de los principios sobre los cuales se debiera cimentar nuestra institucionalidad y nuestro desarrollo como país en los años venideros. Es un primer paso importante, porque nos permite transparentar posiciones tanto al interior de la coalición como a nivel nacional, en contradicción a lo planteado por la izquierda gobernante, que ha buscado definir procesos e instancias, en lugar de ideas o conceptos.

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

A lo largo de todo Chile, los gremialistas hemos defendido y promovido la “Sociedad en Movimiento”, un concepto  que comprende, a grandes rasgos, el orden social que queremos impulsar: La dignidad de toda persona humana, su dimensión trascendente y su primacía respecto del Estado; la noción de familia como núcleo esencial de la sociedad; la libertad responsable; la noción de bien común; la autonomía de las asociaciones intermedias; y la subsidiariedad en su dimensión positiva y negativa, son algunas de las directrices que enmarcan nuestro marco moral definido y objetivo.

Son esas ideas fundamentales las que compartimos y suscribimos para la Constitución de nuestro país.  Muchos de estos principios ya están consagrados en la actual y será necesario defenderlos, en otros podremos profundizar aún más, pero nadie podrá dudar de la posición que tendremos a la hora de definir la importancia y preponderancia que tendrán en la carta fundamental que queremos para Chile.

«¿Por qué el gobierno no hace pública su propuesta constituyente antes de los cabildos? Hay dos opciones: Una, es que existe miedo al debate público al ver que Chile ya no confía en sus ideas trasnochadas y en sus reformas, o la otra, es que simplemente no han sido capaces de ponerse de acuerdo»— Ricardo Sande, consejero político de Chile Vamos

Sin embargo, veo con preocupación que el gobierno ha decidido tomar una estrategia diferente. Un camino poco honesto, en el que inicia un proceso que se dice participativo, pero no se transparentan las ideas que están detrás y que fundan el cambio constitucional ¿Es que acaso al gobierno no le importa el contenido de su reforma? Todos sabemos que esta hipótesis es ridícula, puesto que se han caracterizado por promover reformas con marcado contenido ideológico, eligiendo el igualitarismo por sobre la justicia, privando a la gente de la posibilidad de elegir, menospreciando el mérito y el esfuerzo y atropellando la libertad y la dignidad humana.

¿Por qué el gobierno entonces no hace pública su propuesta constituyente antes de los cabildos? Hay dos opciones: Una, es que existe miedo al debate público al ver que Chile ya no confía en sus ideas trasnochadas y en sus reformas, o la otra, es que simplemente no han sido capaces de ponerse de acuerdo en un proyecto que transmitir ¿se imaginan a la DC aprobando una misma constitución que el PC?

Al ver la carencia de propuestas por parte de la izquierda, es necesario mirar este proceso con optimismo. No perdamos la oportunidad de salir a promover las ideas y principios de una sociedad libre y en movimiento, porque cuando los que tienen las ideas en un cajón decidan salir a debatir de verdad, les llevaremos muchísima ventaja.

Ex presidente @Feuc 2015. Estudiante de Derecho. Gremialista. Consejero político Chile Vamos.