El Demócrata es un medio libre e independiente que persigue injusticias e incoherencias vengan de donde vengan, empoderando a nuestros lectores con información que les permita demandar cambios. La independencia económica es esencial, por eso buscamos suscriptores activos que financien a El Demócrata y acabemos con la información que sólo unos pocos saben y no quieren que se cuente.

¿Cómo lo haremos?

DSC_7986

Con rigurosidad, reporteo serio, publicando sin conflicto de interés, revelando las injusticias e incoherencias que nos afectan a todos. Pretendemos unir fuerzas contigo fomentando la democracia participativa.

En El Demócrata volvemos a creer en las personas, en su capacidad crítica, reflexiva, donde somos todos los motores del cambio.

En El Demócrata somos independientes porque podemos ejercer libremente la labor periodística a la luz de nuestra línea editorial, la cual es nuestra hoja de ruta para el reporteo, temas y editoriales. No somos falsamente objetivos.

Hay que sacar a la luz pública todo lo que hoy sólo unos pocos saben y no cuentan, llamar a la coherencia, empoderar a la ciudadanía con información para que no la hagan tonta.

Versión 2

Creemos firmemente que para generar un cambio nuestra labor periodística debe reforzar lo positivo, reportear incoherencias e injusticias, mostrándoles a los mismos políticos sus errores y contando con la presión que —junto a la sociedad— podemos ejercer.

Colabora aquí, se parte de los gestores del cambio, de quienes cuestionan la realidad y quieren volver a pensar y hacer el Chile en el que queremos vivir.

Principios Editoriales:

Versión 2

1. REPORTEO DE INJUSTICIAS E INCOHERENCIAS

En El Demócrata buscamos generar cambios en nuestro país donde las incoherencias e injusticias muchas veces son calladas por conflictos de interés.

Buscamos empoderar a la ciudadanía con información, disputar el monopolio de quienes promueven el #Estado como única forma de solucionar los problemas que nos aquejan.

En El Demócrata volvemos a creer en las personas, en su capacidad crítica, reflexiva, donde todos somos los motores del cambio. Ustedes son el foco de nuestra labor periodística.

2. RIGUROSIDAD PERIODÍSTICA Y EMPODERAMIENTO CIUDADANO

Somos un medio online con opinión que trabaja con rigor periodístico tomando el riesgo de reportear e informar lo que muchos callan, evitan o les incomoda.

Con investigación y chequeando datos, pretendemos “informar con verdad” y no “desinformar con error”.

El periodismo que realizará El Demócrata se basa en que existe un hecho real a contar, que se puede conocer y que se debe comunicar. Ese deber de comunicar estará sujeto, primeramente, a la veracidad del hecho a reportear e informar.

En segundo lugar, a los siguientes criterios: actualidad, novedad, relevancia, proximidad, prominencia y sus consecuencias. Siempre sujeto a algo tan práctico como nuestra capacidad periodística de publicación.

Sabemos que la objetividad tiene un componente subjetivo: cada uno ve las cosas según su óptica, conocimiento, circunstancias, individualidad. No obstante, cada pieza de El Demócrata tendrá los hechos necesarios para su comprensión, separando la opinión de la información.

3. TRANSPARENCIA FINANCIERA

No le debemos favores a nadie y esperamos quedarnos así.

El Demócrata es propiedad de la sociedad “El Demócrata SpA”. El actual dueño del 100% de las acciones es el periodista fundador, Boris Pinto Martin, quién es director del medio y administrador de la sociedad.

La operación de esta primera etapa está sustentada por ventas de suscripciones (71%) y publicidad (29%) que han generado $28 millones. En promedio, hemos funcionado con $4 millones en estos primeros 7 meses. La meta es crecer a gastos superiores a los $7 millones para sustentar un equipo de 3 periodistas full time, 2 part time, 1 encargada de administración y 1 coordinador comercial.

Nuestros estatutos obligan a vender las acciones si algún socio mayoritario inicia una campaña electoral o es designado en algún puesto de gobierno, partido político u otro similar.

Accionistas y publicidad estarán sujetos a nuestra línea editorial.

4. LÍNEA EDITORIAL CLARA

Somos transparentes con lo que creemos y desde dónde miramos la realidad al enfrentarnos a nuestro quehacer periodístico.

Creemos en una #SociedadLibre, justa, donde se respeten los derechos de todos por igual, siendo el primero el #DerechoALaVida. Creemos que desde nuestro medio y nuestra profesión podemos aportar en la construcción conjunta del #BienComún.

Desde el ejercicio periodístico, queremos que tú también seas un Demócrata, un defensor de la #Democraciala cual sólo funciona si todos sus integrantes formamos parte activa de ella. Por eso, queremos que nuestros colaboradores sean agentes activos: que reporteen con nosotros, que compartan, aleguen, opinen, en fin, que seamos juntos la opinión pública.

Hagamos de nuestro país una sociedad en que las personas tengan la oportunidad de realizarse, de lograr sus sueños, donde el esfuerzo tenga su correspondiente recompensa, donde cada uno pueda emprender sus sueños. Que la #EconomíaSocial deje de ser un discurso y se concrete en la realidad.

 

Equipo

Director | Boris Pinto Martin | boris.pinto@eldemocrata.cl

DSC_7981

Periodista de la Universidad de los Andes. Estuvo dos años en El Mercurio: uno en Reportajes y otro en Política. Antes, trabajó en radio, televisión y medios digitales.

 

Subdirector y coordinador de Opinión | Diego Jofré | diego.jofre@eldemocrata.cl

DSC_8131

Periodista (c) de la Universidad de Chile.

 

Periodista | Carolina Prieto | carolina.prieto@eldemocrata.cl 

dsc_0306

Periodista Universidad de los Andes

Nuestros valores son:

Bien Común

Nuestra línea editorial estará centrada en el bien común el cual entendemos como el conjunto de condiciones necesarias para que las personas, familias y asociaciones puedan lograr su total realización.

Por eso, nos enfocaremos en informar sobre el respeto y promoción de los derechos fundamentales de todos y cada uno.

Sociedad Libre

Promovemos la libertad porque reconocemos que es la única vía (el único ambiente) para que las personas puedan aceptar y vivir conforme a la verdad al conocerla.

Respetamos el libre actuar de las personas e instituciones de la sociedad acompañado siempre de la responsabilidad correspondiente, como dos manifestaciones propias de la dignidad del ser humano.

Por eso estamos a favor de la libertad de pensamiento, expresión, enseñanza, religiosa, emprendimiento, asociación, política y económica.

Democracia

 

La libertad de expresión, el libre acceso a la información y la transparencia de instituciones y autoridades, empodera al ciudadano al permitirle actuar de manera informada fortaleciendo la democracia y evitando el populismo.

Un ciudadano correctamente informado sobre sus autoridades podrá ejercer su voto de manera informada y con mayor claridad respecto al bien común.

Entendemos la política como un espacio de decisión en que se juega parte importante del bien común de la sociedad, por lo que sería irresponsable dejársela sólo a los políticos.

Creemos en una democracia que ponga fin a los privilegios de unos pocos, en desmedro de la meritocracia y el esfuerzo de tantos.

Economía Social

Creemos en una sociedad que le permita a las personas emprender libre y responsablemente sin trabas que la entorpezcan.

Vemos en la libertad económica la posibilidad para que cada persona ayude a resolver sus necesidades personales, familiares, grupales, según sus intereses y motivaciones, siempre de cara al bien común.

Confiamos en un Estado que fiscalice las buenas prácticas en los negocios, pero jamás como un ente que intervenga en el devenir libre de la economía dado por las personas.

Estamos a favor de la generación de riqueza como vía para erradicar la pobreza, siempre que se haya obtenido de forma ética y responsable.

No obstante, vemos una responsabilidad en aquellos que poseen una mayor riqueza con quienes les hace falta. Esta idea la aplicamos para todo tipo de riqueza: material, de talentos e ideas.

Vemos en la propiedad privada un derecho fundamental, motor de la iniciativa personal y del desarrollo en materia económica.

La sociedad debe contar con el impulso para que cada persona pueda, por sus propias fuerzas y de forma correcta, buscar su propio bien, el de sus familias, grupos y entorno y así fomentar la meritrocacia en desmedro del pituto.

Estado

Debe favorecer el ejercicio responsable de la libertad.

Promovemos un Estado de derecho que esté al servicio de la persona, en que todos somos iguales ante la ley.

Bajo esa igualdad ante la ley, el Estado debe garantizar la libertad y promover la responsabilidad de cada cual sobre las consecuencias de sus actos con el fin de resguardar el bien común.

Es el encargado de garantizar seguridad pública y justicia sin comprometer arbitrariamente la libertad de sus habitantes.

Derecho a la Vida

Es injusto matar a una persona en cualquier circunstancia: por enfermedad, su origen, sus rasgos, por una mala decisión, porque su padre es un violador, o porque piensa políticamente distinto. Si no respetamos la vida del otro, las personas se vuelven desechables.

Por eso, respetamos la vida desde su concepción hasta su muerte natural porque reconocemos la dignidad propia del ser humano.

Todos tenemos derecho a vivir: desde quienes están en el vientre materno hasta los que sufren graves enfermedades o gigantescos dolores físicos, mentales o emocionales.

Nos parece grave e incoherente declarase “a favor de la vida” y no acompañar a una mujer para que lleve un embarazo no deseado o de extrema vulnerabilidad. Como también, es injusto e incoherente el descarte por parte de la sociedad a las madres solteras que persistieron con su embarazo, que dijeron sí a la vida.