ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Actualización del Tratado de Libre Comercio Chile-UE: Una falsa promesa de igualdad y desarrollo – PSI

Actualización del Tratado de Libre Comercio Chile-UE: Una falsa promesa de igualdad y desarrollo – PSI

Las autoridades tanto de Chile como de la Unión Europea estuvieron interesadas en señalar los beneficios que “modernizar” el TLC traería a ambas partes, refiriéndose a supuestas mejoras en las relaciones comerciales, así como avances en áreas como los derechos humanos y el trabajo. Género y medio ambiente. Sin embargo, es importante señalar que estos desarrollos no son vinculantes y, en la práctica, el texto muerto de las cláusulas limita las posibilidades de establecer una relación comercial justa debido a las notorias disparidades económicas entre Chile y la UE.

Las ventajas y desventajas de este tratado fueron el tema principal del simposio organizado por afiliadas de la ISP en Chile y América Latina sin plataforma TLC en la sede de CONFUSAM en Santiago el 10 de mayo, donde más de cincuenta líderes de base acudieron a discutir este importante tratado. que, en términos prácticos, mantiene las características típicas de estos acuerdos que, según estudios, favorecen a las grandes empresas transnacionales y perjudican la soberanía de los países en desarrollo. Las disputas entre inversores y Estados se resuelven en tribunales de arbitraje internacionales, cuyo sesgo a favor del gran capital ha llevado a los Estados a compensar a los inversores con millones de dólares y sacrificar presupuestos nacionales asignados a salud, educación y vivienda.

Una de las preguntas que surge al analizar esta llamada “modernización” es la urgencia de su implementación, ya que los principales actores involucrados son los líderes de la Unión Europea. Baste decir que el bloque nórdico ha considerado la necesidad vital de desarrollar la transición energética en el contexto de la crisis global provocada por el cambio climático, como uno de sus objetivos directos para lograr la plena movilidad eléctrica en sus países, lo que para ello requiere materias primas como el litio, recurso del que carecen y que es común en Chile.

READ  Sindicato de mina Escondida de BHP en Chile rechaza contrato y empresa busca conversaciones

Vale la pena señalar que Chile ya aprobó una estrategia para desarrollar la industria del litio en acuerdo con actores del sector privado. Esta estrategia se basa en extraer litio y exportarlo a la Unión Europea y otros países sin añadir valor. Esto significa que a pesar de la “modernización” del TLC Chile-UE, Chile seguirá siendo en la práctica una economía extractiva, exportando materias primas sin valor agregado y con un enorme costo ambiental y humano debido a la creación de más zonas de sacrificio que estarán en además de los existentes.

Es importante mencionar que en esta “modernización” del acuerdo con la Unión Europea se han incorporado nuevos temas, entre los que destacan los relacionados con las compras públicas y los que obligan a nuestro país a ser parte en conflictos finales con la Unión Europea. En el caso de la contratación pública, la nueva versión del TLC considera la opción que tienen las empresas europeas y chilenas de participar en la contratación pública. El análisis previo de esta cuestión requiere comparar el tamaño de las economías de diferentes países, así como las empresas que podrían beneficiarse. La afirmación de que las empresas chilenas están en condiciones de competir con empresas europeas similares en el ámbito de la contratación pública es, cuanto menos, una falacia.

Es sumamente peligroso que el gobierno chileno haya aceptado firmar un acuerdo con la Unión Europea en virtud del cual Chile, el país más austral del mundo, se compromete a cooperar con sus socios europeos en los conflictos en los que está involucrado. Como ocurre actualmente con Ucrania.

READ  Esta es la preocupación sobre los retornos del capital de Enel Chile (SNSE: ENELCHILE)

Un análisis en profundidad del Tratado de Libre Comercio Chile-UE revela su profundo carácter neocolonial y que es un instrumento del orden económico neoliberal surgido en los años 1980, en la medida en que apunta a preservar a Chile en su condición de país subdesarrollado. Un país exporta materias primas con poco valor añadido, lo que ya es un hecho grave en sí mismo, pero, además, limita permanentemente las posibilidades del país de exportar materias primas de poco valor añadido, y limita permanentemente las posibilidades del país en avanzar hacia una economía fuerte. El desarrollo tecnológico e industrial es la única manera posible de superar el modelo hasta ahora dominante cuyas consecuencias sociales, ambientales y humanitarias sufren millones de personas, en contraste con los niveles de vida y riqueza mucho más altos de los llamados “socios”. De la Unión Europea.