ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Barreras al uso de pruebas de detección temprana de cáncer colorrectal en Chile

Barreras al uso de pruebas de detección temprana de cáncer colorrectal en Chile

El presente estudio fue motivado por investigaciones anteriores, en las que se observaron diferencias significativas en la supervivencia de los pacientes con CCR según el tipo de seguro médico (incluso cuando el diagnóstico y el tratamiento están garantizados por ley), la complejidad hospitalaria y la ubicación geográfica. ubicación9. Entre las muchas razones que podrían explicar estas diferencias, una de las hipótesis más importantes es que los pacientes con CCR tienen diferencias significativas en la progresión de la enfermedad en el momento de la detección, lo que depende de factores sociodemográficos.

Lamentablemente en Chile no existe un registro nacional de cáncer, por lo que no existe información suficiente sobre el estadio del cáncer al momento del diagnóstico. Este estudio, mediante la encuesta a pacientes divididos en grupos de interés, busca determinar si existen diferencias significativas en el uso de pruebas de detección y diagnóstico de CCR, que de ser ciertas influirían en el nivel de progresión de la enfermedad en el momento de la detección.

Como muestran los resultados, se encontraron diferencias significativas entre los usuarios de los sistemas de salud públicos y privados, donde el 83,7% y el 70,4% de los usuarios nunca se habían sometido a un cribado o prueba diagnóstica del CCR, respectivamente. El modelo logístico indica que un usuario del sistema privado tiene 1,68 veces más probabilidades de someterse a un cribado de cáncer colorrectal que un usuario del sistema público.

También encontramos que los pacientes con títulos de posgrado tenían un 36% más de probabilidades, mientras que aquellos con educación obligatoria tenían un 23% menos de probabilidades de realizarse pruebas de CCR en comparación con aquellos con educación técnica de posgrado. En Chile, el nivel socioeconómico de la población y su seguro de salud están directamente relacionados7, dato que también se encontró en nuestra encuesta ya que el 90% de los SES AB están asegurados en ISAPRE (47% tomando en cuenta AB, C1a, C1b y C2), y menos del 1% de los de SES E (8% tomando en cuenta cuenta C3 y D y C2) e). Así, se extrajeron las principales conclusiones de los estudios internacionales.11 Se ha comprobado que el nivel socioeconómico y el nivel educativo inciden en la tendencia a realizar los exámenes CRC.

READ  Información del mercado chileno de tarjetas de regalo e incentivos y dinámica de crecimiento futuro (libro de datos)

Al excluir a los sometidos a pruebas de CCR debido a síntomas, tenemos conclusiones similares a las que se obtienen al considerar la muestra total. En esta versión del modelo, las personas que reportaron una salud excelente tenían un 36% más de probabilidades de someterse a pruebas de detección de CCR que aquellas que reportaron «buena salud». Además, las diferencias en la probabilidad de someterse a pruebas de detección del CCR aumentaron para las personas con seguro privado y educación de posgrado, disminuyeron para las personas que tuvieron su último examen médico hace más de tres años y para aquellos que «no recuerdan» cuándo se hicieron el examen. último reconocimiento médico. Este resultado indica que las personas que cuidan su salud tienen más probabilidades de someterse a exámenes preventivos.

Además, en el grupo de participantes que se sometieron a pruebas de detección, el 62% de los participantes de ISAPRE lo hizo por prevención personal o por consejo de su médico, en comparación con solo el 50% de los participantes de FONASA, como se muestra en la Figura 1. Esta diferencia podría proporcionar evidencia muestra que al momento del diagnóstico de cáncer colorrectal, una mayor proporción de usuarios del sistema público presenta un estadio más avanzado del cáncer, lo que afecta directamente las tasas de supervivencia.

No se observaron diferencias significativas en los diferentes grupos de FONASA con respecto a la probabilidad de realizarse una prueba de detección de CCR, los motivos para realizarse estas pruebas y las barreras. Estos resultados no permiten concluir que entre los usuarios de FONASA de bajos ingresos (grupos A y B), el CCR se diagnostica más tarde que entre los usuarios de mayor NSE (grupos C y D) debido a la falta de pruebas preventivas, que fue una de las las hipótesis presentadas en9 Explicar las diferencias en la supervivencia por grupos de FONASA.

READ  Creciendo juntos - Opinión - Chinadaily.com.cn

Se destacan los siguientes aspectos: (1) los factores que predisponen a los individuos a los exámenes son la edad (más probabilidades de ser mayores), un estado de salud muy deficiente, el acceso a seguros médicos privados y educación superior, (2) los pacientes con mayores barreras son aquellos con seguro médico público y aquellos que no se someten a exámenes médicos frecuentes, y (3) la falta de conocimiento es la barrera citada con más frecuencia.

En Chile no existe información sobre el número de colonoscopias anuales realizadas a nivel nacional. Sin embargo, estimamos que el 17,3% de la población mayor de 45 años se ha sometido a dicho procedimiento, cifra muy superior al 8,7% reportado en 2016.15 Para el año 2009-2010.

En el programa PRENEC se encontró CCR en el 0,84% de los pacientes incluidos12. Esta cifra es idéntica a la proporción de personas excluidas de la encuesta debido a antecedentes de CCR (0,85%). Calculamos que entre 6.243.667 chilenos mayores de 45 años, unas 52.000 personas probablemente tengan CCR, muchas de ellas sin diagnosticar.

El creciente porcentaje de personas sometidas a colonoscopia podría conducir a reducciones futuras en la incidencia y mortalidad del CCR. Sin embargo, la mayoría de las personas dentro de los grupos objetivo quedaron fuera de este procedimiento de selección espontáneo y no estructurado. En este sentido, el objetivo futuro debería ser introducir un programa de detección bien organizado a nivel nacional. En un programa de detección bien organizado, el número de procedimientos FIT debería ser mucho mayor que el número de colonoscopias, ya que se utilizarán para seleccionar candidatos para la colonoscopia. Sin embargo, es importante señalar que cualquier campaña o política de detección debe implicar un aumento significativo en el número de especialistas y centros equipados para cubrir el aumento potencial de la demanda, dada nuestra estimación actual de 136.034 procedimientos por año, en un país de 63 pacientes colorrectales. doctores. Y 509 gastroenterólogos registrados en sus asociaciones (http://sociedadcoloproctologiachile.cl; http://sociedadgastro.cl).

READ  Ministro: COVID-19 comienza a declinar en Chile, dice ministro - MercoPress

A continuación discutimos las principales limitaciones y fortalezas de nuestro estudio. Una limitación importante radica en los desafíos asociados con los métodos de recopilación de datos basados ​​en encuestas, incluidos problemas de autoinforme, sobreinforme y limitaciones del tamaño de la muestra, que pueden comprometer la confiabilidad de los resultados. Además, agrupar categorías, especialmente con respecto a los “síntomas” informados, plantea desafíos debido a la naturaleza inespecífica de los síntomas y la ambigüedad entre las pruebas de diagnóstico y de detección. Además, el concepto de prevención en sí merece una aclaración, porque puede requerir un diagnóstico precoz en lugar de una detección exclusiva del cáncer colorrectal, que requiere una clasificación cuidadosa. Además, la presencia de correlaciones dentro de las covariables complica aún más la interpretación de los datos. A pesar de las limitaciones, el estudio ofrece fortalezas notables. Destaca un territorio previamente inexplorado en relación con las barreras y los facilitadores para la adopción del cribado del CCR en Chile, llenando un vacío crucial en la información disponible.