ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Chile necesita mejor gestión y apoyo a la ciencia

Sus científicos tienen mucho que ofrecer al mundo, pero se ven frenados por una gestión dispersa y políticas cambiantes, dice Pablo Astudillo Pesnier.

Una vez finalizada la Copa Mundial de la FIFA y los fanáticos del fútbol regresando de Brasil, la atención internacional seguramente descenderá sobre América del Sur una vez más. El continente está cambiando rápidamente, pero a 1.000 kilómetros al suroeste de Brasil, los investigadores en Chile pueden contentarse con un solo paso adelante: una gobernanza que promueva el desarrollo científico y un mayor enfoque en la política científica dentro del gobierno.

Chile puede parecer muy atrasado con respecto a otros países en lo que respecta a ciencia. Sin embargo, mientras los países de todo el mundo luchan por reestructurar sus prioridades tras la crisis financiera, Chile ofrece una advertencia sobre cómo la ciencia y la innovación pueden estancarse en ausencia de una gobernanza clara.

A primera vista, la ciencia chilena puede parecer sólida. El país puede estar orgulloso, con razón, de sus astrónomos de talla mundial: están destacados en un artículo (ver Naturaleza 510, 204-206; 2014) en naturaleza’Este fue un programa especial sobre América del Sur el mes pasado y, como le gusta señalar al gobierno, somos un actor muy productivo en ciencia en América Latina, ubicándonos por encima de Brasil, México y Argentina en términos de artículos per cápita.

Sin embargo, a pesar de las brillantes imágenes de los telescopios que presagian un futuro de alta tecnología, en 2012 Chile gastó sólo el 0,35% de su PIB en investigación y desarrollo, el gasto más bajo de todos los países de la Organización para la Cooperación Económica. Y evolución. Dos tercios de las publicaciones académicas provienen de sólo cinco universidades. Quizás lo más importante es que demasiado énfasis en la ciencia aplicada amenaza con sofocar la investigación básica y su capacidad de innovar.

READ  La atmósfera de TRAPPIST-1 c no es como la de Venus

La ciencia simplemente no tiene una voz fuerte en Chile. La gestión de la ciencia y la investigación está repartida entre los ministerios gubernamentales. Sin un ministerio que coordinara e implementara la agenda nacional, las responsabilidades no estaban claras y las políticas eran vulnerables a la interrupción y la cancelación. Como resultado, se pierden oportunidades para que los científicos desarrollen impulso y se pierden muchos buenos trabajos. A medida que la responsabilidad de la ciencia pasó a manos de una variedad de funcionarios gubernamentales, la mayoría intentó impulsar la agenda científica hacia las necesidades de la industria, ignorando los roles académicos, políticos y sociales que la ciencia también debe desempeñar.

Este caótico fallo refleja la agitación política más amplia que ha sufrido el país en las últimas décadas. Nuestro principal organismo financiador –la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica– fue creado en 1967, quizás uno de los pocos momentos en que el gobierno chileno vio la ciencia como una clara prioridad. Pero los cambios políticos de años posteriores acabaron con su función de consejo asesor y nunca se recuperó.

Chile ofrece una advertencia sobre cómo la ciencia y la innovación pueden estancarse en ausencia de una gobernanza clara.

En 2005, las autoridades admitieron que la gobernanza de la ciencia y la innovación era deficiente y trataron de darle una estructura más específica, creando el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad y luego un nuevo comité interministerial. Siguiendo el asesoramiento de este Consejo, y con el objetivo de utilizar la ciencia para promover el crecimiento económico y la competitividad, el Comité priorizó el financiamiento para fortalecer grupos de investigación, incluidos aquellos relacionados con los alimentos procesados, las industrias minera y agrícola, y los servicios financieros. En este contexto, la voz de los científicos nunca se ha escuchado con claridad.

READ  Investigadores descubren modificación de metales a través de la biología

El apoyo a la investigación y el desarrollo básicos ha sido inconsistente. El número de subvenciones otorgadas por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (la principal fuente de financiación para la investigación básica) cayó de un máximo de más de 500 en 1991 a aproximadamente 350 entre 2000 y 2005, pero luego volvió a aumentar.

El gobierno elegido en 2010 abandonó la política de grupo; Su sucesor, que asumió el poder a principios de este año, se ha comprometido a reiniciarlo. Además de la dificultad de realizar una buena investigación, el enfoque no sistemático significa que los proyectos y políticas rara vez duran lo suficiente como para ser evaluados. Como tal, no sabemos qué impacto tuvieron estos eventos, si es que tuvieron alguno.

Lo que sí sabemos es que el ranking de innovación de Chile ha ido disminuyendo constantemente en los últimos siete años. Los informes internacionales confirman que la nación depende demasiado de la exportación de bienes.

Los programas relacionados con la investigación y el desarrollo se crearon sin una planificación cuidadosa. Un ejemplo es el programa de becas para estudios de posgrado en Chile y el extranjero. Entre 2008 y 2012, el gobierno otorgó más de 8.000 becas de posgrado. Pero se han otorgado menos de 200 premios para integrar a los científicos en la academia y la industria. ¿Dónde trabajarán todos los científicos recién titulados?

Éste es el misterio de la ciencia en Chile.

El año pasado pensábamos que habíamos dado un paso adelante. El presidente saliente, Sebastián Piñera, se comprometió recientemente a crear un Ministerio de Ciencia e Innovación. Sin embargo, el nuevo gobierno ha dejado de lado este plan y, en cambio, habla de fortalecer el papel del Ministerio de Economía, una idea que carece de apoyo y evidencia empírica y que hace poco para aumentar la contribución de la ciencia a cuestiones públicas relevantes. No hay duda de que la investigación y la innovación son importantes para la economía y la competitividad, pero éste no debería ser el único foco de atención de la política científica.

READ  5000 exoplanetas! La NASA confirma un hito cósmico

En Brasil, los futbolistas chilenos impresionaron al mundo. Sus científicos podían hacer lo mismo, pero necesitaban a alguien en la cima que les diera una oportunidad.