ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Chile puede volver a ser un ejemplo para el mundo en desarrollo

Chile ha tenido una gran influencia en el pensamiento económico. Durante la dictadura del general Augusto Pinochet de 1973 a 1990, los seguidores del credo del libre mercado de Milton Friedman fueron pioneros en políticas tan radicales como la apertura de la economía al comercio mundial, la privatización de corporaciones estatales y la creación de pensiones privadas. Margaret Thatcher era fan.

La dictadura de Pinochet comenzó con un golpe de estado y terminó con un historial de derechos humanos terrible: más de 3.000 asesinatos políticos y miles más torturados o exiliados. Afortunadamente, esa era de represión quedó sepultada con una transición pacífica a la democracia, pero las políticas económicas pro-mercado de la dictadura persistieron a través de sucesivos gobiernos electos. Se les atribuye haber hecho de Chile uno de los países del mundo en desarrollo más amigables con los inversores y una de sus economías de más rápido crecimiento, a pesar de las persistentemente altas tasas de desigualdad.

Chile entró el viernes en una nueva era con la asunción como presidente de Gabriel Borek, un joven izquierdista que marca una clara ruptura con su predecesor, el multimillonario conservador Sebastián Piñera, de 72 años. Al mismo tiempo, un consejo elegido especialmente está reescribiendo toda la constitución de la era de Pinochet.

La esperanza es que Chile pueda reinventarse para alcanzar niveles europeos de bienestar y justicia social mientras mantiene el crecimiento económico y la inversión necesarios para pagarlo. El peligro radica en los niveles europeos de crecimiento y deuda, y un país en rápida expansión está luchando por financiarse y gastar de manera inteligente.

READ  Ben Brereton Diaz: Blackburn Rovers no está seguro si el delantero lesionado jugará para Chile

El nuevo gobierno y la Asamblea Constituyente son resultado de las protestas que recorrieron Chile desde octubre de 2019. Los manifestantes exigieron una sociedad más justa e inclusiva, mejores servicios públicos y pensiones dignas. Borek estaba entre los manifestantes, un hombre de 36 años de su generación. Está profundamente comprometido con los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas, y con el respeto al medio ambiente. Fue elegido en un programa de fuerte aumento de impuestos para financiar importantes mejoras en los servicios públicos.

Los inversores están entrando en pánico por el giro a la izquierda de Chile. Más de 50.000 millones de dólares se han ido del país desde las protestas callejeras y las empresas han pospuesto grandes proyectos. Borek intentó disipar los temores nombrando a un tecnócrata respetado, Mario Marcel, como ministro de finanzas y enfatizando la responsabilidad fiscal.

El nuevo presidente ha demostrado su voluntad como estadista de sanar las divisiones causadas por una elección altamente polarizada. Fue muy crítico con los regímenes represivos en Cuba, Nicaragua y Venezuela, para consternación de sus socios menores de coalición, los comunistas.

Hasta aquí todo bien. Pero quedan por delante enormes desafíos. La economía corre el riesgo de estancarse a medida que se retira el estímulo pandémico. Los precios récord del principal producto de exportación de Chile, el cobre, se compensan con los precios más altos de la energía. Borek carece de una mayoría en el Congreso, donde cada proyecto de ley debe debatirse minuciosamente.

El mayor peligro de todos es el resultado inesperado de la Asamblea Constituyente. Elegido durante la pandemia con baja participación, está dominado por la izquierda radical y los independientes disidentes. Las propuestas discutidas hasta ahora incluyen (aunque no aprobadas) la creación de 11 diferentes sistemas de justicia para diferentes grupos indígenas, la abolición de la separación de poderes «burguesa» y la nacionalización de la minería.

READ  Empresa Empresa de repuestos • The Square Ball

Borek tiene una rara oportunidad de demostrar que Chile puede volver a ser un líder mundial, esta vez creando una sociedad más justa y más verde mientras mantiene el crecimiento y la inversión privada. Podría ser un nuevo modelo tanto para América Latina como para el mundo en desarrollo. Pero requerirá que Borek controle las acciones de la Asamblea Constituyente.