ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Chile renace debido a un terremoto (político) que ha sacado las calles

Escrito por Patricio Zamorano *

Parece que lo ocurrido en Chile el pasado fin de semana fue uno de los hechos históricos que no pueden dejar de seguir su curso implacable. Es como un tsunami enorme y poderoso cuyo tamaño no se puede estimar en alta mar, hasta que choca con la costa, y asombra a todos con su tremendo poder. Esto sucede con los procesos de cambio de izquierda y derecha, en tiempos de democracia y tiempos de dictadura.

¿Puede alguna fuerza humana detener el despiadado ataque de este showman inmoral Donald Trump en su camino a la presidencia de los Estados Unidos? ¿Quién hubiera creído que alguien con una disfunción importante en tantos niveles podría haber gobernado el país más poderoso del planeta durante cuatro años? Recibió más de 70 millones de votos estadounidenses, lo que lo convierte en el partido republicano que más votos obtiene en la historia, legitimando su programa pseudoideológico y político, nos guste o no. Su ascenso al poder fue imparable.

Fidel tenía el mismo poder histórico de la historia a sus espaldas cuando 12 discípulos de José Martí, diezmados por el desastroso desembarco del Granma, hicieron una revolución imposible desde la Sierra Maestra en apenas tres años. Esta hazaña despertó las pasiones de revolucionarios y reaccionarios por casi 60 años.

Algunos procesos políticos simplemente no se pueden detener.

Lo que acaba de ocurrir el 15 y 16 de mayo de 2021 en Chile tiene el mismo ambiente que el restablecimiento de toda una nación. Significa el fin de la política tradicional de partidos y la creación de grupos con orígenes diversos. Estos grupos se enfocan en temas contemporáneos como el medio ambiente, la igualdad de género y los problemas locales frente a la centralización del capital (Santiago) y las demandas de otros sectores emergentes.

Asamblea Constitucional Histórica

Primero, los números. El severo malestar social que generó demandas en las calles fue recibido con una sangrienta represión por parte de las fuerzas de seguridad, que utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma, destrozando los ojos de decenas de chilenos. Se abrió el camino a algo que la gente creía imposible dentro de las instituciones gubernamentales formales: se eligieron 155 delegados para redactar una nueva constitución para Chile. Son personas de la clase política, movimientos sociales, organizaciones de base y muchos independientes. De esos 155, según datos del Servicio Electoral en Chile (SERVEL), el 77% se identifica con valores de izquierda, se opone al legado de Pinochet y rechaza el modelo neoliberal establecido en la represión militar del 11 de septiembre de 1973.

READ  Chile está administrando una serie de vacunas de dos dosis para la mitad de la población objetivo

En conjunto, los partidos de derecha en “Famos Chile” necesitaron 54 delegados a la Asamblea Constituyente para romper la mayoría de dos tercios y ejercer su poder de veto. Obtuvieron solo 37 escaños, lo que en la práctica significa que solo tendrían un poder limitado desde los márgenes políticos.

Estos resultados tienen mucho sentido. Los partidos de derecha en el Congreso, en el Ejecutivo de Sebastián Piñera y en los medios de comunicación llevan todos estos años bloqueando sistemáticamente todos los esfuerzos de la mayoría en el país para reformar y hacer más justo el sistema de salud; Reformar el sistema educativo y hacerlo accesible a todos los residentes; Y reformar el sistema tributario para hacerlo más equitativo. Lo cierto es que con una agenda completamente separada de la desesperación de la abrumadora mayoría del pueblo chileno, los líderes de la derecha y la capital chilena no pueden escapar a la responsabilidad de su derrota a fines de la semana pasada.

La ideología neoliberal pretendía estar a favor de mercados libres de injerencias estatales. Sin embargo, como muestra la experiencia chilena, fue necesario un control social generalizado por parte del Estado sin frenos y contrapesos (sin Congreso, sin partidos políticos, sin movimientos sociales), y una dura era de terror, para imponer paquetes de ajuste estructural que impusieron la austeridad para facilitar Explotación económica Recursos humanos y naturales. De hecho, los intereses corporativos se han apoderado políticamente del Estado, poniendo sus instituciones al servicio del capital, para todos los gobiernos después de Pinochet, ya sean de centro-izquierda o de centro-derecha. Además, las promesas de “acumulación de capital” a todos los chilenos que crearía la “economía de flujo descendente” no han tenido éxito en absoluto, excepto para una minoría de las personas con altos ingresos.

Chile defiende hoy el lenguaje de “diversidad sexual”, “igualdad de género”, “igualdad de derechos y oportunidades”, “inclusión”, “tolerancia” y “dignidad social”. Algunos de los chilenos de derecha más conservadores parecen desconectados, reactivos y muy incómodos con esta nueva realidad que aún tienen que captar.

Alcalde de Santiago del Partido Comunista

Los gestos históricos son impresionantes para un país conservador como Chile. Además de los representantes en la Asamblea Constituyente, también se eligieron alcaldes y concejales.

La capital, Santiago, ahora estará encabezada por Irassi Hasler como alcalde. Es economista de la Universidad de Chile y destacada miembro del Partido Comunista (PC). Después de cincuenta años de la política de exterminio y tortura impuesta por la dictadura de Pinochet al Partido Comunista de Chile (el partido de Pablo Neruda, premio Nobel de Literatura, el gran cantautor Víctor Jara), no hay duda de que esta victoria electoral Es un golpe simbólico para los sectores más conservadores, militares y hostiles. Para el comunismo en el país. Las redes sociales han revelado su ansiedad ideológica: decenas de memes dibujan distritos electorales con el símbolo del Partido Comunista (hoz y martillo) y las palabras en ruso. Este es un recordatorio de las políticas irracionales que aún se mantienen fuertes entre esta minoría radical en un país que atraviesa una profunda transformación.

READ  Vuelo de alpaca en Chile

También hubo un esfuerzo aparente para inyectar igualdad de género y paridad cultural en las elecciones a la convención constitucional, asegurando que al menos el 45% de los escaños estén reservados para mujeres y 17 escaños reservados para comunidades indígenas. Esto es vital para reflejar los deseos del pueblo chileno cuando el 80% de ellos votó por una nueva constitución en el referéndum de octubre de 2020. El objetivo de esta afluencia popular es eliminar todas las disposiciones antidemocráticas heredadas de la constitución militar de 1980 inspirada en los Chicago Boys.

Los delegados tienen la oportunidad de eliminar las ecuaciones de capital de áreas como salud, educación y pensiones, y devolver esos aspectos clave de la vida chilena a la categoría de derechos sociales básicos. En general, los delegados ahora pueden crear un marco constitucional más equitativo para distribuir mejor la riqueza y los ingresos entre toda la población y neutralizar la enorme desigualdad del país, una de las peores del planeta.

Los números reflejan un cambio sísmico

Optativamente, es un escenario de gran cambio. Valparaíso, la segunda ciudad más grande del país, estaba en manos del alcalde de izquierda independiente, Jorge Sharbo. Viña del Mar, otro importante centro urbano cercano a Valparaíso, fue llevado por Macarena Ripamonte, integrante del nuevo grupo izquierdista Frente Amplio. El Frente Amplio no es uno de los partidos tradicionales y le ha arrebatado a la derecha la ciudad habitualmente conservadora. En Concepción, el lateral izquierdo independiente Camilo Revo finalizó segundo, dejando al lateral derecho tercero.

En Santiago, la derecha perdió grandes municipios, por nombrar algunos, Maype, Noa, Estación Central y San Bernardo.

En resumen, toda la región alrededor del Gran Santiago, hogar de un tercio de la población (alrededor de 6 de 19 millones de personas), según informes a la fecha, SERVEL tiene 27 alcaldías a la izquierda del centro, mientras que la derecha ganó 14 (por supuesto , incluidos muchos barrios acomodados). En el oriente de Santiago). Agregue a eso el total de 11 independientes.

READ  Piñera de Chile ha cumplido el 37% de sus promesas de campaña para 2018, pero solo el 3% en 2020 - NGO

Que sigue

Los próximos pasos incluyen el lanzamiento de la nueva convención constitucional entre junio y julio de este año. Tendrá de nueve a 12 meses para redactar la nueva carta. Aproximadamente 60 días después de que se complete esta tarea, se llevará a cabo un nuevo y definitivo referéndum público para aprobar o rechazar la nueva constitución. En otras palabras, el año 2022 debe presagiar una nueva constitución para Chile.

Además de los números y la ingeniería electoral, lo ocurrido el pasado fin de semana da una inmensa legitimidad a lo que la gente estaba exigiendo en las calles, desde la base de la sociedad. No dejó lugar a dudas de que el sector empresarial y financiero del país necesitaba mirar más de cerca la urgente necesidad de apoyar el proceso de reconstrucción, cuyo representante en La Moneda, Sebastián Piñera, estaba al final. No puedo. Seis puntos de crecimiento negativo en 2020, amplificados por la pandemia, la explosión social y la desigualdad crónica en el país, no dejaron espacio para el proteccionismo ideológico entre los conservadores.

O se suman al proceso de cambio y tratan de influir en él tanto como pueden con los escaños que ganaron en las urnas, o quedan aislados de los anhelos de recuperación de millones de familias, expectativas que no se pueden reprimir. La otra vía es la estrategia de fracaso que han venido implementando a lo largo de la historia de Chile: lanzar un plan para boicotear el desarrollo político y social del país, utilizando su poder de facto para seguir impidiendo las reformas que el país necesita. El camino de obstrucción dañaría sus bolsillos, mantendría las calles en llamas y traicionaría el valor intrínseco del “hogar” que se supone es su valor más preciado.

Para la derecha en Chile, el voto popular lo ha dejado brutalmente claro: es hora de ponerse en el lado correcto de la historia.

* Patricio Zamorano es politólogo, periodista y director del Consejo de Asuntos del Hemisferio Occidental, COHA.

La traducción fue escrita por Jill Clarke Golub, editora asistente / traductora en COHA