ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Chile representa un grado en constitucionalismo internacional

El proyecto de constitución del país es un ejemplo de un marco democrático permanente e igualitario

El proyecto de constitución del país es un ejemplo de un marco democrático permanente e igualitario

En 2019, una ola de protestas arrasó el país de Chile. Estas protestas fueron provocadas por temas familiares: la desigualdad social, el costo de vida y la integridad de la gobernabilidad. Pero en el centro de las protestas también estaba el hecho de que la constitución de Chile ya no era adecuada para su propósito. La Constitución chilena, redactada en 1980, bajo el régimen militar del general Augusto Pinochet, incorporó lo que generalmente se conoce como economía de la Escuela de Chicago: la liberalización del mercado no era solo una opción política, estaba consagrada en la constitución, siendo uno de sus elementos más famosos la privatización del agua como una necesidad constitucional. A lo largo de los años, esto ha llevado a Chile a convertirse en uno de los países más desiguales del mundo.

es completo

Así, una de las demandas de los manifestantes chilenos fue reemplazar la constitución de Pinochet por una constitución democrática, escrita por el pueblo de Chile, para ellos mismos. El gobierno chileno finalmente accedió a este requisito. Esto llevó a la formación de una Asamblea Constituyente elegida directamente, que estuvo sorprendentemente representada: el 51% de los miembros de la Asamblea Constituyente eran mujeres, con 17 escaños reservados para los pueblos indígenas. Los miembros de la Asamblea Constituyente también incluyeron personas de todo el espectro socioeconómico y geográfico de Chile, así como minorías sexuales.

Como era de esperar, este proceso intensamente representativo y participativo condujo a la redacción de una constitución integral y visionaria. El proyecto de constitución se completó a principios de julio y se someterá a referéndum público el 4 de septiembre. Al momento de escribir este artículo, había una intensa campaña en todo el país para aprobar y rechazar el proyecto de constitución, y las encuestas de opinión mostraban una competencia reñida.

Para comprender la contribución del pueblo chileno y la Asamblea Constituyente chilena a la conversación global actual sobre la democracia, es importante ubicar este proyecto de constitución dentro de una historia más larga del constitucionalismo. Desde principios hasta mediados del siglo XX, la redacción de constituciones en todo el mundo a menudo siguió el ejemplo de los Estados Unidos. Creía que el propósito de la constitución era limitar el poder del estado. Con este fin, las constituciones preveían una Declaración de Derechos ejecutable, que dividía los poderes entre las tres alas del estado: legislativa, ejecutiva y judicial.

Otros derechos

En la segunda mitad del siglo XX, se entendió que esta visión del constitucionalismo era necesaria, pero insuficiente, para abordar los muchos problemas que enfrentaban los países del mundo. Por un lado, las constituciones tienden a ignorar la «cuestión social», cuestiones de acceso equitativo a los recursos materiales. En respuesta, a partir de la década de 1980, las constituciones comenzaron a incluir «derechos sociales y económicos», como el derecho a la vivienda, la educación y la salud, entre otros, dentro de su legislación de derechos.

Un ejemplo particularmente famoso es la constitución sudafricana posterior al apartheid de 1996. Reconociendo que no siempre es posible que las constituciones determinen cómo se asignan los recursos nacionales, las disposiciones sobre derechos sociales y económicos han sido útiles para exigir a los gobiernos que justifiquen cómo se asignan los recursos. Se utilizan y se responsabilizan cuando la distribución de los recursos es discriminatoria o no ha tenido suficientemente en cuenta las necesidades de los más vulnerables.

En segundo lugar, se reconoció que las complejidades de la gobernabilidad requieren un conjunto de instituciones que sean independientes y rindan cuentas a los poderes legislativo y ejecutivo. Algunos ejemplos familiares incluyen las comisiones de información, las comisiones de derechos humanos y las comisiones electorales. En el lenguaje constitucional, a veces se hace referencia a estas instituciones como «instituciones de integridad», ya que su tarea es garantizar la integridad en el trabajo de los organismos estatales. Por ejemplo, el Capítulo 15 de la constitución de Kenia de 2010 enumera 10 comités, lo que garantiza su independencia del gobierno.

Confía en la sabiduría

En tercer lugar, se reconoció que las simples elecciones periódicas constituían sólo una versión débil y debilitada de la democracia. Esto se ve agravado por el hecho de que las elecciones requieren dinero y, a menudo, el apoyo de los partidos políticos existentes. Así, para una democracia rica y próspera, debe haber una participación más profunda y sustancial del pueblo, entre ciclos electorales. Esto se conoce como el requisito de «participación pública». Nuevamente, la constitución de Kenia de 2010 es útil aquí: ordena la participación pública en el proceso de elaboración de leyes y también prevé iniciativas de base, junto con una educación y consulta cívica generalizadas, como una forma de lograr un cambio constitucional.

El proyecto de constitución chileno se basa en esta sabiduría pasada, y décadas de prueba y error en todo el mundo, para elaborar un documento que pueda servir como marco para una democracia igualitaria permanente. Por lo tanto, algunas de las características sobresalientes del proyecto de constitución son un índice de los derechos sociales y económicos básicos (por ejemplo, el derecho a la educación, los derechos de los trabajadores, los derechos de identidad de género y la abolición del agua); la existencia de instituciones independientes del gobierno; y garantizar las iniciativas ciudadanas, incluidas las de los pueblos indígenas, para introducir o modificar leyes en el Parlamento. Como ha demostrado la experiencia, todos estos son elementos esenciales para mantener una cultura constitucional.

confía en una visión

Sin embargo, lo más sorprendente es que el proyecto de constitución chileno no se basa únicamente en la sabiduría del pasado; También es un documento futurista. Por ejemplo, la Constitución aborda el papel omnipresente de la tecnología en nuestras vidas al establecer una autoridad nacional de protección de datos y garantizar el derecho a la comunicación digital. La necesidad de un organismo de protección de datos independiente se está sintiendo en países de todo el mundo, por lo que el movimiento del Proyecto de Constitución para consagrarlo en el texto constitucional es significativo.

Asimismo, el proyecto de constitución reconoce la gravedad de la crisis climática y establece importantes principios constitucionales en el derecho ambiental internacional, como la igualdad intergeneracional. También garantiza el derecho a la naturaleza, algo que los tribunales de varios países, desde India hasta Nueva Zelanda, han explorado recientemente.

Naturalmente, la tendencia progresista e inclusiva del proyecto de constitución provocaría críticas. por ejemplo, El economista – Famoso por justificar el golpe chileno de 1973 – lo llamó el documento «Desperté» (lo que sea que eso signifique). El foco de las críticas parece ser que el documento es «demasiado» y podría conducir a una irresponsabilidad económica. Esta crítica, sin embargo, persiste en un conjunto de suposiciones incorrectas. Como hemos visto, ninguna de sus disposiciones está fuera de la corriente principal del constitucionalismo contemporáneo. De hecho, la provisión de derechos sociales y económicos en la constitución tiene una antigüedad en la tradición constitucional de América Latina, ¡remontándose a la constitución mexicana de 1917!

Además, las constituciones no se imponen, sino que se interpretan, y la interpretación siempre tiene lugar en el mundo real. Por ejemplo, los derechos constitucionales a la vivienda, la salud y la educación no llevaron a la bancarrota a la economía sudafricana. En cambio, ha sido interpretado por la Corte Constitucional de Sudáfrica para proteger a los vulnerables de los desalojos y para combatir la crisis del SIDA, por poner solo dos ejemplos. Dentro de América Latina, la Corte Constitucional de Colombia ha sido igualmente disciplinada en su interpretación de la constitución colombiana y, a menudo, es aclamada como un modelo de cómo debe operar la Corte Constitucional.

Así, cuando damos un paso atrás y consideramos el proyecto de constitución chileno en su contexto histórico y actual, surge un panorama fascinante: se trata de un documento elaborado a través de un proceso incluyente, participativo e igualitario, que en su contenido sustantivo. Ambos confían en la sabiduría del pasado y miran hacia el futuro. Es, en muchos sentidos, un modelo de cómo se redactan las constituciones en el mundo moderno y una lección para el resto del mundo; Y si se aprueba en un referéndum el 4 de septiembre, será aclamado como una victoria histórica en los anales del constitucionalismo global.

Gautam Bhatia es un abogado con sede en Delhi.

READ  Una nueva investigación afirma que la vida extraterrestre tiene más posibilidades de prosperar en los sistemas estelares binarios