ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Combatir la pobreza energética en Chile con la integración de la sociedad

Ciudadanos activos, Sociedad civil, Cambio climático, Desarrollo y ayuda, Elección de los editores, Energía, Medio ambiente, Titulares, Integración y desarrollo al estilo brasileño, América Latina y el Caribe, Proyectos, Categorías regionales, TerraViva Naciones Unidas

energía

La maestra Marta Pérez se para frente a su casa cerca del panel solar térmico que le permitió a ella y a su familia volver a disfrutar del agua caliente, porque el alto costo de la electricidad la hacía inasequible en el pasado. Hay un total de 70 beneficiarios de un proyecto de calentador de agua solar en la localidad de Rinca, al norte de Santiago, Chile. Crédito: Orlando Milesi / IPS

Santiago, 29 de octubre de 2021 (IPS) Más del 90 por ciento de los 17,5 millones de habitantes de Chile tienen acceso a la electricidad. Pero muchos viven en pobreza energética porque no tienen acceso a agua caliente, conexiones inseguras, hogares sin aislamiento térmico con contaminación interior o no pueden pagar la factura mensual.

Esta descripción provino de Nicola Borregaard, PhD en economía de recursos naturales y directora de EBP Chile, una firma consultora de sustentabilidad en energía, recursos hídricos y cambio climático. La consultoría asume proyectos que van desde iniciativas estratégicas hasta iniciativas tangibles que reflejan lo que está sucediendo en todo el país.

Borregaard promueve el programa Latinoamericano de Inclusión Energética (PIE) que tiene como objetivo abordar la pobreza energética reflejada en bajo confort térmico, altos costos de energía, riesgo de incendio y electrocución, enfermedades respiratorias y falta de acceso a energía limpia.

Explicó en entrevista con IPS que la consultoría aplica la ingeniería financiera para atender necesidades y requerimientos con alianzas y conexiones a través de redes con diferentes actores, con el fin de viabilizar los proyectos.

En Chile, “estamos muy cerca de tener el 100% de electricidad. Esto no siempre significa que las personas tengan acceso las 24 horas del día, los siete días de la semana. Muchos de ellos tienen acceso intermitente que dura dos horas, con interrupciones ”.

Para Beauregard, la pobreza energética es un problema multifacético que no solo se está superando mediante el acceso a la electricidad.

Más del 10 por ciento de la población no tiene acceso a agua caliente. No hay seguridad eléctrica … Dijo que muchas casas corren riesgo de electrocución e incendio debido a las malas instalaciones.

Agregó que «el 66 por ciento de las viviendas no cuentan con un aislamiento térmico adecuado. Sufren de frío y calor y gastan en calefacción y aire acondicionado. Los más vulnerables no tienen viviendas adecuadas y sufren de calor. No hay jardines en la mayoría de las ciudades». sus municipios «.

READ  Las finales de todo Brasil marcan un cambio de fuerza en América del Sur

«El otro tipo de pobreza energética es la incapacidad de pagar la factura, que a menudo es enorme, con hasta el 20 por ciento de los ingresos familiares destinados a la electricidad y el gas», agregó.

El cuadro se completa con «la contaminación interior porque mucha gente calienta con carbón, madera o queroseno en espacios muy reducidos y esto contribuye a las enfermedades respiratorias».

calentadores de agua solares

Marta Pérez, maestra de primaria de 50 años, vive con sus padres en el barrio de bajos recursos de Nueva Victoria en el municipio de Rinca, en la periferia norte de Santiago, a unos 22 kilómetros de la ciudad.

«Tuve problemas de salud. Tenemos un calentador de agua eléctrico, pero debido a que las facturas eran demasiado altas, lo desenchufamos … pero debido a que el agua estaba tan fría, me enfermé mucho. Eso fue hasta el año pasado cuando instalaron un panel solar térmico ”. En su casa desde diciembre, dijo a IPS que uso agua caliente para ducharme.

Su familia solía pagar $ 125 al mes en la factura de electricidad, pero ahora pagan $ 75 al mes. En Rinca, el proyecto ha instalado 40 sistemas de energía solar que consisten en un panel solar y un tanque con 80 litros de agua caliente.

Cada familia beneficiaria pagó aproximadamente $ 250 por la instalación y recibió Thermo Panel, que cuesta $ 1,125, como donación.

70 hogares de 292 personas recibieron cinco tipos de mejoras energéticas destinadas a hogares energéticamente eficientes. Además de los paneles térmicos, otras familias recibieron sistemas de refrigeración y aislamiento térmico para sus hogares.

«Espero que todo Chile tenga acceso a un panel solar térmico, y que se distribuya ampliamente para el baño y las necesidades básicas. Es la energía del futuro y se beneficia más de lo que tenemos: la luz solar», dijo Pérez. .

“Y espero que pronto se instalen paneles solares en los techos de las casas porque reducen la factura de la luz y aprovechan la energía del sol para generar energía. Debemos utilizar fuentes como la eólica, geotérmica y solar. Esta será una regalo con una visión para el futuro de la humanidad ”, dijo la maestra de jardín de infantes.

En dos hectáreas de este terreno accidentado en Rong, una ciudad de 1.200 habitantes a unos 54 kilómetros de la capital chilena, la Cooperativa de Energía Renovable espera instalar filas de paneles solares cerca de la red eléctrica para transferir el excedente.  La planta de energía fotovoltaica de 50 kW generará 102.000 kWh anualmente e inicialmente 40 hogares saldrán de la pobreza energética.  Crédito: Orlando Milesi / IPS

En dos hectáreas de este terreno accidentado en Rong, una ciudad de 1.200 habitantes a unos 54 kilómetros de la capital chilena, la Cooperativa de Energía Renovable espera instalar filas de paneles solares cerca de la red eléctrica para transferir el excedente. La planta de energía fotovoltaica de 50 kW generará 102.000 kWh anualmente e inicialmente 40 hogares saldrán de la pobreza energética. Crédito: Orlando Milesi / IPS

Cooperador de rescate

READ  Los D-Backs enfrentan la decisión de Chase Field: ámalo o inclúyelo

En Rungue, una aldea a 54 kilómetros al norte de Santiago, EBP Chile promovió la creación de una cooperativa para familias de bajos ingresos para instalar una planta de energía solar comunitaria.

La planta de paneles solares tendrá una capacidad nominal de 50 kW y generará 102 mil kWh anualmente, proporcionando energía a 40 hogares.

“Comenzamos hace dos años, con el estímulo de un pionero, para ayudar a reducir los costos para las familias más vulnerables”, dijo Leandro Astudillo, de 41 años, director de la Cooperativa de Energía Renovable Rungue.

En reunión con IPS en Rong, explicó que “A partir de personas familiarizadas con las necesidades de la población local, la cooperativa ha organizado a las personas que nacieron y se criaron en esta comunidad. Consejo vecinal, centro escolar para padres, centro habitacional, club deportivo y agua potable rural están todos representados, todos conscientes del proyecto.

Ya tenemos registradas 40 familias que se beneficiarán. Se dio prioridad a las personas mayores con pensiones muy pequeñas y a las personas que tienen dificultades para pagar la factura de la luz. Así como para mujeres y madres solteras con familias numerosas ”, explicó.

Se supone que cada beneficiario debe pagar un poco más de $ 300, pero la cooperativa está tomando medidas para renunciar a ese pago y reducir la contribución mensual de cada beneficiario a cero.

La aldea seca y estéril continúa sufriendo las consecuencias de una refinería de minerales llamada Refimet, que ya no está en funcionamiento pero está contaminada con arsénico en las aguas de una presa y un embalse construido en la década de 1950 para irrigar la agricultura local.

Rungue es el hogar de 1.200 personas que trabajan principalmente en empresas vecinas y en los numerosos mercados establecidos en la zona, porque ya casi no hay producción agrícola local.

Una vista del parque fotovoltaico Santiago Solar cerca de Rong, en la carretera que conecta las ciudades de Santiago y Valparaíso en el centro de Chile, que los miembros de la cooperativa local de energía renovable buscan imitar en parte.  El parque se beneficia de la fuerte luz solar en el área con 33,600 paneles solares instalados en 202 hectáreas, con 9 megavatios de energía y una capacidad de generación de 210 gigavatios-hora.  Crédito: Orlando Milesi / IPS

Una vista del parque fotovoltaico Santiago Solar cerca de Rong, en la carretera que conecta las ciudades de Santiago y Valparaíso en el centro de Chile, que los miembros de la cooperativa local de energía renovable buscan imitar en parte. El parque se beneficia de la fuerte luz solar en el área con 33,600 paneles solares instalados en 202 hectáreas, con 9 megavatios de energía y una capacidad de generación de 210 gigavatios-hora. Crédito: Orlando Milesi / IPS

Incluyendo energía y fuentes limpias

READ  Final de la Copa América: Brasil-Argentina comienza a las 5:30 AM el 11 de julio

Para abordar la inseguridad energética en Renca, Rungue y muchas otras regiones chilenas, Borregaard propone un programa de inclusión energética destinado a proporcionar energía asequible, sostenible, segura, equitativa y limpia.

«La inclusión energética significa identificar, comunicar, implementar, incentivar y promover proyectos concretos. La idea es escalar todos ellos», dijo.

Dijo que el programa EBN «se implementa en asociación con varias instituciones, incluida la Embajada de Suiza y Red de Pobreza Energética (RedPE) y EGEA (Emprendimientos y Generación de Energías Alternativas – Foundation for Alternative Energy Generation and Ventures), y varias empresas del sector energético, entre ellas Enel (sociedad de cartera de energía) y AME (centrándose en energía solar y gas). «

Beauregard explicó que “los proyectos de inclusión energética buscan democratizar la inversión en energías renovables, acelerar la transición energética, reducir el consumo y los costos de energía, y fomentar la inversión en proyectos que tengan un impacto ambiental y contribuyan al desarrollo sostenible”.

Las energías renovables no convencionales (ERNC) representan el 24,5 por ciento del mix energético de Chile. En septiembre de 2021 representaron el 31,8% de la generación eléctrica. En total, fueron 2.071 GWh de generación, de los cuales 952 fueron de energía solar y 767 de eólica.

La capacidad instalada total de ERNC fue de 10.842 MW en septiembre.

La generación distribuida o descentralizada, que permite la autogeneración de energía basada en NECA y la cogeneración eficiente, alcanzó 95,3 megavatios en agosto en 8.759 instalaciones en todo Chile, de las cuales 2.354 se encuentran en Santiago.

Borregaard propone elevar el impuesto de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) de cinco a $ 30 por tonelada de gas contaminante emitido para generar proyectos de compensación o financiar iniciativas piloto como Renca, Rungue o iniciativas similares.

Otras iniciativas en curso

Un ejemplo de tales proyectos es una planta de refrigeración comunitaria modular en la isla Juan Fernández, a 800 km de la costa de Valparaíso en el centro de Chile.

Consiste en un sistema de enfriamiento que utiliza energía solar para preservar los productos marinos y estimular la pesca artesanal sostenible. Fue construido en conjunto con la Federación de Pescadores Artesanales de Chile y tiene como objetivo la conservación de langostas, peces, pulpos y cangrejos.

Las utilidades tienen 3.015 vatios de potencia instalada y un disipador de calor de 10 metros cúbicos con 1,5 hp.

En las ciudades cercanas a Mamenia, en la región desértica de Tarapaka en el extremo norte del país, hay un proyecto de infraestructura adaptativa para mejorar la resiliencia de la comunidad y mejorar la gestión de recursos, basado en agua, energía y residuos.

En las comunidades indígenas de Quipisca y Macaya, cerca de la mina Cerro Colorado en la misma zona, el plan es instalar sistemas de paneles solares para compartir el exceso de energía.

Los sistemas de monitoreo y baterías flexibles tienen como objetivo reducir el costo de la energía, brindar un acceso eficiente a la energía limpia y generar nuevos proyectos.

En todas las regiones donde se implementan los proyectos, el objetivo es el mismo: brindar mayor autonomía y reducir la pobreza energética a través del empoderamiento de la comunidad y una mejor gestión de los recursos en este largo y estrecho país sudamericano entre los Andes y el Océano Pacífico.