ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Cómo Chile está escribiendo un nuevo capítulo en su historia

El Congreso Constitucional chileno adoptó una serie de «derechos fundamentales» en el texto de la constitución propuesta. Estos derechos sociales incluyen, entre otros, el derecho a la salud y seguridad social, el derecho a la unión, huelga y negociación colectiva y el «derecho a una vivienda digna y adecuada».

Janice Meneses Palma, co-coordinadora del Comité de Derechos Fundamentales, argumentó que la votación representó “un avance significativo en las demandas de múltiples generaciones”. De hecho, la votación marca la primera vez que los derechos sociales positivos se incluyen en la constitución chilena.

Casi 50 años después de que los militares derrocaran al gobierno democráticamente electo de Salvador Allende, el Congreso Constituyente de hoy retoma los asuntos pendientes de la Revolución Chilena. La invocación a la «dignidad» es significativa e indica que la votación del acuerdo es parte de una historia mucho más larga de lucha de los chilenos por una vida digna.

Recorrer esta historia no solo nos ayuda a comprender mejor las demandas multigeneracionales a las que se refería Menaes, sino que también pone de relieve que tras 42 años de gobierno neoliberal, el pueblo chileno se ha comprometido a revivir el poder del Estado como garante de una vida digna.

Elegido en 1970, Allende prometió una revolución socialista basada en el sistema político pluralista del país: su gobierno usaría los mecanismos de la democracia chilena para encaminar al país hacia el socialismo. A fines de 1971, las señales eran prometedoras: el gobierno logró nacionalizar las industrias mineras del país mediante una votación unánime en el Congreso, y la coalición gobernante ganó varias elecciones fuera de año.

READ  Frutura Cierra Sub-adquisición Futura Expansión Significativa De Frutura En Chile

Como ha revelado el historiador Peter Wynn, las políticas económicas keynesianas del gobierno también produjeron beneficios cotidianos tangibles para las personas, como permitir que la mayoría de los chilenos compraran sábanas por primera vez en sus vidas.

La riqueza mineral del país

En julio de 1972, Allende habló ante una reunión de jóvenes chilenos en el centro de Santiago para celebrar el aniversario de la votación para nacionalizar la riqueza mineral del país para servir a sus objetivos socialistas. Allende declaró: «Nosotros no compramos nuestra dignidad, la conquistamos a través de la lucha popular». Continuó: «Vivimos con dignidad ahora y continuaremos viviéndola. No nos doblegaremos y no nos romperemos».

Cuando Allende pronunció su discurso en el centro de Santiago, los trabajadores y residentes de los cinturones industriales de la ciudad comenzaron a organizarse de formas nuevas e innovadoras. En lugar de organizarse únicamente como sindicatos en el taller, organizados por oficio o industria, los trabajadores comenzaron a organizarse territorialmente.

Estas organizaciones de base, que operaban bajo el nombre de Cordones Industriales, buscaban coordinar una penetración radical en la industria que superara la creciente oposición y permitiera al gobierno continuar con la transformación socialista del país.

Cordones se convirtió en la primera línea de defensa del gobierno más tarde ese año cuando la élite empresarial del país convirtió una huelga solitaria de camioneros en el sur de Chile en un bloqueo nacional que se conoció como la huelga de los jefes. Los trabajadores de Cordones en Santiago tomaron sus fábricas, reorganizaron la producción y desarrollaron nuevas formas de distribución que permitieron al gobierno mantener un suministro adecuado de artículos de primera necesidad.

READ  Empresa Empresa de repuestos • The Square Ball

La historia de una de estas organizaciones, conocida como Cordón Industrial Vicua Mackenna, ilustra la importancia de los Cordones en la lucha por la dignidad.

Ubicado en el sureste de Santiago, el distrito industrial de Vicua Máquina alberga algunas de las industrias más grandes, antiguas e importantes de Santiago, como Sumar Textil, la empresa vidriera Cristaleras Chile y la metalúrgica Elecmetal, que introdujo el primer horno eléctrico en América Latina. America.

Trabajadores de 12 empresas participaron activamente en las acciones directas de Cordn, y la organización controlaba casi 2,5 millas cuadradas a las que se refirió como «el área de los trabajadores».

Durante el apogeo de la crisis de octubre, Corden Vicoa McKenna publicó un comunicado argumentando que era «un crimen para una minoría continuar usando la riqueza básica de Chile para preservar sus privilegios en lugar de brindar una vida digna a todos los chilenos».

Los Cordoni defendieron con éxito al gobierno durante la huelga de los empresarios. Pero no pudieron evitar el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, que incluyó el bombardeo del palacio presidencial y que puso fin a la revolución. Las tierras de Vicua Máquina han visto algunas de las batallas más feroces, con Miguel Salazar, un trabajador textil local, describiendo la «batalla» contra los rebeldes militares y las fuerzas civiles de trauma como «el infierno en la tierra».

Luego, entre octubre de 2019 y marzo de 2020, los chilenos salieron a las calles exigiendo el fin del modelo político y económico impuesto por la dictadura.

Grita «¡Dignidad!» Sonó durante un período de estallido social (disturbios sociales), que vio la protesta más grande en la historia de Chile el 25 de octubre cuando aproximadamente un millón de personas en Santiago marcharon a Plaza Italia, que los manifestantes rebautizaron como Plaza Dignidad. El levantamiento logró presionar al gobierno para que celebrara un referéndum sobre la reescritura de la constitución, con un voto de aprobación que recibió el 78 por ciento de los votos.

READ  El precio de las acciones de Banco de Chile (SNSE: CHILE) bajó un 4,9% la semana pasada. Las empresas privadas no estarán contentas

A principios de 2020 hablé con integrantes de este movimiento en la Plaza de la Dignidad. Me dijeron que su movimiento no era solo una propuesta de aumento del precio del transporte público, que aparentemente desencadenó la protesta, sino que, como alguien me dijo, era una protesta de los últimos 30 años: «No son treinta años». , es 30 en general).

En septiembre, los chilenos volverán a las urnas para decidir si adoptan el texto de la nueva constitución que se negocia actualmente. Si bien se desconoce el resultado, la inclusión de los derechos sociales representa una nueva etapa en la lucha por una vida digna, que cumple con las últimas palabras de Allende de «creer en Chile y su destino… para construir una sociedad mejor».

Nicholas C. Scott es candidato a doctorado en Historia de América Latina en la Universidad de Virginia y escribe una tesis sobre la historia de la región industrial de Vicua McKenna entre 1957 y 2010.