ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Dentro de la búsqueda para oscurecer los cielos del desierto de Atacama en Chile

Dentro de la búsqueda para oscurecer los cielos del desierto de Atacama en Chile

Paulina Villalobos creció en el desierto de Atacama en Chile y daba por sentada la presencia de la Vía Láctea en el cielo estrellado. Su padre, un astrónomo aficionado, la despertaba cuando un cometa cruzaba el cielo nocturno. Pero Villalobos luego se mudó a la capital, Santiago, para estudiar arquitectura. Allí las estrellas desaparecieron en la niebla de las luces de la ciudad. Así como la gente que viene de la costa extraña el océano, ella dijo: «Yo extraño el cielo».

La extraordinaria oscuridad que envuelve Atacama, que se extiende por cientos de kilómetros en el norte de Chile, la ha convertido en un refugio para los astrónomos que buscan planetas y estrellas que titilan en el cielo nocturno. Por su gran altitud y cielo despejado, la zona es elegida repetidamente como lugar para observar observatorios. de acuerdo a Algunas estimacionesPara 2030, Chile albergará alrededor del 70% de la infraestructura astronómica del mundo.

Sin embargo, incluso aquí, el brillo celestial a cientos de kilómetros de distancia puede ahogar la tenue luz emitida por los objetos astronómicos.

Ahora, una nueva normativa pretende oscurecer el cielo nocturno.

En octubre, el gobierno chileno anunció una nueva norma nacional de iluminación que entrará en vigor a finales de este año. Los estándares actualizados amplían las restricciones sobre el brillo, el color y las horas de funcionamiento de la luz para proteger tres intereses clave: la astronomía, la biodiversidad y la salud humana.

Según algunas estimaciones, en 2030 Chile albergará alrededor del 70 por ciento de la infraestructura astronómica del mundo.

Para los astrónomos, los riesgos pueden ser elevados. El astrónomo chileno Guillermo Planque dijo que si bien Atacama ofrece una ventana para responder preguntas fundamentales sobre el origen de la vida, esta ventana corre el riesgo de cerrarse en los próximos 50 años debido a la creciente contaminación lumínica. Se estima que en todo el mundo el cielo se vuelve un promedio de un 10 por ciento más brillante cada año.

La nueva norma sobre contaminación lumínica en Chile fue elaborada, en parte, por un comité técnico asesor que incluía astrónomos y otros científicos, entre ellos Villalobos, quien ahora trabaja como arquitecto y diseñador de iluminación. Dijo que la nueva regulación ofrece la «posibilidad de restaurar el cielo».

Desde la década de 1960, el desierto de Atacama se ha convertido en un importante centro de astronomía internacional. Hoy en día, la región, que cuenta con más de 300 noches despejadas al año, alberga algunos de los observatorios más importantes del mundo, incluido el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, financiado internacionalmente, y el Observatorio Europeo Austral, este último de los cuales está desarrollando actualmente el Observatorio de Atacama. Telescopio muy grandeSu inauguración está prevista para 2028.

NOIRLab, un programa financiado por el gobierno de Estados Unidos, también opera dos instalaciones en Atacama. La Fundación Nacional de Ciencias ha invertido más de 500 millones de dólares para construir una tercera instalación, el Observatorio Vera C. Rubin, que se espera que vea su primera luz más adelante en 2025. Sin embargo, también está amenazado por la contaminación lumínica, dijo Blanc, que trabaja en el Instituto. . Observatorio Las Campanas.

READ  El metro de Toki llega a Greenmount Avenue

El Observatorio Vera C. Rubin tiene como objetivo realizar un estudio de 10 años de los cielos del hemisferio sur para comprender la materia y la energía oscuras, realizar un inventario del sistema solar y mapear la Vía Láctea. Pero en los últimos años, la minería y el desarrollo urbano de la zona han aumentado la luminosidad circundante.

Estos telescopios fueron construidos para funcionar durante 50 o incluso 100 años, pero «las previsiones actuales son muy preocupantes dentro de 20, 30 o 40 años», afirmó Planck.

Estos problemas son globales. Según el informe de 2023, en todo el mundo, dos tercios de los principales observatorios ocupacionales se ven afectados por niveles de contaminación lumínica que superan los niveles naturales esperados. revisar. Si bien muchas observaciones se realizan actualmente desde telescopios que orbitan alrededor de la Tierra, todavía se necesitan telescopios terrestres para interpretar las observaciones de esos telescopios espaciales. Si el cielo es normal brillo Cuantas más estrellas hay, más difícil es detectar objetos débiles, como galaxias distantes que se forman en el extremo más alejado del universo o gas que orbita alrededor de agujeros negros.

Algunas observaciones requerirán más tiempo y una inversión mayor: «Si tienes que pasar dos noches en lugar de una para observar algo débil porque el cielo ahora es artificialmente más brillante, eso cuesta dinero», dijo James Lowenthal, profesor de astronomía en el Universidad de California. Smith College, quien también dirige el Subcomité de Contaminación Lumínica de la Sociedad Astronómica Estadounidense. «Estamos hablando literalmente de miles de millones de dólares en juego, al menos decenas de millones de dólares».

“Las proyecciones hoy son muy preocupantes dentro de 20, 30 o 40 años”.

Otros fenómenos pueden volverse imposibles sin una mejor tecnología. «Estamos descartando directamente la posibilidad de ver ciertos fenómenos», dice Rodolfo Angeloni, científico asociado del Centro de Operaciones Sur del Observatorio Gemini de NOIRLab que estudia la astrofísica estelar y los efectos de la contaminación lumínica en el cielo chileno. «Si el cielo alcanza un cierto límite de brillo, los telescopios instalados en la zona ya no podrán realizar investigaciones paramétricas».

Citó como ejemplo el Observatorio Mount Wilson en California, donde se midió por primera vez la Vía Láctea. El extraordinario crecimiento de Los Ángeles ha creado niveles significativos de contaminación lumínica. Hoy en día, los observatorios de California tienen que trabajar con un brillo en el cielo que antes no existía.

READ  El líder izquierdista Lula ganó las elecciones brasileñas y Bolsonaro no concedió

Pero Chile tiene otros planes.

La nueva regulación de Chile sobre contaminación lumínica se basa en una norma anterior que solo protegía algunos sitios astronómicos clave. A cambio, la nueva regulación se aplicará a nivel nacional. Su objetivo no es oscurecer La Serena o Santiago y algunas ciudades importantes de Chile, sino utilizar iluminación específica para reducir los efectos negativos.

En 2019, cuando el Ministerio de Medio Ambiente comenzó a revisar la regulación, Chile dio un paso para abordar el problema al incorporar la luz como contaminante legal. más 83 por ciento de la población mundial vive bajo cielos saturados de luz, pero la luz no suele verse (ni legitimarse) como contaminación. Muchos defensores dicen que así debería ser.

El cielo está “contaminado como un río lleno de basura, por ejemplo. «Es tan contaminante como vivir al lado de una fábrica», dijo Felipe Loayza Arias, que trabaja para el Ministerio de Medio Ambiente de Chile y ayudó a redactar la legislación.

La lista de 2023 también reconoció que la astronomía no es lo único que está en juego. Se integraron otros dos temas: biodiversidad y salud humana. La reducción de la luz artificial puede ayudar Aves marinas migratorias, como el petrel de Markham que anida en el desierto de Atacama; Miles de personas mueren cada año a causa de las luces de las ciudades, lo que las pone en riesgo de extinción. La contaminación lumínica también interfiere con… Ritmo circadiano De humanos y otras especies.

Las restricciones se aplican a todo el alumbrado exterior, desde pequeño, como el alumbrado público, hasta grande, como las instalaciones mineras. Las luces no pueden dirigirse hacia el hemisferio superior y su brillo y espectro de colores están regulados por ley. La iluminación no puede emitir más del 7% de luz azul, y en zonas de especial protección, que incluyen sitios astronómicos y áreas protegidas de biodiversidad, esta cantidad se limita a solo el 1%.

Pero hay una limitación importante en la que Blanc y Angeloni coincidieron: la censura. ¿Chile tiene los recursos para supervisar la adecuada iluminación en todo el país? Luisa Arias sabía que esto era un desafío. Luisa Arias explicó que este tipo de normativas son enormes y ambiciosas en cuanto a las fuentes de luz que regulan. Debido a que el reglamento tiene una aplicación limitada cuando se trata de luces ya instaladas, las medidas, dijo, son más preventivas.

Para algunas personas, como Villalobos, se puede hacer más trabajo. Dijo que si bien la regulación es positiva, solo supervisa las luces individuales e ignora la contaminación lumínica masiva generada por la instalación. Ella dice que si la gente es consciente de la contaminación lumínica, puede ser más fácil abordar el problema.

A menudo, los habitantes de las ciudades no se dan cuenta de lo excesivamente iluminadas que están sus ciudades. El uso de luces que son más brillantes de lo necesario o su encendido en momentos innecesarios ha provocado que la niebla ligera se extienda por todo el mundo. Según uno de 2016 EstanciaSe estima que un tercio de la población mundial no puede ver la Vía Láctea, incluido el 60 por ciento de los europeos y casi el 80 por ciento de los norteamericanos.

READ  Tonga - Una erupción volcánica alarmó a los científicos DW - 25/08/2023

Aunque el nuevo estándar de iluminación de Chile es el primero de su tipo en Sudamérica, y quizás incluso en el mundo, Luisa Arias cree que no se puede replicar de inmediato: Chile se da cuenta de lo importante que es la astronomía, tanto para la ciencia como para la economía del país, como dijo. él. Pero otro país puede tener prioridades diferentes.

“Chile nos muestra cómo hacer esto de manera holística”, dijo Richard Green, astrónomo de la Universidad de Arizona, que ha estudiado los cielos oscuros durante más de 30 años y viajaba a Atacama como parte del proyecto. De su trabajo en el Observatorio Nacional de Estados Unidos.

Lowenthal, astrónomo del Smith College, se pregunta cómo otros países podrían replicar esta lista. Lowenthal cree que el cielo nocturno también debe protegerse, al igual que el aire y el agua, que están regulados a nivel federal según la Ley de Aire Limpio y la Ley de Agua Limpia, respectivamente. La pregunta para él es: ¿Qué hace falta para que el cielo nocturno sea reconocido como parte esencial del medio ambiente?

“Chile nos muestra la manera de hacer esto de manera holística”.

Más allá de las implicaciones para la astronomía, el cielo nocturno es un legado y un comunicación Para nosotros El pasado humanoDesde Chile hasta el suroeste de Estados Unidos, pasando por Indonesia y Hawaii, la gente ha comprendido profundamente el cielo, añadió Lowenthal. Abordar la contaminación lumínica consiste en mantener esa conexión, afirmó.

Villalobos finalmente regresó a Atacama y Chile después de años de estudiar la luz en el extranjero. Ahora es miembro del comité internacional de DarkSky International, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo proteger y preservar el cielo nocturno. Para ella, el desierto de Atacama es más que el hogar de algunos de los observatorios más grandes del mundo; Aquí la gente puede volver a experimentar el asombro del cielo nocturno.

En Atacama, Villalobos dijo: “No hay nada entre tú y el universo”.

Nota: Muchas de las entrevistas para esta historia se realizaron originalmente en español y luego se tradujeron al inglés.

Este artículo fue publicado originalmente en Revista Bajo la Oscuridad Por Alexa Robles Gil. Leer el Artículo original aquí.