ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Desenmarañando la reforma previsional de Chile

Desenmarañando la reforma previsional de Chile

tiempo de leer: 4 minutos

SANTIAGO – En un país donde la esperanza de vida ha aumentado de 67 a 80 años en tan solo una generación, mantener un sistema de pensiones que funcione bien no sólo es fundamental, sino también políticamente deseable. Lo más importante es que la economía de Chile está creciendo a sólo un 2% anual y, para 2050, casi la mitad de la población del país será global. población El ciudadano tendrá más de 65 años, ¿cómo puede entonces el Estado afrontar este desafío?

En los últimos años, administraciones anteriores han intentado abordar esta cuestión con un éxito limitado debido a las ambiciones de sus propuestas. Los ex presidentes Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, de centro izquierda y centro derecha, intentaron sin éxito aprobar reformas de pensiones de amplio alcance, y ahora el presidente Gabriel Boric está en el mismo camino con un proyecto de ley que enfrenta grandes obstáculos en el Congreso.

Borek logró convencer a la Cámara de Representantes del Congreso para que el depende En enero, el Senado aprobó una nueva reforma de las pensiones, pero los legisladores rechazaron los aspectos más importantes del proyecto de ley. Esto significó que el Senado tuvo que empezar prácticamente desde cero, y así lo hizo. análisis Aspectos clave de la propuesta desde marzo. En un intento de acelerar el debate, el gobierno propuso Vía rápida El proyecto de ley fue presentado el 13 de junio y el gobierno esperaba llegar a un acuerdo antes del inicio de la campaña electoral municipal a finales de agosto. Hay un acuerdo para aumentar del 10% al 16% el aporte jubilatorio obligatorio derivado de los salarios de los chilenos, pero hay fuertes desacuerdos sobre qué hacer con el 6% adicional.

La ley propuesta, que se envió por primera vez al Congreso para su discusión en noviembre de 2022, todavía parece impracticable porque busca una revisión casi integral del sistema de jubilación del país. El gobierno insiste en que no aceptará un acuerdo sin más beneficios para los pensionados actuales. Pero la oposición se mantuvo inflexible, insistiendo en que todo el aumento de las contribuciones debería ir a las cuentas de ahorro individuales de los trabajadores, los pilares del altamente privatizado sistema de pensiones de Chile. Esto es necesario debido a la fuerte caída de la tasa de ahorro nacional durante la última década y al enorme daño causado por las decisiones del Congreso de la era Covid de permitir a los ciudadanos retirar dinero de sus pensiones. Los retiros provocaron una caída de 50 mil millones de dólares en los fondos de pensiones durante la pandemia, más de una cuarta parte del ahorro total de los chilenos.

READ  El índice de actividad económica de Chile subió un 0,3% en octubre, compensado por una caída del sector minero

¿Pero que podemos hacer? En las circunstancias actuales, el gobierno debería abandonar sus intentos de aprobar reformas masivas y, en cambio, avanzar en áreas donde hay consenso, para evitar repetir el fracaso de las dos administraciones anteriores en este tema.

Este dilema tiene un fuerte elemento ideológico. Para la izquierda, cualquier acuerdo debe incluir un mayor papel del Estado en el sistema, ya sea en el uso de contribuciones de pensiones para financiar el reparto u otros beneficios, así como la gestión financiera de los ahorros mediante la creación de una pensión estatal. (Las Cuentas de Jubilación de Chile, que se denominan AFP, actualmente son administradas por empresas privadas).

Para la derecha, ese papel del Estado en el uso y gestión del ahorro genera riesgos de corrupción, así como el riesgo de que los recursos puedan gestionarse para fines distintos de generar retornos a largo plazo como resultado de la fuerte participación del Estado en los mercados de capitales. Además, el envejecimiento de la población de Chile crea un problema grave: actualmente, el número de chilenos mayores de 65 años es sólo el 22%, cifra que se espera que se duplique dentro de dos décadas. Esto significa que no hay tiempo suficiente para que el sistema, según la reforma propuesta, genere los ingresos necesarios para cubrir el creciente número de jubilados.

Sugerencia u oferta

El proyecto de ley cubre casi todos los aspectos de la política de jubilación. Eleva la tasa de cotización obligatoria del 10% al 16%, con un estándar de gestión diferente para ese 6% adicional, que irá a parar a un fondo estatal para los actuales pensionados, mujeres y contribuyentes de bajos ingresos y financiará una política nacional para la atención a personas con discapacidad.

READ  La lira turca recupera algunas pérdidas, el peso mexicano baja un 2%

Además de aumentar la contribución obligatoria, la legislación propuesta también separa la gestión financiera de los ahorros de los procesos administrativos que respaldan el sistema, entregando estos últimos a una entidad estatal llamada administrador de pensiones independiente. También cambia el sistema de cobro de comisiones de gestión y el mecanismo de licitación de los afiliados y ajusta las estrategias de inversión. Finalmente, se eleva el importe de la pensión universal garantizada (pensión universal garantizada) al 10… Universidad BJUEl Fondo de Pensiones del Estado (una pensión estatal financiada con impuestos) se creó en 2021 y aumenta su cobertura del 90% de los pensionados al 100%.

Son cuestiones sobre las que es difícil llegar a un acuerdo. Sin embargo, existe consenso para aumentar la tasa de contribución, cambiar las estrategias de inversión de los fondos, introducir una mayor competencia en la industria de gestión y mejorar el índice de contribución de los fondos en función del tamaño de las contribuciones.

El gobierno debe estar abierto a avanzar parcial e incrementalmente en estos temas, incorporando al mismo tiempo aspectos relacionados con las dos principales causas de la caída de las pensiones: la edad de jubilación y la alta proporción de la población económicamente activa que no cotiza, cercana al 40%. . Ninguno de los problemas se aborda en la propuesta del gobierno.

Altos precios

Hoy en día, las edades de jubilación en el país son las mismas que en el siglo pasado: 65 años para los hombres y 60 años para las mujeres. Su origen se remonta a 1924, cuando la edad de jubilación se fijó en 1930. Sistema de seguridad social En 1981 se estableció en Chile un sistema privado de jubilación, el primero de su tipo en el mundo, pero este sistema sólo imponía una tasa de contribución no superior al 10%. Aunque esta tasa era posible dada la esperanza de vida en la década de 1980, durante mucho tiempo ha sido insostenible.

READ  La minería de cobre finalmente está creciendo, pero ahora las fundiciones no pueden seguir el ritmo

Ante la dificultad de avanzar en la reforma, la ministra de Trabajo y Previsión Social, Janet Jara, insistió en que los pensionados no podían seguir esperando mientras el gobierno estuviera dispuesto a ceder para llegar a un acuerdo. El Ministro olvidó mencionar que las condiciones de los jubilados han mejorado en los últimos cinco años: el tamaño de los recursos estatales se ha triplicado y, por lo tanto, las tasas de reemplazo para los jubilados de bajos ingresos superan el 100%. Por supuesto, el costo financiero de esta ventaja es muy alto, y si la economía continúa creciendo sólo un 2% año tras año, su financiación futura parece incierta.

Es aconsejable optar por una reforma gradual del sistema de pensiones. Esta es la forma en que se ha mejorado el sistema de seguridad social en las últimas décadas, y es la forma adoptada por México, Brasil, Australia, España y otros países. Un progreso gradual también podría mejorar el clima político disfuncional de la última década. Los tomadores de decisiones deben tener la voluntad de modernizar el sistema de pensiones de Chile: una transformación gradual del sistema es posible e inevitable.

Sobre el Autor

tiempo de leer: 4 minutosEl Sr. Cifuentes es Director del Centro de Estudios Financieros de ESE Business School y Profesor de Economía en Santiago, Chile.

Etiquetas: Chile, Gabriel Boric, Pensiones

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete a AQ para más.

Cualquier opinión expresada en este artículo no refleja necesariamente las opiniones de Américas trimestral O sus editores.