ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El éxodo silencioso de haitianos hacia América Latina | Estados Unidos de América

La migración haitiana a América Latina ha sido ampliamente documentada durante la última década, pero está creciendo un enfoque nuevo y peligroso en la frontera selvática entre Colombia y Panamá. Actualmente, miles de migrantes están atrapados en el municipio colombiano de Nicocle, lo que crea un cuello de botella en Darien Gap. Si logran atravesar la densa jungla, su viaje continuará por Centroamérica hacia el norte, con Estados Unidos como destino deseable. Para muchos otros, México se convirtió en un país anfitrión del éxodo de haitianos que intentaban cruzar la frontera hacia Estados Unidos. Es una crisis de cifras sin precedentes, ya que Haití sigue sumido en la inestabilidad tras el asesinato del presidente Jovenel Moise.

Aunque el número de haitianos en la frontera entre Colombia y Panamá palidece en comparación con la diáspora venezolana, hay una afluencia constante de decenas de miles de inmigrantes ilegales. Las autoridades dicen que Colombia y Panamá son países de tránsito. Estos migrantes provienen principalmente de Brasil y Chile, donde primero huyeron después del devastador terremoto de Haití de 2010, luego se abrieron paso a través de Darién, uno de los bosques más peligrosos del mundo, acompañados por un número menor de cubanos, asiáticos y africanos.

La Autoridad de Inmigración de Colombia, un organismo gubernamental, insiste en que este no es un fenómeno nuevo, sino una afluencia histórica que anteriormente alcanzó un máximo de más de 35.000 personas al año. Sin embargo, la agencia reconoce los números “alarmantes” actuales, que superan con creces esos registros. En lo que va del año, las autoridades panameñas han registrado que 46.000 personas cruzaron la frontera, 18.000 de ellas solo en julio. Más de 20.000 están registrados como haitianos, seguidos de 8.000 cubanos en un distante segundo lugar. El porcentaje real es en realidad más alto: 1.500 brasileños y casi 3.000 chilenos están registrados como hijos de haitianos que nacieron en esos países después de que sus familias ya habían huido. La densa selva de Panamá tiene una estación seca, de octubre a marzo, y llueve el resto del año. Santiago Paz, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, explica que los migrantes suelen cruzar el río Darién en la estación seca para evitar peligros como ríos crecidos y terrenos fangosos. “Este año, incluso en esta época de lluvias, los flujos migratorios siguen aumentando”, advierte.

Terremoto migratorio

A pesar de la frecuente inestabilidad en Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, el desplazamiento inicial tuvo una causa obvia: el devastador terremoto del 12 de enero de 2010. Desde entonces, muchos haitianos han emigrado a Sudamérica, principalmente a Brasil. En ese momento, los trabajadores de la construcción debían construir infraestructura para la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro. Llegaron al país gigante de América del Sur principalmente a través de los estados de Acre y Amazonas, en el norte del país. A agosto de 2020, había más de 143.000 haitianos en Brasil, con una fuerte presencia en Sao Paulo y Rio Grande do Sul, en la frontera con Argentina. La mayoría de ellos obtuvo la residencia permanente por motivos humanitarios y los haitianos se convirtieron en una de las comunidades más grandes de inmigrantes y refugiados hasta que fueron superados por los venezolanos en 2018. La pandemia ha reducido drásticamente el flujo de inmigrantes haitianos. Sin oportunidades laborales y la economía estancada, muchos han intentado trasladarse a otros países, mientras que el número de solicitudes de residencia y asilo ha disminuido, según datos del Departamento de Inmigración del Ministerio de Justicia de Brasil. En 2020, se registraron 6.613 solicitudes de estatus de refugiado, un 40% menos que el año anterior.

READ  El Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos amplía el programa de apoyo económico hasta mediados de 2022

Chile fue otro destino importante debido a su economía dinámica, al menos en términos macroeconómicos. Pero durante la última década, los haitianos que emigraron allí también comenzaron a partir hacia el norte. Aunque no hay datos oficiales, Carlos Figueroa del Servicio de Inmigrantes Jesuitas (SJM) confirma este éxodo. Hemos hablado con organizaciones en Chile y en otros lugares de América Latina. Informes del gobierno de Panamá indican que el 76% de los haitianos que llegan a ese país provienen de Chile. “Es un hecho”, dijo Figueroa, quien trabaja para promover la dignidad y los derechos de los migrantes y refugiados.

Los haitianos viajan por Chile, Perú, Brasil, Colombia, Panamá, Guatemala y Honduras hasta llegar a México.

Jean-Claude Pierre Paul, trabajador social haitiano

Esta es una tendencia observada en la propia sociedad haitiana. “Los haitianos se orientan hacia las fronteras de México y Estados Unidos. Viajan por Chile, Perú, Brasil, Colombia, Panamá, Guatemala y Honduras hasta llegar a México”, dice Jean-Claude Pierre Boulle, un trabajador social haitiano que llegó a Chile en 2008, antes de que comenzara la entrada masiva de migrantes en 2014-2015. Pierre Paul, un activista de derechos humanos y miembro del Espacio de Meditación Haití-Chile, ha criticado las lentas agencias de inmigración de Chile, donde una espera de cuatro años para obtener la residencia permanente no es infrecuente. “En Chile, ninguna otra institución gubernamental tarda tanto en responder a una solicitud”, dice.

Según datos oficiales, hay más de 1,4 millones de extranjeros viviendo en Chile. La comunidad haitiana representa el 12,5% de ellos, en tercer lugar después de los venezolanos (30,7%) y los peruanos (16,3%). Según el Servicio Jesuita a Inmigrantes, más haitianos salieron de Chile de los que ingresaron en 2019, 2020 y los primeros cuatro meses de 2021, revirtiendo una tendencia que comenzó en 2010.

READ  Biden elige a Peter Haas como embajador de Estados Unidos en Bangladesh

La socióloga María Emilia Tejo, académica de la Universidad de Chile, dice que Chile ha sido atractivo para los extranjeros durante muchos años, pero que actualmente “hay gente que se va, porque el país les teme”, refiriéndose a sus entrevistas e información obtenida de Haití. la propia sociedad. Para Tejo, “la sociedad chilena en general ve negativamente a los inmigrantes” y “la sociedad haitiana se ha visto particularmente afectada y sometida a abusos y maltratos de todo tipo”. Los que se quedan, dice, “saben que tienen que lidiar con una forma de ser nacionalista y racista”.

Según Figueroa del Servicio Jesuita a Inmigrantes, los factores que han impedido la integración de los haitianos a la sociedad chilena incluyen la discriminación, ofertas laborales más arriesgadas que otras nacionalidades y problemas para resolver sus trámites, porque el gobierno requiere su propio documento de antecedentes penales. Difícil de conseguir para los haitianos.

La afluencia de nueva inmigración al norte también parece estar impulsada por amigos y familiares que elogian los beneficios de vivir en los Estados Unidos o Canadá. Lo que no se dijo fue el enorme peligro del viaje. Además de miles de kilómetros de carreteras, el viaje puede incluir encuentros con grupos armados y traficantes de personas y días de caminata en un bosque húmedo infestado de animales e insectos salvajes. La OIM está preparando una campaña regional en lengua criolla, “parle verité” (decir la verdad), con testimonios que advierten de los peligros que pueden enfrentar.

México: un nuevo destino

Debido a las crecientes dificultades de acceso a Estados Unidos, México se ha convertido en un nuevo lugar de asilo. Según estadísticas de la Comisión Mexicana de Asistencia a Refugiados (Kumar), 13,253 haitianos habían solicitado asilo a fines de julio. Además, más de 1.700 personas están registradas en las estadísticas como chilenos y 1.000 famosos como brasileños son hijos de haitianos nacidos en estos dos países. “Creemos que para fin de año tendremos un número asombroso de haitianos”, dijo a El País Andrés Ramírez, presidente de Kumar. “Yo pensaba que con el asesinato del presidente Moise habría una gran afluencia de haitianos. Pero la gente que sigue entrando a México no viene de Haití. Estaba en Chile o Brasil”. Con los ingresos de varios años de vivir y trabajar en estos países, tienen más posibilidades. De irse y dirigirse al norte en un momento en que la economía brasileña y la situación en Chile han empeorado ”.

READ  Corea del Sur inicia séptima ronda de negociaciones de libre comercio con Mercosur

En 2019, México pasó de ser un país de tránsito para inmigrantes a Estados Unidos casi exclusivamente a convertirse también en un país de acogida. Este año, las autoridades mexicanas esperan superar la cantidad sin precedentes de 100.000 solicitudes de asilo, un hecho que Ramírez atribuye a las políticas migratorias más estrictas aplicadas por Washington en los últimos años y a las redes de apoyo establecidas para los inmigrantes en México. Los haitianos son la segunda nacionalidad para quienes buscan protección, solo superados por los hondureños.

México se convirtió en un país de destino para los haitianos a partir de 2017. A fines de 2016, Washington levantó la exención de deportación para inmigrantes haitianos que se implementó después del terremoto de 2010, lo que significa que aquellos que lleguen sin justificación pueden ser deportados. Muchos están varados en la frontera norte de México, especialmente en Tijuana, donde una gran comunidad haitiana se ha asentado a lo largo de los años para trabajar en las fábricas cercanas. Pero este año Kumar está descubriendo una llegada sin precedentes de haitianos que buscan refugio en la frontera sur, en Tapachula en Chiapas, el estado más pobre de México. “La situación es muy difícil porque los refugios están cerrados o tienen poca capacidad y todos están sobresaturados”, explica Dana Greber, Jefa de Misión de la OIM en México.

Según Graeber, muchos haitianos tienen familiares o amigos que ya están en México, aunque Estados Unidos sigue siendo el objetivo final para la mayoría de ellos. La Organización Internacional para las Migraciones comenzó a detectar un aumento en las llegadas de haitianos en mayo, cuando “menos restricciones en la frontera coincidieron con una actitud un poco más positiva”. [towards migrants] “Debido a la llegada de la administración Biden”, dijo Graeber. Mientras tanto, la situación en los países en los que han estado viviendo en los últimos años se agrava.