ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El gobierno de Borek y las prioridades internacionales

La política exterior no tiene un objetivo separado, pero es un componente intrínseco de cualquier estrategia de desarrollo. El tipo de apertura externa que caracterizó a nuestro país en los últimos cuarenta años fue compatible con el modelo productivo de exportación de recursos naturales y su función de lucro en el ámbito social, como la educación, la salud y el bienestar. Eso es lo que hay que cambiar.

Escrito por Roberto Pizarro y Luis Herrera

De hecho, se han confundido desarrollo, crecimiento y exportación de materias primas. Y a diferencia, por ejemplo, de los países asiáticos, la política exterior no se utilizó para promover transformaciones que agreguen valor a los procesos productivos y se abandonó el desarrollo de nuevas ciencias y tecnologías. Por lo tanto, la apertura externa aleatoria y no regulada apoyó el neoliberalismo interno.
Así, la política exterior, de manera unilateral o mediante Tratados de Libre Comercio (TLC), unificó el extractivismo, duplicando las exportaciones, pero principalmente de recursos naturales. Al mismo tiempo, esta política abrió las puertas al capital internacional sin restricciones, facilitando su instalación en AFP, ISAPRES y universidades.

Este crecimiento, enfocado a incrementar las exportaciones de materias primas, constituyó una economía en declive desde el punto de vista del desarrollo humano, la creación de empleo precario, la desigualdad social y regional, el pillaje ambiental y el agotamiento paulatino de los recursos naturales.

Como resultado, la estrategia neoliberal enfrentó crecientes límites productivos y sociales. La falta de diversificación económica desaceleró la productividad y el crecimiento mismo y, al mismo tiempo, la caótica apertura del capital internacional impulsó las ganancias en educación, salud y bienestar social.
Por otro lado, la subordinación de la política exterior a la política comercial, especialmente a los tratados de libre comercio, sin duda ha alineado la diplomacia chilena con las demandas de los países desarrollados, alejando a nuestro país de América Latina y los países del Sur. En la práctica, esta política ha obstaculizado y socavado los esfuerzos potenciales para trabajar codo a codo con los países del Sur para enfrentar a las potencias globales en temas clave de la agenda internacional: flujos financieros injustos, propiedad intelectual, disputas entre empresas y estados y el medio ambiente. , entre otras cosas.

READ  ¿Qué provocó la apertura de un gigantesco arroyo de 656 pies de altura en Chile?

Así, las transformaciones económicas y sociales propuestas por el gobierno de Borek requerirán cambios en la política exterior, incluida la apertura al capital internacional en el ámbito social.

De hecho, para implementar una diversificación productiva efectiva, las políticas de comercio exterior y los acuerdos comerciales unilaterales no pueden ser “neutrales” en términos de aranceles, capital financiero, inversión extranjera o propiedad intelectual. Se debe discriminar a favor de los sectores industriales o aquellos procesos productivos que agreguen valor y conocimiento a la nueva matriz productiva. Asimismo, el nuevo concepto de derechos, que acabará con el lucro en educación, salud, atención y vivienda, exige cerrar las puertas o al menos regular estrictamente la inversión extranjera en estos sectores.

Así, se deben introducir criterios claros a favor de la relación externa que objetivamente corresponda a los cambios productivos y sociales internos que se han propuesto.

Es útil, entonces, identificar países cuyas experiencias son relativamente más relevantes a los cambios que el gobierno de Borek quiere hacer, para tratar de lograr vínculos más estrechos («estratégicos», como se podría decir) con ellos. Por tanto, será necesario centrarse en particular en aquellos países que han logrado un aparente progreso tecnológico y una diversificación productiva y que, al mismo tiempo, han promovido el desarrollo humano integrado como elemento fundamental.

Entre ellos, los países nórdicos destacan por sus logros en áreas de importante impacto social (salud, educación, género, vivienda, participación ciudadana, etc.) y sistemas laborales (negociación colectiva entre trabajadores, empleadores y el estado). A esto se suman políticas de innovación tecnológica perpetua (en colaboración entre el sector público y privado), que han transformado sus pasados ​​extractivos en economías altamente desarrolladas. Dado su grado de convergencia con muchos de los objetivos centrales del futuro gobierno chileno, los países nórdicos deben servir como punto de referencia y la asociación con ellos será fundamental.

READ  Chile está administrando una serie de vacunas de dos dosis para la mitad de la población objetivo

Por su parte, países como Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur e incluso China son ejemplos notables de cambios fundamentales en la productividad. Sus respectivas economías, originalmente extractivas y / o técnicamente atrasadas, experimentaron un salto extraordinario en su desarrollo. En las experiencias de estos países sería razonable encontrar políticas específicas que es necesario tener en cuenta para avanzar en nuestras transformaciones productivas, especialmente en lo que respecta a la integración de la ciencia, la innovación y las nuevas tecnologías en nuestra economía.

Estas prioridades, que calificamos de estratégicas, no excluyen, por supuesto, el mantenimiento de relaciones económicas y diplomáticas volátiles con la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia y otros países relevantes en el contexto global actual. Solo nos gustaría enfatizar que la propuesta de transformación del gobierno de Borek encuentra una mayor afinidad con la experiencia y realidad actual de los países nórdicos y de la cuenca de Asia-Pacífico.

Finalmente, creemos que es necesario restablecer las relaciones de vecindad, en las que prevalecen las relaciones diplomáticas, pero también brindan grandes oportunidades económicas que hasta ahora no han sido explotadas. Por tanto, debemos dar prioridad a las relaciones con América Latina en general, y con los países vecinos en particular.

Nuestro proyecto nacional, y la posibilidad de tener una mayor presencia política en el contexto internacional, está inevitablemente ligado a América Latina y al mundo en desarrollo. Chile debe tener una política exterior basada en el acercamiento, la cooperación económica y diplomática, y sobre todo ser activo con esa parte del mundo con la que comparte intereses y problemas, incluso en medio de las dificultades actuales de las instituciones regionales.

READ  Cómo España superó al Reino Unido en la introducción de la vacuna Covid

Las relaciones con los países de la región no siempre son fáciles. A veces, las disparidades políticas y las diferencias ideológicas dificultan las conexiones. Sin embargo, la tarea de la diplomacia futura será identificar intereses comunes que sirvan de base para relaciones diplomáticas realistas, constructivas y mutuamente aceptables, sin comprometer las visiones estratégicas relevantes.

Más allá de las emergencias políticas, la integración regional debe ser el punto de referencia para las relaciones de Chile con nuestros vecinos. Gabriel Borek fue claro al señalar que los sentimientos ideológicos y las contingencias políticas deben superarse si queremos entendernos en América Latina e integrarnos económicamente. Compartimos plenamente esa decisión. El bloque sudamericano nos permitirá enfrentar en mejores condiciones los desafíos del siglo XXI. No podemos promover planes de integración que incluyan a unos países y excluyan a otros. Debemos aprender de la Unión Europea.

En resumen, la ruptura con el neoliberalismo sugerida por el programa de Borek debería propagar una política internacional que ayude efectivamente a este propósito. En el nuevo gobierno, la diplomacia, el comercio, la inversión, la ciencia y la tecnología deben verse como fuerzas para apoyar la transformación productiva, pero también como herramientas para asegurar una sociedad con derechos sociales.