ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El presidente fue derrotado por el malestar social

emitido en: la media:

Santiago (AFP) – El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha modernizado la derecha política para distanciarlo de la dictadura de Augusto Pinochet, pero la crisis social que estalló en 2019 dejará el poder y su popularidad por los suelos.

El líder multimillonario, de 71 años, que no puede postularse para la reelección en la votación del domingo, ha servido en dos mandatos no consecutivos.

Su segundo mandato, que finaliza en marzo, ha estado plagado de numerosos problemas, entre los que destaca la pandemia del coronavirus.

Pero también tuvo que lidiar con un levantamiento social, acusaciones de corrupción y un intento de juicio político que fueron derribados por el Senado el martes.

«La mañana después del estallido de la sociedad fue el fin del gobierno de Piñera, tanto en términos políticos como de influencia», dijo a la AFP el analista electoral Axel Kalis.

Los primeros intentos de Piñera de sofocar las protestas contra la injusticia social fueron, en el mejor de los casos, torpes.

Un rico hombre de negocios visto como la encarnación de la injusticia económica, política e institucional del país, el tono militarista de Piñera y la pronta decisión de desplegar el ejército resultaron desastrosos.

Poco antes de eso, había descrito a Chile como un «oasis» en América Latina debido a su fuerte economía y estabilidad política.

Dos semanas después, dos millones de chilenos salieron a las calles exigiendo un cambio en el paradigma neoliberal del país.

Protestas sin precedentes persuadieron al parlamento para que aceptara celebrar un referéndum para cambiar la constitución de la era de la dictadura del país, y un año después la gente votó por una abrumadora mayoría (78 por ciento) a favor del cambio.

READ  Las empresas de Las Cruces 'dedican' cáñamo para evitar restricciones de ventas

Piñera, que no sugirió ni apoyó la medida, parecía estar lejos de comunicarse con las personas que gobernaba.

“Lo que sucedió fue un cambio en el eje del poder”, dijo Callis.

«De una forma u otra, se puso en marcha un sistema parlamentario, sin las instituciones correspondientes – Chile es un sistema presidencial – y todo en términos de política relevante empezó a suceder en el Parlamento».

El ejecutivo se encontró encerrado en el banquillo trasero y Piñera ya no era un «jugador valioso, estratégico o importante».

Disminución de la popularidad

La epidemia no podría haberse extendido en peor momento.

Si bien Chile puede enorgullecerse de la rápida introducción de una vacuna (el 90 por ciento de las personas elegibles de los 19 millones de personas están completamente inmunizadas), la postergación del gobierno en la distribución de ayuda ha impedido que Piñera recupere la confianza de la gente.

Menos aún, su participación en Pandora Papers, sospechosa de un conflicto de intereses por la venta de una mina por parte de miembros de su familia a un amigo cercano, terminó en un paraíso fiscal.

Si bien el Senado ha bloqueado los intentos de la oposición de acusar a Piñera, sigue siendo objeto de una investigación por corrupción.

Con cinco meses restantes en el cargo, la popularidad de Piñera ha caído a un mínimo del 12 por ciento, en comparación con el 50 por ciento cuando terminó su primer mandato en 2014.

En 2010, el economista educado en Harvard convenció a los votantes de que su éxito comercial personal (según la revista Forbes en 2018, Beneras valía 2.800 millones de dólares) podría desviarse en beneficio de la sociedad.

READ  La televisión por satélite de Hainan de China recomienda golosinas mundiales en el programa "Especialidad del mundo"

Pudo restaurar en el poder un ala de derecha renovada que se deshizo de las cargas de la asociación con la dictadura de Pinochet.

Durante su primer mandato, llamó a los defensores civiles de la dictadura «cómplices pasivos» y cerró una prisión privada para violadores de derechos humanos.

«Piñera quería representar una derecha democrática moderna», dijo a la AFP Claudia Hess, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Chile.

Quería acabar con la transición a la democracia de una vez por todas y «acabar con las divisiones que vinieron de la dictadura».

Pero su segundo mandato lo vio «oscilar entre dos versiones» de la democracia, dejándolo en una «posición ambigua», particularmente cuando se trataba de cambiar la constitución.

«Nunca fue muy claro … nunca quiso decir que estaba a favor o en contra» de cambiar la constitución, dijo Hess.

Ella dice que sentarse en la cerca solo ha debilitado a la derecha y facilitado el ascenso del candidato presidencial de extrema derecha José Antonio Caste, un crítico vocal de Piñera.

Incluso los encuestadores predicen que Caste le negará al favorito de Piñera, Sebastián Seychelles, un lugar en la segunda segunda vuelta.

En cualquier caso, el daño hecho a la derecha de Chile bajo Piñera llevó al candidato de izquierda Gabriel Borek a ser el candidato preferido en las elecciones.