ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

El sistema de pensiones pionero de Chile ahora necesita una reforma

El sistema de pensiones pionero de Chile ahora necesita una reforma

Abre el Editor’s Digest gratis

El autor es un ex banquero de inversiones en Nueva York, ex presidente de un grupo de inversión de fondos de inversión chilenos y coautor de «El valor del arte – Instrumentos financieros para los mercados del arte».

El Sistema de Pensiones de Chile, un plan pionero de aportaciones definidas de gestión privada, lanzado en 1980, fue inicialmente considerado el estándar de oro en los planes de pensiones.

Como resultado, sirvió como modelo para reformar los sistemas de pensiones de muchos países de América Latina, Asia y Europa del Este. Muchos expertos chilenos involucrados en su implementación surgieron como consultores globales de pensiones. Hoy, sin embargo, muchos chilenos odian el sistema y su supervivencia en su forma actual es dudosa. Entonces, ¿qué salió mal?

En resumen, es un gran caso de una gran idea. Actualmente el sistema cuenta con cinco opciones de inversión conocidas como Fondos A, B, C, D y E. El fondo A es más riesgoso, mientras que el fondo E es más conservador. Se espera que los trabajadores pasen gradualmente del Fondo A al Fondo E a medida que envejecen, dependiendo de su tolerancia al riesgo. La regulación intentó limitar el riesgo en estos fondos a través de umbrales independientes del tiempo (porcentajes mínimos y máximos por clase de activo) en lugar de métricas de riesgo a nivel de cartera.

La desafortunada consecuencia de esta decisión es que los fondos se encuentran en una situación desesperada en términos de rendimientos ajustados al riesgo. Un reciente estudiar Como se publicó en el Journal of Retirement, por ejemplo, el Fondo E superó al Fondo A en más de la mitad de los casos. En resumen, los participantes en fondos de riesgo no reciben una compensación adecuada por el riesgo que asumen.

READ  EEUU planea invertir en una aerolínea económica en Chile

La regulación también desalienta la inversión en activos alternativos, lo cual no es aconsejable dado el horizonte a largo plazo de las carteras de los fondos de pensiones. Otra regulación compleja exige que cualquier inversión no denominada en pesos debe estar al menos parcialmente cubierta, lo que equivale a negar los beneficios de la diversificación monetaria. El requisito adicional de que la cobertura se hiciera activo por activo en lugar de a nivel de cartera exacerbó esta ineficiencia.

En conjunto, estimo que estas políticas han impulsado efectivamente los rendimientos en más de 2 puntos porcentuales en la mayoría de los casos como opciones complementarias de asignación de activos con importantes implicaciones prácticas. Tenga en cuenta que una diferencia de apenas el 1,5 por ciento en el ingreso anual durante un período de 35 años puede llevar a una reducción del 30 al 40 por ciento en los pagos de pensiones.

Además, hay tres cuestiones más importantes a considerar. Primero, el diseño inicial exigía una contribución adecuada del 10 por ciento del salario de un trabajador. Los estudios sugieren que es necesaria una contribución del 15 al 17 por ciento para obtener una pensión aceptable. Pero existe renuencia política a aumentar esta cifra, lo que requeriría que los trabajadores sacrificaran su salario neto actual a cambio de beneficios futuros.

En segundo lugar, alrededor del 30 por ciento del mercado laboral de Chile opera de manera informal y muchos trabajadores cambian con frecuencia entre empleos formales e informales. Desafortunadamente, en tiempos informales, rara vez contribuyen a sus cuentas de jubilación.

READ  Best Choices 2023- Sociedad Quimica Y Minera De Chile SA SQM

En tercer lugar, los estudios y la evidencia anecdótica indican que la mayoría de los trabajadores no entienden cómo funciona el sistema de pensiones. Por ejemplo, no saben en cuál de los cinco fondos tienen sus ahorros (a la mayoría de los trabajadores se les asigna la opción predeterminada según su edad). Además, desconocen que sus fondos están en cuentas segregadas y no pertenecen a administradoras de activos privadas ni a AFP. Esta combinación de políticas de inversión mal diseñadas y contribuciones inadecuadas ha resultado en jubilaciones decepcionantes. Desafortunadamente, muchos chilenos culpan a las AFP por sus bajas pensiones, a pesar de que los administradores operaban dentro de las limitaciones de una camisa de fuerza regulatoria.

Ahora existe consenso en que es necesario hacer algo para resolver el «problema de las pensiones». Sin embargo, algunas de las iniciativas propuestas por el actual gobierno de izquierda parecen encaminadas a desmantelar el sistema actual en lugar de corregir sus fallas. Estas incluyen la creación de un administrador de activos de propiedad estatal o la desinversión de parte de las contribuciones de los trabajadores a un fondo común de «solidaridad».

Como mínimo, una reforma sensata ahora sería eliminar los límites de inversión por clase de activo e introducir una política de inversión basada en métricas de riesgo a nivel de cartera. El gobierno debería flexibilizar las restricciones a las inversiones alternativas y eliminar los requisitos de cobertura mal concebidos. Si Chile no implementa tales reformas, una segunda ola de chilenos estará insatisfecha con sus pensiones.