ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Hipotermia, sequía y 5.000 km a pie: migrantes venezolanos arriesgan su vida por un futuro mejor |

Johnny, de 26 años, se sienta con su esposa embarazada, Krepsel, de 19, con sus dos hijos en un centro de recepción de migrantes en Chile. La altitud de 3.700 metros y las gélidas condiciones climáticas afectaron significativamente a esta joven familia de cuatro. Están quemados por el sol y sin aliento.

La familia viajó durante cinco horas desde Bolivia a Chile, pero esta fue solo la etapa final de un viaje de dos meses, cubriendo unos 5.000 kilómetros a pie y cinco cruces fronterizos, evitando peligrosos grupos criminales.

«Era la primera vez que sentíamos frío. Esta fue la parte más difícil», dice Johnny, con los labios y los pies agrietados. «No estábamos preparados con abrigos de invierno o mantas».

En Venezuela era obrero de la construcción, pero se quedó sin trabajo y se hizo imposible cubrir las necesidades básicas de su familia. Deciden dejar su ciudad natal de Aragua con solo $ 450 y una mochila de lo esencial, para aventurarse en la larga caminata por el altiplano andino, primero a través de Colombia, luego Ecuador, Perú y Bolivia, durmiendo en las calles la mayor parte de su viaje.

Enfrentó las condiciones del desierto y las temperaturas bajo cero.

Su historia no es un caso aislado. A menudo, en pequeños grupos, las personas cansadas se mueven a lo largo de una de las rutas migratorias más frecuentes del mundo, comenzando principalmente a pie con intervalos periódicos en autobuses, taxis y otras formas de transporte.

Para los venezolanos que viajan a Chile, el último obstáculo es el agotador Desierto de Atacama, la meseta más alta y seca del mundo a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar con temperaturas que descienden por debajo de los 10 grados centígrados bajo cero.
Muchos migrantes y refugiados viajan de manera irregular a través de estas rutas y enfrentan riesgos como el robo y el riesgo de explotación y abuso sexual por parte de grupos criminales. Según los informes, siete personas han muerto desde principios de 2022, ya sea por exposición a condiciones adversas o debido a complicaciones de salud de condiciones médicas preexistentes exacerbadas por el terreno accidentado del desierto de Atacama.

«Nuestro objetivo es trabajar y hacer algo constructivo»

Cerca de la ciudad chilena de Colchani, cruzando la frontera común con Bolivia al amanecer, la familia de Johnny, junto con otros migrantes, se sienten aliviados al encontrar la asistencia humanitaria que tanto necesitan para salvar vidas. Llegan hambrientos y sufren de hipotermia, deshidratación y mal de altura.

Hasta julio, cerca de 127.000 migrantes ingresaron a Chile en 2022 en tránsito irregular, según estimaciones de las autoridades chilenas. Muchos pasan por Kolchin, un pequeño pueblo con menos de 500 habitantes, el 85 por ciento de los cuales son indígenas. Suelen estar motivados por el deseo de reunirse con sus familiares y contribuir a sus comunidades de acogida.

«Nuestro objetivo es trabajar y hacer algo constructivo. Quiero que la gente me perciba como un venezolano que tiene algo positivo que ofrecer. Esto ayudará a cambiar la percepción que tienen de nosotros», agrega Johnny.

Francisco, un inmigrante venezolano, y su familia se encuentran en un albergue de la OIM.

Organización Internacional para las Migraciones / Gemma Curtis

Francisco, un inmigrante venezolano, y su familia se encuentran en un albergue de la OIM.

Dormimos bajo una manta cubierta de hielo.

Después de varios meses difíciles desde que llegó por primera vez a Chile, Francisco y su familia han tenido que lidiar con las condiciones de temperatura bajo cero que viven en las calles de Iquique, una diferencia radical con las condiciones tropicales de su ciudad natal. La familia de cinco ahora encuentra refugio en un refugio temporal financiado y administrado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).Organización internacional de migración).

READ  Resolviendo los problemas del mundo en la Bienal de Arquitectura de Venecia

Estábamos durmiendo bajo una manta de hielo, abrazándonos para calentarnos. Tuvimos que usar nuestras bolsas como almohadas para evitar robos durante la noche”.

María, de 18 años, finalmente logró cierto grado de estabilidad después de dar a luz a un niño sano en Chile.

Ahora tiene un lugar para vivir en Iquique y se encuentra entre los cientos que reciben asistencia humanitaria de la OIM en forma de cupones en efectivo, cientos de los cuales han sido distribuidos a familias vulnerables para brindarles medios para comprar alimentos, productos de higiene y ropa de abrigo.

Janebeth, inmigrante venezolana, en un campamento de la OIM en Chile.

Organización Internacional para las Migraciones / Gemma Curtis

Janebeth, inmigrante venezolana, en un campamento de la OIM en Chile.

Soñar con volver a casa algún día

Janeth Pérez, de 36 años, nunca pensó que algún día tendría que dejar su querido hogar. De regreso a su natal Venezuela, fue profesora de secundaria de matemáticas y física, pero la situación económica la obligó a dejar atrás su vida y su carrera. Empezó el largo camino a Chile, sola, con la esperanza de encontrar un nuevo comienzo.

Después de un agotador viaje en autobús de 11 días, llegó recientemente a Chile y está decidida a llegar a la ciudad costera de Valparaíso, a unos 2.000 kilómetros al sur de la frontera boliviano-chilena, para reunirse con su hermana y comenzar una nueva vida. Trabaja en un supermercado.

A pesar de todos estos desafíos, Janet y muchos otros están agradecidos por la oportunidad de trabajar y mantener a sus familias, tanto en Chile como en Venezuela. Sueña con asentar su estatus, revisar su título universitario y trabajar como maestra, su pasión.

READ  La pequeña galaxia gira en torno a los paradigmas antiguos

«El futuro que visualizo es el futuro en el que pueda volver a enseñar para ganar suficiente dinero para comprar una casa e ir a casa con mi hijo y mi madre para vivir juntos en paz».