ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Juventud de Chicago y el Proyecto Neoliberal Chileno

Juventud de Chicago y el Proyecto Neoliberal Chileno

Leonardo Silvera a través de Getty Images

en un nuevo libro, El Proyecto Chile: La historia de los Chicago Boys y la caída del neoliberalismoY Sebastian Edwards detalla la historia del neoliberalismo en Chile durante los últimos 70 años. Los Chicago Kids, un grupo de economistas chilenos formados en la Universidad de Chicago a través del «Proyecto Chile» del Departamento de Estado de EE. UU., desempeñaron un papel central en el surgimiento del neoliberalismo durante el gobierno del general Augusto Pinochet. El siguiente es un extracto de un libro sobre la visita a Chile en 1975 del economista de la Universidad de Chicago Milton Friedman para reunirse con Pinochet y líderes empresariales.


Capítulo cinco: La visita y la terapia de choque de Milton Friedman en 1975

El 21 de marzo de 1975, Milton Friedman, el economista más famoso y controvertido del mundo, se reunió durante una hora con el general Augusto Pinochet en Santiago. Durante la reunión, Friedman le dijo a Pinochet que la única forma de eliminar la inflación en Chile, que en ese momento rondaba el 350 por ciento anual, era aplicar un «tratamiento de choque» consistente en «una reducción general de todos los escasos [budget] componente del 25 por ciento». Friedman señaló que la inflación en Chile era un caso típico de excesos monetarios. El déficit fiscal, financiado en su totalidad con la emisión de dinero, ascendía al 10 por ciento del PIB, y el saldo de dinero en poder del público era de alrededor del 3 por ciento del ingreso total. Los cálculos en el reverso del sobre sugirieron que el «impuesto de inflación» requerido para financiar tal déficit era de alrededor del 330 por ciento cada año, una cifra muy cercana a la tasa real de inflación. Friedman advirtió al general que la terapia de choque incurriría en Costos significativos a corto plazo En forma de alto desempleo, predijo, sin embargo, que «el período de agudas dificultades de transición será breve, medido en meses, y que la recuperación posterior será rápida».

Friedman también le dijo a Pinochet que adoptar un sistema de libre mercado era la única forma de lograr un crecimiento sostenible, la reducción de la pobreza y, en última instancia, la prosperidad general. Hizo hincapié en que el programa de reforma integral debe incluir la apertura de la economía a la competencia internacional, la implementación de un amplio programa de desregulación, la liberalización de las tasas de interés y todos los precios, la privatización de las empresas estatales y la reforma de la legislación laboral para acelerar las contrataciones y los despidos. , y la abolición de los subsidios a industrias específicas en los llamados sectores estratégicos. Muchas de estas recomendaciones ya estaban en The Brick, un documento que Friedman nunca había leído y que tal vez ni siquiera sabía que existía.

READ  La Filarmónica Nacional presenta el estreno de 'A Knee on the Neck', un poderoso tributo a George Floyd

Friedman sermonea a la élite

Dos días después de reunirse con Pinochet, Friedman dio una conferencia pública a varios cientos de empresarios. El seminario fue organizado por el chico de Chicago Rolf Lüders, quien en ese momento era Vicepresidente Ejecutivo de uno de los conglomerados chilenos más dinámicos y agresivos, el Grupo BHC (Banco Hipotecario de Chile). Durante su presentación, Friedman repitió a grandes rasgos lo que le había dicho al general: los líderes de la industria de Chile estaban tan molestos por lo que escucharon que rechazaron la idea de abandonar el escalamiento. Después de décadas de intensa intervención del gobierno, desconfiaban de las políticas sorpresa. La perspectiva de una terapia de choque y de reformas comerciales y financieras rápidas los aterrorizaba. Su preocupación por las consecuencias de los cambios rápidos fue compartida por un pequeño pero fuerte cuadro de altos oficiales de las fuerzas armadas. Por el contrario, los Chicago Boys estaban complacidos con los comentarios de Friedman. Finalmente, una autoridad reconocida a nivel mundial respaldó públicamente sus puntos de vista y explicó a las élites que, más temprano que tarde, la implementación de reformas generaría empleos, crecimiento y prosperidad. Los Chicago Boys esperaban que Friedman ayudaría a inclinar la balanza de poder dentro de las fuerzas armadas hacia su perspectiva y que Pinochet finalmente elegiría la alternativa de libre mercado sobre la opción intervencionista promovida por algunos generales del Ejército y la Fuerza Aérea. (La Marina estuvo, desde el principio, detrás de las reformas del mercado).

El estado de ánimo entre los líderes empresariales se reflejó en las preguntas y respuestas que siguieron a la charla de Friedman. Un miembro de la audiencia afirmó que el shock financiero generaría un gran aumento del desempleo, un verdadero «terremoto» que Chile no podría soportar. La respuesta de Friedman fue simple y enfatizó la diferencia entre trabajo productivo e improductivo: «Supongamos que se despide del 20 al 25 por ciento de los empleados del sector público. En ese caso, ¿alguien puede explicarme cómo esto reducirá la producción de calzado en un 25 por ciento, o que que la producción de pan disminuya en una hogaza, o que se produzca una camisa menos…? Ves, el problema es que la gente que se emplea en ello [state] Las instituciones no son productivas, no agregan nada a la cantidad de bienes y servicios disponibles en Chile”.

READ  McKenna elogia la incesante pasión de los tecnólogos indios por la innovación

Otra pregunta se refirió a las reformas del sector financiero, la usura y la especulación. Friedman respondió que los especuladores jugaban un papel importante y positivo en una economía de mercado: «La especulación es solo una palabra y no corresponde a algo malo». Luego se le preguntó si el mercado de capitales debe ser completamente libre o debe ser regulado. Friedman respondió que los mercados financieros deberían ser «totalmente libres», con «personas libres que firman contratos con otras personas libres». El único papel del gobierno era asegurarse de que no hubiera fraude. Otro participante le preguntó a Friedman qué pensaba de las tasas de interés al 15 por ciento mensual y respondió que el verdadero problema era la inflación; Si los precios aumentaran a una tasa mensual del 15 por ciento, entonces las tasas de interés del 15 por ciento no serían tan altas. La figura 5.1 muestra a los Biggest Chicago Boys en 1978, tres años después de que Friedman conociera a Pinochet y recomendara la «terapia de choque».

Con respecto a los costos generales de su programa de reforma y ajuste propuesto, Friedman dijo: «Los problemas básicos en Chile son dos: la inflación y el desarrollo de un mercado libre». [system]. Son problemas diferentes, pero están relacionados, porque mientras más rápido se fortalezca el libre mercado, más fácil será la transición… Que no haya errores: no se puede acabar con la inflación sin costos… El hecho es que Chile está «muy enfermo». Un enfermo no puede recuperarse sin gastos… Debo recalcar un dato muy importante: los problemas de Chile son, sin duda, ‘made in Chile’.

Figura 5.1: Chicago Boys (desde la izquierda) Sergio de Castro, Sergio de la Cuadra, Pablo Barona, Álvaro Pardon, hacia 1978. Fuente: Archivo Fotográfico La Tercera.

También hubo preguntas sobre la reforma comercial. Un participante preguntó si las empresas industriales de un país pobre podrían competir internacionalmente. La respuesta de Friedman reflejó su firme creencia en los beneficios del libre comercio, y enfatizó con gran fuerza la necesidad de que la reforma comercial vaya acompañada de una política cambiaria apropiada (ver el Capítulo 9 para una discusión detallada de este tema):

READ  #TBT: Los viajes de Sabina a Argentina, Canadá, Chile, Guatemala, México y Uruguay desde Bruselas en 1972

Por supuesto, las empresas chilenas pueden competir internacionalmente, si el tipo de cambio es el adecuado… destrucción de capital [during the time of Unidad Popular] Significa que eres un país pobre. Pero los países pobres pueden competir… ¿No es verdad que Japón fue capaz de desarrollar una presencia internacional increíble a pesar de que en 1948, cuando todo empezó, la mayoría de las fábricas estaban destruidas en mucha mayor medida que en Chile? … Lamento decir que la idea detrás de esta pregunta es fundamentalmente errónea: no reconoce el papel crucial que juega el tipo de cambio para permitir que un país compita con otros, independientemente de su desarrollo tecnológico y productivo relativo.

Las preguntas y respuestas duraron más de una hora. Hubo veintidós preguntas en total, algunas expresando asombro genuino por lo que había dicho Friedman, algunas abiertamente impactantes. Friedman, a través de su legendaria habilidad pedagógica, explicó por qué el período para su, en su opinión, costoso ajuste sería corto. Y reiteró que, al final, surgiría un país mejor, un país que podría crecer de manera sostenida. Usó una serie de ejemplos de las experiencias de otros países, principalmente de Alemania, Japón y Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. En un momento, Friedman se exasperó un poco y dijo que entendía por qué gran parte del público se oponía al programa de reformas: «Muy pocos empresarios realmente creen en la libre empresa y, a menudo, se encuentran entre sus peores enemigos. Todo empresario preferiría la libre competencia». de los demás, pero no para sí mismo”.

Los artículos representan las opiniones de sus autores, no necesariamente las de la Universidad de Chicago, la Booth School of Business o su cuerpo docente.

Extraído de The Chile Project: The Story of the Chicago Boys and the Collapse of Neoliberalism por Sebastian Edwards, publicado por Princeton University Press.

Copyright © 2023 Prensa de la Universidad de Princeton. Usado con permiso. Reservados todos los derechos.