ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La nueva constitución de Chile: redactando un nuevo documento guía para un país dividido y desigual

Hoy, Longon, de 58 años, tiene una maestría y dos doctorados. También es una de los 155 miembros de la nueva Asamblea Constituyente del país encargados de redactar la nueva Declaración de Derechos.

Este domingo, esta Cámara realiza su primera sesión formal, iniciando un proceso que se supone durará un año y producirá un texto que será ratificado por un nuevo referéndum público. Esto es histórico no solo porque marca un final simbólico al legado del régimen autoritario en Chile. También es una oportunidad única para que cualquier país establezca nuevas pautas para el siglo XXI.

Se espera que el Consejo Constitucional chileno intente limitar los privilegios de la élite que controla el poder político y que sigue funcionando como oligarquía. En el centro del debate constitucional estará si se deroga la sección actual que regula el poder del estado para desarrollar actividades empresariales, que la mayoría de los chilenos cree que conducirá a nuevas políticas de bienestar social. La mayoría de los miembros de la asamblea también apuntan a promover una mayor participación cívica y una mejor protección ambiental en la nueva constitución.

Manifestantes y electores marchan hacia el Congreso Nacional de Chile donde se inaugurará la Asamblea Constituyente en Santiago, el 4 de julio de 2021.

Diversidad y paridad de género sin precedentes

Desde su elección, la Asamblea Constitucional de Chile ha llamado la atención en toda América Latina por su diversidad política, étnica y cultural, y la incertidumbre que la rodea. A los conservadores les preocupa no poder generar una carta de derechos equilibrada en un país donde se ha alzado la voz de quienes se sentían marginados.

La composición del consejo es sin duda un cambio de juego en la política chilena, con 155 miembros que reflejan de manera equitativa el fuerte rechazo de los chilenos a la clase política establecida: las coaliciones de centro izquierda y derecha que han compartido el poder desde que regresaron a la democracia en 1990. recibió un golpe, con el 16% y solo el 24% de los asientos. En contraste, los independientes y los recién llegados de los partidos políticos de izquierda y los movimientos sociales tuvieron su hora de gloria, obteniendo el 60% de los votos.

dice Oliver Steinkel, profesor de relaciones internacionales en la Fundaçao Getulio Vargas (FVG) en São Paulo y académico no residente del Carnegie Endowment for International Peace. “Pero no se me ocurre una forma más democrática e inclusiva de hacerlo”, agrega.

El lanzamiento de la vacunación en Chile fue rápido y extenso.  Entonces, ¿por qué están aumentando los casos de Covid-19?

Loncon es un buen ejemplo de la diversidad de esta piscina. Es mujer e indígena al mismo tiempo: dos grupos que han encontrado nueva influencia en el proceso constitucional. La convención de Chile es la primera en el mundo en tener paridad de género (77 miembros son mujeres) y la primera en la historia del país en tener asientos reservados (17) para representantes indígenas.

READ  En Costa Rica se han administrado más de 2,44 millones de vacunas -

También incluye ambientalistas, feministas, miembros de la comunidad LGBTQ + y chilenos de todo el espectro social. Abogados, politólogos, ingenieros e historiadores convivirán con activistas sociales, amas de casa y conductores de autobuses escolares, entre otros. La edad promedio de los votantes es de 44 años. Muchos de ellos participaron en las protestas de octubre de 2019.

La actual constitución chilena fue redactada bajo la influencia del modelo económico de la Universidad de Chicago, Milton Friedman. A pesar de sus muchas modificaciones, la mayoría de los chilenos lo considera un mercado muy libre y lo culpa de la marcada desigualdad del país.

de acuerdo a Laboratorio de desigualdad global, Un grupo de expertos enfocado en estudiar la distribución del ingreso y la riqueza en todo el mundo, Chile es el país más desigual de América Latina y el 10% superior se concentra en el 60% del ingreso promedio nacional. Es un hecho del que la mayoría de los chilenos están cansados. en 2020,Encuesta Bicentenario(Encuesta Bicentenario) que mide indicadores culturales anualmente desde 2010, mostró que el 77% de los chilenos cree que hay un ‘gran conflicto’ entre ricos y pobres, en este contexto muchos ven la nueva constitución como la solución.

Chile se abre a nuevos actores políticos. Nos pidieron que escribiéramos algo diferente ”, dice Longcon.

Tomás Laibe es un politólogo y activista LGBTQ + de 30 años que ha sido electo para la asamblea en la sureña ciudad de Puerto Aysén. Es miembro del Partido Socialista y cree que su generación está cambiando la forma en que se hace política. Dice que la élite dominante, acostumbrada a tomar decisiones de arriba hacia abajo y proteger sus propios intereses económicos, está siendo aplastada.

“Esta es la primera vez que la política institucional se parece al Chile real. No tendremos hombres hablando de temas de mujeres, gente heterosexual hablando de diversidad sexual o gente blanca hablando de las necesidades de las comunidades indígenas. Lo haremos nosotros mismos porque estamos mejor representados hoy ”, añade.

READ  Covid-19 LIVE: hasta ahora se han administrado más de 141,9 millones de dosis de vacunas, según el gobierno

La decepción política es real. Según la “Encuesta Bicentenario”, en 2020, solo el 10% de los chilenos confiaba en el gobierno y la cifra ha bajado al 1% en lo que respecta a la Cámara de Diputados.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, presenta el documento oficial que invita a los miembros de la Asamblea Nacional que redactarán una nueva constitución a reunirse en su primera sesión el 4 de julio, en el Palacio Presidencial de La Moneda en Santiago, Chile, el domingo 20 de junio de 2021.

Encontrar consenso

Todavía hay mucha incertidumbre sobre el resultado de este proceso.

El consejo es marcadamente de izquierda y, hasta ahora, miembros del otro lado del espectro político han estado ausentes del debate. CNN se puso en contacto con cinco componentes de la coalición de derecha, pero todos se negaron a comentar. Hasta el referéndum de octubre, la mayor parte de la coalición hizo campaña en contra de cambiar la constitución.

Pero no se trata solo de izquierda contra derecha. Muchos miembros de la asociación Provienen de grupos que surgieron a partir de movimientos sociales que se unieron solo con fines electorales; Están lejos de ser iguales. Incluso dentro de los partidos, no se da consenso.

“Los diferentes grupos no están cohesionados, e incluso cuando miembros de partidos políticos más establecidos intentan llegar a acuerdos dentro de su grupo, surgen voces disidentes”, dice Patricio Fernández, periodista y escritor de centro izquierda, quien fue elegido como independiente. En uno de los distritos de Santiago.

El mes pasado, los votantes se reunieron para conocerse. Incluso en esta etapa temprana, surgieron tensiones cuando los 34 miembros decidieron reunirse como un grupo llamado “Vocería de los Pueblos” (Voz del Pueblo) afirmando que se negaban a acatar las reglas del acuerdo y que las partes de ambos lados del espectro político había acordado antes del referéndum.

Vocería de los Pueblos llamó a la “soberanía popular” y exigió la liberación de los presos políticos, entre otras cosas, lo que generó muchas críticas. Sin embargo, desde entonces, su número solo ha aumentado y otros 11 miembros se han unido a él.

“Todo este proceso está lleno de matices”, dice Fernández. “No me gustó el tono sectario de la declaración de Vocería de los Pueblos, porque necesitamos construir una constitución sobre el diálogo y no sobre la imposición, pero cuando se les habla individualmente, son mucho menos radicales de lo que parecen”.

READ  Veterinarios en Chile son acusados ​​de usar la vacuna del Coronavirus en perros

Elisa Justinjanovic, una ingeniera química de 36 años que se identifica como feminista ambiental, es miembro de Vocería de los Pueblos. Vive en el extremo sur de Chile y estuvo muy activa durante las protestas de 2019. Insiste en que la declaración no fue un ultimátum y lamenta la “reacción exagerada” que ha provocado en los medios, y entre los políticos de derecha y centro izquierda.

“Nos llamaron a todos: golpistas, golpistas, antidemocráticos”, dice, “fue brutal”.

El presidente chileno saluda la victoria de la democracia mientras los votantes apoyan la derogación de la constitución de la era de la dictadura

Las próximas semanas serán cruciales para ver si los miembros del consejo están realmente abiertos al diálogo. Los conservadores temen que el proceso constitucional se deteriore hacia un camino populista de un solo hombre para consolidar el poder ejecutivo, como sucedió en Bolivia y Venezuela. Pero los expertos dicen que esto es poco probable. Claudia Hess, Doctora en Ciencias Políticas y autora de “Por qué necesitamos una nueva contución?” (¿Por qué necesitamos una nueva constitución?), ¿No deberíamos considerarlo como una posibilidad?

“En Chile estamos asistiendo a una respuesta institucional a un levantamiento social y sus demandas”, dice. “Es inédito en América Latina tener un proceso que comienza como una revolución y se convierte en un acuerdo con obligaciones limitadas”.

Las cifras por sí solas pueden obligar a los diferentes sectores políticos a llegar a un consenso, ya que ninguno tiene la mayoría de dos tercios necesaria para aprobar un proyecto de ley y ningún tercio tiene veto. Además, hay un terreno común en el que trabajar: la mayoría de los votantes han demostrado que están dispuestos a alejarse de las políticas públicas orientadas al libre mercado en áreas como la salud, la educación y las pensiones.

Quizás lo más importante es que si el Congreso logra redactar una constitución que satisfaga las necesidades de los chilenos contemporáneos, podría tener un impacto significativo en el resto de América Latina.

“La región no tiene timón en este momento”, dice Stoenkel. “Hay un ciclo interminable de inestabilidad, descontento popular, protestas y el surgimiento de nuevos líderes que proponen cambios y luego son decepcionantes”.

“Si Chile lo hace bien, es probable que se convierta en un país que dé un ejemplo a seguir para otros”.