ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La reforma constitucional de Chile plantea un riesgo de radicalización

Chile ha sido uno de los mayores éxitos de América Latina en las esferas política, económica y social desde su regreso a la democracia en 1990. El crecimiento económico es promedio 4.2 por ciento Por año en los últimos 30 años, y los niveles de pobreza se han reducido a un solo dígito.

En los últimos años, sin embargo, Chile ha experimentado un importante malestar social. La desigualdad económica, la falta de representación de los pueblos indígenas y la educación superior y la atención médica “caras” son solo algunas de las muchas fuerzas impulsoras. En respuesta, Chile se embarcó en la reescritura de la constitución de 1980, con la esperanza de “arreglar” algunos desequilibrios fundamentales y destruir el legado de Augusto Pinochet. Sin embargo, hay razones para preocuparse de que el próximo referéndum constitucional elimine los fundamentos económicos básicos y lleve a Chile por el camino equivocado.

En este caso, el tratamiento será peor que la enfermedad.

Chile ha obtenido ganancias increíbles durante los últimos 30 años. En 1990, el 40 por ciento de la población de Chile vivía en la pobreza, en comparación con el 13 por ciento. Pobreza extrema. La esperanza de vida fue de unos 74 años, y Clase media, media 24 por ciento de la población. El PIB del país fue de $ 33 mil millones.

Avance rápido 30 años después, Nivel de pobreza En Chile, se redujo a alrededor del 8 por ciento, mientras que los niveles de pobreza extrema se redujeron a alrededor del 2 por ciento. Esperanza de vida Ahora tiene 80 años y la clase media está cerca del 65 por ciento de la población de Chile (en 2015). El PIB en 2019 fue de $ 279 mil millones.

En términos de su estructura económica, la minería representó el 6 por ciento del PIB de Chile en 1992, y las exportaciones mineras en general representaron el 50 por ciento de las exportaciones totales en 1991. De 1990 a 2016, Producción de cobre Dos veces y media más alto, Chile es el mayor productor mundial de cobre y el segundo productor mundial de litio. A pesar del enorme aumento en la producción y las exportaciones, el sector minero de Chile es solo hoy Contribuye el 10 por ciento Del PIB del país, gracias a la diversificada economía chilena. Como resultado de este desarrollo, Chile se unió a la OCDE, el club exclusivo de las democracias de libre mercado al que muchos países quieren unirse.

READ  Las potencias chilenas tienen presencia en la carrera de vacunas Govt-19

Chile es una forma de lograr esta diversificación Fondo de Estabilización Económica y Social (ESSF), que transformó el fondo de estabilización del cobre en 2006 y ayuda a reducir la exposición de los ciclos comerciales globales, así como las fluctuaciones en los precios del cobre y la demanda de cobre. Dado que los ingresos del sector del cobre son significativos, este fondo asegura una fuente estable de ingresos para el estado sujeto a cambios en el mercado global.

Otro elemento clave de la estrategia de diversificación de Chile es la privatización del sistema de fondos de pensiones. El sistema privado de pensiones de Chile, aislado en las encuestas de opinión como uno de los temas más importantes, es una de las principales prioridades para la reforma, que espera sea reemplazada por una nueva constitución. El sistema de pensiones de reparto regular se modificó hace 30 años Nuevo enfoque De estos, 401 IRA en los EE. UU. Son administrados y operados por empresas privadas. Las administradoras de fondos de pensiones (AFP) administran $ 200 mil millones, crean los mercados de capitales de Chile y diversifican la economía del país. Chile tiene poca dependencia de recursos financieros externos y la participación de Chile con el Fondo Monetario Internacional es casi inexistente.

Sí, las AFP cobran a los inversores una Pago por sus servicios, Una discusión para muchas personas de bajos ingresos o quienes trabajan en la economía informal.

En respuesta a las quejas de esos ciudadanos, el año pasado un referéndum nacional pidió la creación de una nueva constitución. Aunque la elección recibió un 50,9 por ciento relativamente bajo, el partido de “aprobación” ganó más del 78 por ciento. Participación electoral.

La actual constitución del país fue adoptada en agosto de 1980 bajo el régimen dictatorial de Augusto Pinochet y superó la caída de Pinochet y su posterior transición a la democracia. Por supuesto, hay ciertos aspectos de la constitución que necesitan ser enmendados. Por ejemplo, la constitución original reservaba escaños en el Senado para el personal militar y enviaba el 10 por ciento de los ingresos mineros de Chile al presupuesto militar.

READ  Una guía para usar parches para coser

Sin embargo, desde la década de los noventa, Chile ha experimentado una admirable transición a la democracia, precisamente en el marco de la constitución actual. Esta enmienda ha resultado particularmente valiosa para profundizar la democracia chilena. Por ejemplo, el presidente Ricardo Lagos hizo varias cosas desde la coalición de partidos de centro izquierda por la democracia Cambios en la Constitución En 2004, se volvió más democrático. Estos incluyen reducir la presidencia de seis a cuatro años y remover a algunos de los senadores designados por los militares. De hecho, la constitución original de 1980 fue enmendada en 19 ocasiones diferentes, la más reciente en 2017. Todos estos cambios se produjeron sin eliminar por completo el documento original.

Es poco probable que los representantes que trabajan en la reforma de la constitución se detengan eliminando las “maravillas”. Su objetivo es una reestructuración a gran escala del gobierno, la economía y la comunidad de Chile. Los independientes y la izquierda juntos tienen más de dos tercios Asientos en el ensamblaje del bloque, Dándoles mayoría y sin romper ninguna prueba de la izquierda para cambios importantes.

La potencial violación política de la izquierda en esta conferencia constitucional podría llevar muy fácilmente a Chile a la senda del extremismo económico. Algunos de estos riesgos incluyen poner en riesgo el sistema de pensiones privado.

Otro peligro es el alto nivel de gasto social. La constitución brasileña sirve de advertencia en este sentido: obligó a un gasto público anual de alto nivel, hizo casi imposibles las reformas y dejó algunos recursos valiosos para medidas opcionales. En 2016, el Senado se vio obligado a cerrar el déficit presupuestario brasileño a un nivel inmanejable. Aprobar la enmienda constitucional Se ha exigido a varias grandes agencias de crédito que compensen el gasto público después de que Brasil rebajara su calificación crediticia a basura.

READ  La cuprífera chilena Kodelco planea India, el sudeste asiático fomenta la confianza en China

Además, se han hecho llamamientos a la nacionalización de negocios clave, como ya lo están demostrando los inversores. Reluctancia Incertidumbre sobre el futuro de la mina bajo la nueva constitución. La nacionalización de sectores como el cobre, el carbón o la pesca es una confiscación, que es un ataque a los derechos básicos de propiedad y genera incertidumbre para los posibles inversores.

El discurso de los legisladores constitucionales sobre una reforma total del sistema de pensiones, un gasto público significativamente mayor y la nacionalización de las empresas va muy lejos, y sería muy difícil que tales medidas sean un destino de inversión preferido para Chile. Estados Unidos. La inversión empresarial puede caer y la pobreza aumentará. Con el tiempo, la omnipresencia de tales cambios conducirá a un malestar social aún mayor, y Chile puede comenzar a seguir los pasos de algunos de los peores actores del continente, como Argentina.

Chile es uno de los socios más confiables de Estados Unidos en el hemisferio occidental y necesita más atención. No hemos tenido un embajador estadounidense confirmado en Chile durante más de dos años. No es así como debemos tratar a nuestros amigos.

El proceso de la convención constitucional también debe ser supervisado por organismos multilaterales. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo de Estados Unidos y Estados Unidos deben hablar sobre los riesgos financieros de reformas tan dramáticas como una de las economías más fuertes y estables de América Latina: un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

El cambio responsable es bienvenido, pero el cambio radical es peligroso.

Daniel F. Runde es vicepresidente senior del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Análisis Global. Anteriormente, trabajó para la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Grupo del Banco Mundial y el Banco de Inversiones, con experiencia en África, Asia, Europa, América Latina y Oriente Medio.