ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

La sombra de Pinochet: la privatización en Chile

La sombra de Pinochet: la privatización en Chile

Publicado en:

En abril de 2023, el gobierno izquierdista chileno encabezado por Gabriel Buric anunció su estrategia para la industria del litio: una cooperación público-privada bajo el paraguas de la Corporación Nacional del Litio. Esta cooperación es común y permite al Estado combinar sus fortalezas con las del sector privado. Chile tiene una de las reservas de litio más grandes del mundo y negocia con los principales productores del mercado. Estas relaciones han sido moldeadas durante casi medio siglo por las políticas implementadas por Augusto Pinochet, el dictador de Chile de 1973 a 1990. A medida que el litio continúa aumentando en importancia, la batalla por el control de la industria se intensifica y la larga sombra de Pinochet se cierne sobre la democracia emergente.

Hay varias razones por las que las políticas sobre el litio podrían ser la piedra angular de los países con grandes reservas. El metal es esencial para teléfonos inteligentes, portátiles y vehículos eléctricos. Mientras el mundo se enfrenta a la urgente necesidad de alejarse de los combustibles fósiles, las baterías de iones de litio han pasado a primer plano.

Para muchos en Chile, el anuncio de la cooperación público-privada fue un shock. Parecía un cambio brusco hacia la nacionalización y una muestra de desconfianza en el sector privado. A nivel global, la reacción fue diferente. Cerca de 50 empresas de 12 países diferentes se contactaron con el país chileno expresando su interés en hacer negocios. Estas diferentes reacciones tienen sus raíces en la historia del país con reformas de nacionalización y privatización.

En su búsqueda por mejorar el desempeño económico de Chile, Pinochet privatizó cientos de empresas estatales. Muchas de estas empresas fueron nacionalizadas por su predecesor, el presidente socialista Salvador Allende. Después de unas reñidas elecciones en 1970, el gobierno de Allende, bajo una coalición de izquierda conocida como Unidad Popular, implementó una política radical que incluyó la nacionalización de bancos y empresas mineras con el objetivo de seguir un «camino democrático hacia el socialismo». Las cosas no salieron según lo planeado. Una inflación de tres dígitos, el colapso de los salarios reales y una creciente polarización precedieron al golpe militar de septiembre de 1973. Muchos en el mundo empresarial ven las políticas de nacionalización y de empresas estatales como compatibles con Allende, la unidad popular y el comunismo.

READ  Probamos y encontramos 5 cosas para comprar y 5 cosas para evitar en Buc-ee's

Pinochet fue influenciado por un grupo de economistas pro mercado conocidos como los «Chicago Boys», que consideraban la propiedad privada superior a la propiedad estatal. Entre las empresas privatizadas por la dictadura se encontraba SQM (Sociedad Química y Minera), hoy uno de los mayores productores de litio del mundo. Fundada en 1968, la empresa comenzó como una colaboración público-privada dedicada a la explotación de nitratos, una sustancia química utilizada principalmente para fertilizantes. Desde 1971, siguiendo el plan de Allende de apoderarse de industrias específicas, SQM ha operado como una empresa de propiedad estatal. Luego, como parte de una ola de privatizaciones, la dictadura de Pinochet en los años 1980 se la vendió a Julio Ponce Lero. Leroux ha estado en los directorios de varias empresas estatales desde 1973. También resultó ser yerno del dictador.

La privatización fue uno de los pilares de la política económica de Pinochet. Pero las ventas no estuvieron por encima de la media. Después del referéndum de 1988 que puso fin a su dictadura y la posterior transición a la democracia en 1990, una investigación del Congreso chileno reveló que durante el proceso de privatización la información sobre las ventas era escasa, los métodos detrás de las adquisiciones eran inconsistentes y el marco legal que regulaba las compras era laxo. (por decir lo menos). La investigación también reveló que muchas empresas tenían precios infravalorados. ¿Cómo pueden las empresas sobrevivir a la democratización? La respuesta fue a través de la adaptación. Uno de los sobrevivientes fue Ponce Leroux y SQM.

SQM no sólo mantuvo sus contratos con el Estado chileno, sino que firmó un nuevo contrato en 1990, que le permitió explotar la fuente de litio más grande del mundo, el Salar de Atacama. En los años siguientes, la empresa se convirtió en el principal productor mundial de litio. Para 2014, la explotación de litio representaba el 40 por ciento de los ingresos de la empresa.

READ  Importantes mineras de litio buscan asociarse con el gobierno chileno

La notable resiliencia de la empresa durante el período de democratización con gobiernos cambiantes sólo fue posible manteniendo cuidadosamente los vínculos con la nueva coalición de centro izquierda. La estrategia de SQM implicó reclutar políticos destacados y, lo que es más importante, apoyar financieramente sus campañas. Una investigación realizada a principios de 2010 encontró que parte de esta financiación era ilegal. La empresa pagó a cientos de personas por servicios de consultoría que nunca se prestaron. El impacto exacto de los vínculos entre el gobierno y la empresa minera no está claro. Pero lo que es seguro es el impacto que ha tenido el escándalo político al crear falta de confianza en la clase actual de políticos y las instituciones que representan. Una ola de protestas azotó a Chile en 2019, una ola de ira que finalmente puso al país en el camino de reemplazar su constitución, que fue redactada originalmente en 1980 bajo un estricto control militar.

SQM ha sido noticia por algo más que su participación en la política. Después de años de investigaciones, Ponce Leroux fue multado en 2014 con más de 70 millones de dólares por compras ilegales de acciones en 2009-2011 relacionadas con fondos de pensiones. En 2019, la multa se redujo a menos de tres millones de dólares. Ponce Leroux es un multimillonario con un patrimonio neto de más de 3.000 millones de dólares. Cuando se acerca a los 80 años, y después de sobrevivir a varios escándalos, renunció como presidente de SQM en 2015, pero aún posee el 17 por ciento de la empresa, el 24 por ciento del cual fue vendido recientemente a la china Tianqi Lithium.

READ  La economía mundial se está debilitando en medio de la lucha contra la inflación, la guerra y las epidemias

Cada escándalo relacionado con SQM en las últimas tres décadas ha provocado indignación pública que lentamente se disipa cuando surge otro escándalo (no relacionado). La pandemia, junto con las crisis sociales que surgieron en 2019, ha desviado la atención pública hacia un proceso constitucional que aún está lejos de su meta. Sin embargo, cada vez que la política viró hacia la nacionalización, los líderes empresariales expresaron su descontento y señalaron el colapso de los años de Allende. Los defensores del control estatal hacen lo mismo al enfatizar la flagrante corrupción del régimen de Pinochet. Mientras Shelley mira hacia el futuro, sigue dividida por su pasado.

Este artículo apareció por primera vez en fecha de hoy El 9 de septiembre de 2023.