ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Las ambiciones climáticas amenazan con una nueva ola de proteccionismo comercial

Cambio Climático Economía Política Sostenibilidad Análisis Global de Países Automotriz


  • Las políticas climáticas nacionales están impulsando nuevas tendencias de proteccionismo comercial, y la Unión Europea está en el centro de muchas de estas batallas. Esperamos que los conflictos entre la UE y muchos países en desarrollo se intensifiquen, en particular, durante la década de 2020, dada la incapacidad de muchos mercados emergentes para cumplir los umbrales de la política ambiental de la UE.
  • Las preocupaciones proteccionistas en la industria de los vehículos eléctricos, así como en sectores relacionados, incluidos los materiales críticos, también amenazan con crear barreras importantes al comercio internacional. Un despliegue agresivo de subsidios para fomentar el desarrollo de vehículos eléctricos correría el riesgo de atrapar a la industria mundial de vehículos eléctricos en una espiral de “carrera hacia el fondo” de subsidios gubernamentales.
  • La ausencia de un mecanismo eficaz de resolución de disputas comerciales internacionales significa que los casos comerciales individuales serán los más útiles para monitorear en términos de cómo se desarrollan en el futuro los temas que restringen el comercio relacionados con el clima. Esto incluirá represalias, ya sea en relación con el comercio exterior o la política industrial nacional.

Se espera que las cuestiones relacionadas con el clima desempeñen un papel más importante en el panorama del comercio mundial, a medida que las ambiciones climáticas nacionales impulsan una nueva ola de proteccionismo. Las políticas industriales basadas en subsidios destinadas a fomentar la adopción de tecnologías renovables generan preocupación sobre la distorsión del mercado. Los umbrales de emisiones nacionales en los mercados desarrollados amenazan con penalizar desproporcionadamente los envíos de las economías en desarrollo. Más importante aún, la ausencia de un mecanismo internacional eficaz de resolución de disputas sugiere que estas tensiones se profundizarán durante el resto de esta década.

La Unión Europea está en el centro.

La Unidad de Inteligencia de The Economist ha predicho durante mucho tiempo que la UE emergerá en el centro de muchas de estas batallas. Estos supuestos reflejan el progreso que ha logrado la agenda verde del bloque a través de políticas como el Pacto Verde Europeo y el plan “Fit for 55”, el último de los cuales incluye un Mecanismo de Ajuste de Carbono en Frontera (CBAM) que se implementará gradualmente en el transcurso de la década de 2020. Anteriormente hemos escrito sobre cómo estas políticas amenazan con perturbar los flujos comerciales entre Asia y Europa, incluso en relación con las relaciones económicas de la UE con Malasia e Indonesia, derivadas de su disputa sobre las exportaciones de aceite de palma.

Desacuerdos similares también sustentan las relaciones comerciales entre la UE y América del Sur, donde las preocupaciones sobre la sostenibilidad ambiental y la deforestación del Amazonas han planteado obstáculos para la ratificación del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur (a pesar de las recientes promesas de Luiz Inácio Lula da Silva, presidente brasileño). , lo que agravó el problema. Ayude a disipar los temores europeos.) Otros mercados afectados por las políticas climáticas de la UE son China, Estados Unidos y el Reino Unido, así como economías más pequeñas como Taiwán, Moldavia, Mozambique y Zimbabwe.

READ  El proyecto Salares Norte de Gold Fields en Chile se ha visto afectado por el aumento de los costos, dice el CEO (NYSE: GFI)

Esperamos que el compromiso de la UE con su agenda verde impulse la política industrial y comercial del bloque, lo que sugiere que sólo hará concesiones limitadas a sus socios económicos internacionales en temas verdes. Esto alimentará futuras acusaciones de proteccionismo en la UE y mantendrá al bloque sumido en un número cada vez mayor de disputas comerciales durante la década de 2020, especialmente con los países en desarrollo. Dudamos que las políticas climáticas de la UE puedan mejorar la capacidad administrativa o de gobernanza en los mercados emergentes, donde los estándares ambientales son más bajos.

En lugar de alentar reformas administrativas, comerciales o legales que podrían ayudar a estos países a cumplir los límites ambientales de la UE, las medidas climáticas de la UE probablemente empujen a muchos países en desarrollo a redirigir sus exportaciones con altas emisiones a otros mercados. Por ejemplo, los productores de aceite de palma en Malasia e Indonesia ya están buscando oportunidades de mercado alternativas en China, India y Medio Oriente, donde las barreras ambientales al comercio son menos gravosas. Sin embargo, el poder de mercado de la UE sugiere que la diversificación de las exportaciones sólo mitigará los costos asociados con la pérdida de oportunidades potenciales de exportación en ese bloque. Además, la reticencia de países como Malasia e Indonesia a abordar las preocupaciones relacionadas con el clima de sus principales socios comerciales correría el riesgo de quedarse atrás de la tendencia mundial. Sin embargo, en el mediano plazo, esta dinámica también puede plantear riesgos para algunos productores con sede en la UE, que se verán obligados a competir en el mercado global a un precio más alto como resultado de cargas de cumplimiento más costosas asociadas con los objetivos europeos de energía limpia.

Ojo con los coches eléctricos

También llevamos mucho tiempo prediciendo que los coches eléctricos surgirían como un nuevo amortiguador en las disputas comerciales internacionales. Una vez más, la UE está en el centro de muchas de estas tensiones, pero no es el único actor: la disputa transatlántica sobre los vehículos eléctricos se deriva en parte de la ley estadounidense de reducción de la inflación, mientras que la disputa comercial entre la UE y China sobre los vehículos eléctricos surge en parte de Los Estados unidos. Esto se remonta a los agresivos esfuerzos respaldados por el Estado de China para fabricar vehículos de nueva energía durante la última década.

Las políticas industriales basadas en subsidios, destinadas a fomentar los vehículos eléctricos y otras tecnologías renovables, mantendrán a este sector en el punto de mira de la política comercial durante nuestro período de pronóstico (2024-2028). A medida que aumenta la necesidad urgente de asegurar las cadenas de suministro de vehículos eléctricos, estas tensiones no se limitarán a las disputas de China con la Unión Europea o Estados Unidos. En algunos mercados (particularmente en los países en desarrollo de África y América del Sur, donde las cadenas de suministro de minerales críticos son más prominentes) esta dinámica puede traducirse en una inversión acelerada, a medida que tanto China como sus rivales occidentales buscan diversificar sus fuentes de materias primas críticas. Los países africanos, como Eritrea, Zambia y la República Democrática del Congo, surgirán como destacados campos de batalla por la influencia. Argentina, Brasil, Bolivia y Chile también atraerán una mayor IED como resultado de sus atractivas reservas de litio. Sin embargo, en muchas de estas áreas también hay elementos de proteccionismo comercial. Las restricciones de China a las exportaciones de galio y germanio, los controles de Indonesia a las exportaciones de níquel, las restricciones comerciales planificadas por Malasia a algunas exportaciones de tierras raras y los signos de nacionalización de los recursos de litio en mercados como Chile, México y Bolivia apuntan a señales de un empeoramiento de las fricciones comerciales internacionales. con las tensiones comerciales internacionales. Las ambiciones impulsan las estrategias nacionales en torno al desarrollo de la industria local y la cadena de suministro.

READ  Brasil propone al FMI Goldfajn para liderar banco regional del BID

Por el contrario, los mercados centrados en la manufactura tendrán que lidiar de otras maneras con la creciente competencia global en vehículos eléctricos. La creciente participación de China en el mercado mundial de producción de automóviles amenaza ahora el dominio de larga data de Japón y Corea del Sur (al mismo tiempo que conlleva consecuencias de inversión para mercados regionales como Tailandia, que se ha establecido como un centro de automóviles de bajo costo para muchos países del mundo). Noreste de Asia y África). fabricantes de automóviles europeos). La dependencia de las cadenas de suministro de estos países del abastecimiento de componentes de automóviles de China, así como los niveles significativos de inversión extranjera directa mantenida por empresas japonesas y surcoreanas en China, sugiere que las restricciones comerciales estrictas, como aranceles, restricciones a la inversión o Las cuotas de importación o los controles de exportación son opciones políticas poco atractivas, al menos en el corto plazo. En lugar de ello, es probable que también se desplieguen agresivamente subsidios en estos mercados, amenazando con atrapar a la industria mundial de vehículos eléctricos en una espiral de “carrera hacia el fondo” de subsidios gubernamentales.

¿A dónde vamos desde aquí?

La continua “ecologización” de la política industrial global significa que las preocupaciones sobre el comercio justo se expandirán e intensificarán durante la década de 2020. Muchos de estos desacuerdos reflejarán las prioridades inconexas de los objetivos nacionales individuales de transición energética. Por ejemplo, se espera que el consumo de combustibles fósiles en la mayoría de las economías avanzadas alcance su punto máximo durante esta década a medida que estos mercados cambien rápidamente hacia fuentes de energía renovables. En contraste, la prioridad de las economías más pobres del mundo sigue centrada en ascender en la «escalera del desarrollo» en primer lugar, incluso extrayendo y consumiendo recursos «sucios». Las economías de ingresos medios están mejor posicionadas para avanzar hacia fuentes de energía más limpias, pero aún tendrán dificultades para equilibrar esta transición con el mayor uso de energía necesario para garantizar un rápido crecimiento económico. Otras preocupaciones sobre la seguridad energética (incluida la utilización de fuentes de combustible como armas), así como los riesgos que rodean al proteccionismo que desvía la energía hacia la fabricación nacional, en lugar de depender de la eficiencia de las cadenas de suministro globalmente integradas, también ponen de relieve cuestiones que se encuentran en la intersección de la política comercial. … Y el clima. .

READ  Suscríbete - Businessday ES

Esperamos que las soluciones internacionales sobre cómo prevenir, reducir o difundir el proteccionismo comercial relacionado con el clima sigan en gran medida ausentes durante nuestro período de pronóstico. El mecanismo de solución de disputas de la OMC aún no ha sido reemplazado por un árbitro alternativo totalmente neutral para abordar las disputas comerciales globales (los casos actualmente en curso en la OMC, como los entre Australia y China, se han resuelto en gran medida mediante negociaciones bilaterales). En cambio, el cuerpo.) Como resultado, vemos que las disputas específicas que se desarrollan actualmente –como aquellas entre la UE, Indonesia y Malasia sobre el aceite de palma– desempeñan un papel más útil en la configuración de cómo evolucionarán las cuestiones relacionadas con el comercio y la protección del clima en los años venideros. Esto incluirá represalias, ya sea en relación con el comercio exterior o la política industrial interna (es decir, subsidios).

Si múltiples industrias, particularmente fuera del sector de los vehículos eléctricos, terminan siendo víctimas de un posible escenario de “carrera hacia el fondo”, podría desatar una ola de fuerzas deflacionarias a nivel mundial en 2024-2028, a medida que los gobiernos respondan a las presiones de precios subcotizando algunos de los precios. Algunos están en el mercado. Mayores subsidios requerirán un gasto público más expansivo, lo que a su vez podría reducir el gasto disponible necesario en otros lugares para lograr las ambiciones políticas, sociales o incluso climáticas nacionales.

El análisis y las previsiones de este artículo se pueden encontrar en EIU. Análisis de país servicio. Esta solución integrada proporciona información global incomparable que cubre pronósticos políticos y económicos para casi 200 países, lo que permite a las organizaciones identificar oportunidades y riesgos potenciales.

Cambio Climático Economía Política Sostenibilidad Análisis Global de Países Automotriz