ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Ley de comida rápida: el “impuesto a la salud” más ambicioso de América Latina aparece por primera vez en Colombia |  internacional

Ley de comida rápida: el “impuesto a la salud” más ambicioso de América Latina aparece por primera vez en Colombia | internacional

Un pasillo de comida rápida en una tienda Éxito en Cartagena, Colombia, en 2019.Jeff Greenberg (Getty Images)

Para muchos expertos en salud pública, no hay duda de que los nuevos impuestos de Colombia a una variedad de alimentos ultraprocesados ​​-que entran en vigor el miércoles- son las medidas de salud pública más ambiciosas de América Latina. Otros países de la región han avanzado en áreas como la regulación de los horarios en los que se pueden anunciar alimentos ultraprocesados ​​en televisión, la exigencia de etiquetas nutricionales en los productos y la implementación de políticas tributarias dirigidas a las bebidas azucaradas.

Pero la llamada «ley de comida chatarra» de Colombia, impulsada por grupos de la sociedad civil e incluida en la reforma tributaria del presidente Gustavo Petro, es la iniciativa más completa hasta el momento, según los expertos. “En Chile no hay impuestos a los ingredientes alimentarios”, dice Guillermo Parragi, reconocido economista de la Universidad Adolfo Ibáñez de Chile. “Lo que está haciendo Colombia es completamente nuevo, y yo diría que es el más avanzado a nivel regional , e incluso entre los más avanzados a nivel global”. Porque no conozco otros casos de países que hayan impuesto impuestos a bienes extremos, alimentos procesados ​​de manera integral.

La medida, conocida popularmente como “impuesto a la salud” sobre alimentos ultraprocesados ​​y bebidas azucaradas, ha contado con la firme oposición de las grandes empresas durante años. En Colombia, como en otros países, la política ha sido influenciada por la mano dura de los lobbystas empresariales y los debates sobre la efectividad de las medidas de salud pública. Según la nueva normativa, el impuesto a las bebidas azucaradas y a los alimentos ultraprocesados ​​será gradual. Durante lo que resta de este año habrá un impuesto del 10%, luego del 15% en 2024, antes de llegar al 20% en 2025. En el caso de las bebidas, el impuesto se ajustará desde 18 pesos, dependiendo de la concentración de azúcar en cada pieza. 100 mililitros.

La industria se muestra escéptica ante la medida. El argumento más popular en contra es que los más afectados serán los pequeños comerciantes y productores que tienen poco margen para adaptarse y garantizar que sus productos cumplan con los estándares sanitarios. Los críticos dicen que también perjudicaría a millones de colombianos que enfrentan dificultades económicas y altos precios de los alimentos. La inflación aumentó significativamente entre 2021 y 2022, aunque ahora está cayendo lentamente.

Los líderes empresariales enviaron una serie de demandas con respecto al impuesto, pero estas demandas fueron rechazadas por el Tribunal Constitucional el 25 de octubre. En México fue lo mismo. “En los primeros años, hubo estudios científicos patrocinados por la industria que indicaban que el impuesto a las bebidas azucaradas, que se impuso en 2014, no funcionó”, explicó la activista Paulina Magaña, de la ONG Poder del Consumidor Mexicano.

Una investigación realizada por la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana de Colombia ha demostrado que la hipertensión y la prehipertensión están aumentando en Colombia. Poco más del 40% de la población, tanto adultos como niños, padece alguna de estas afecciones, lo que se asocia con un alto riesgo de muerte. Los estudios también revelaron que uno de los mayores problemas es el alto nivel de consumo de sal. Por ello, muchas organizaciones médicas y civiles han lanzado campañas para reducir el consumo de alimentos ricos en sodio, azúcares añadidos o grasas saturadas.

Las tasas de obesidad y sobrepeso también han aumentado en Colombia. En 2021, el Ministerio de Salud estimó que el 56,4% de los colombianos tenía sobrepeso. La nueva medida es un intento de abordar estos problemas, pero los líderes de la industria están preocupados por las categorías utilizadas para determinar qué productos están sujetos al impuesto.

READ  En la Cordillera de los Andes de América del Sur, los agricultores piden lluvia para acabar con la sequía

«Por ejemplo, las salchichas compradas en tiendas, que contienen menos carne que aditivos, estaban exentas del impuesto», escribió el empresario Terry Wise en una columna para el periódico. Tempo. En su opinión, los criterios que utiliza el Gobierno para clasificar los productos son una “broma”, señalando que el jamón serrano fue gravado a pesar de que “contiene dos ingredientes naturales: carne y sal”. Wise argumentó que no todo el «procesamiento» de alimentos era negativo y que la política gubernamental debería haberse centrado en mejorar la calidad de los alimentos.

Pero las políticas de salud introducidas en México y Chile ofrecen una perspectiva diferente. Según el economista Guillermo Paraje en Chile, “el consumo cayó en algunos grupos que antes parecían saludables, pero no lo eran tanto como se pensaba”. Estas categorías incluían algunos cereales, yogures y postres. “Esto ha obligado a la industria a reducir los niveles críticos de sus compuestos”, explica.

También cita dos estudios publicados en revistas especializadas estadounidenses en los que participó. Los investigadores concluyeron en 2022 que el etiquetado inicial de los productos en Chile no “cambiaba los costos de producción de las empresas ni los trasladaba a los consumidores a los precios finales”. La pediatra chilena Lorena Rodríguez, quien fue jefa del departamento de nutrición del Ministerio de Salud de Chile, explica que la industria suele adaptarse al contexto. Las empresas se ven obligadas a reducir los niveles de azúcar, calorías y sodio y el público se abstiene de comprar productos caros que también tienen efectos nocivos para la salud.

Suscribirse a Nuestro boletín semanal Para más cobertura informativa en inglés de EL PAÍS Edición USA

READ  Los datos de seguimiento muestran cómo la calma de los encierros de la era de la pandemia ha permitido a Puma aventurarse más cerca de las áreas urbanas