ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Líder de la protesta chilena revela mentira sobre el cáncer | Chile

Los esfuerzos de Chile Reescribe la constitución del término de Pinochet Uno de sus miembros más importantes se sorprendió por la revelación de que estaba mintiendo sobre su batalla pública contra el cáncer.

Raw Terico Rojas Wade, de 37 años, admitió que en realidad no tenía leucemia, fue un factor clave en su fama y, en última instancia, en su carrera política, y hubo contradicciones en su historia durante una investigación del diario La Tercera.

Cuando estallaron las luchas contra la desigualdad Chile En octubre de 2019, Rojas Wade tenía una presencia regular en la primera fila en Santiago, con consignas en el pecho desnudo y tarjetas que describían su lucha para pagar la quimioterapia.

Escribió un blog llamado “El cáncer, la verdad sin filtro”, concedió entrevistas a los medios sobre los drásticos tratamientos que realizó, e incluso fotografió un catéter expuesto en su cintura durante una demostración.

Pero a medida que se desarrollaba su historia, el panel que lideraba el proceso constitucional pidió una investigación legal.

Rojas Wade, en su declaración oficial de propiedad, anunció un préstamo de 27 millones de pesos (£ 25,300) a Scodiabank, prometiendo que el préstamo se utilizaría para pagar su quimioterapia.

Pero el sábado, Rojas Wade se disculpó en una publicación de Instagram, diciendo que aunque no tenía leucemia, a los 29 años le diagnosticaron un “estigma mayor” que era una forma poco común. Cáncer.

“Cometí un error, un error terrible. No fui honesto contigo, con mi familia ni con nadie. Mentí sobre mi diagnóstico, no tenía cáncer”, dijo en un video de Instagram.

READ  Lund enfrenta cargos del regulador chileno por fallas en minería de cobre

“Confianza en [constitutional] La conferencia, sin duda, caerá ahora ”, dijo Claudio Fuentes, politólogo de la Universidad Diego Portales en Santiago.

“Pero si otros delegados pueden demostrar que este es un caso aislado y no representa a la conferencia en su conjunto, pueden continuar con su importante trabajo”.

Los 155 delegados a la conferencia, que comenzó a trabajar a principios de julio, tienen un plazo máximo de 12 meses para redactar una nueva constitución que reemplace al actual documento, que fue elaborado sin participación popular bajo la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990) y aprobado en 1980.

Cuando Rojas Wade se hizo conocido por primera vez como un oponente callejero, su historia fue vista como un símbolo de las dificultades que enfrentaron muchos chilenos para sobrevivir.

Pero a pesar de que muchos se hicieron eco de su lucha, la mentira basada en su candidatura traicionó la confianza de más de 19.000 chilenos, que votaron por la Asamblea Constituyente cuando la organización se embarcó en la tarea de redactar una nueva constitución.

Aunque Rojas Wade ha señalado su intención de abandonar la conferencia, no hay una forma clara de que pueda hacerlo. Los delegados están sujetos a las mismas reglas que los congresistas chilenos, lo que significa que no pueden renunciar a menos que una enfermedad grave les impida trabajar.

La exención de Rojas Wade no afectará la mayoría ganada por izquierdistas e independientes en la conferencia, donde una mayoría de dos tercios votará a favor de aprobar la ley, pero no está claro cómo se manejará una salida.

A diferencia de los miembros del partido que renuncian a sus cargos, fue elegido como candidato independiente y, por lo tanto, no es elegible para la transferencia directa.

La revelación refleja otra señal no deseada del tumultuoso mes de Lista del Pueblo, una coalición flexible de independientes de izquierda de la que Rojas Wade fue miembro fundador.

Muchos de sus delegados ya abandonaron el comité, lo que provocó un cambio de nombre dentro de la convención, mientras que su candidato presidencial, Diego Angola, fue descalificado en las elecciones de noviembre y ahora está en juicio.

Dos tercios de las firmas presentadas por Anglo en la Comisión Electoral de Chile en agosto fueron verificadas por un notario que falleció en febrero y no han trabajado desde 2018.