ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Llegamos al presente, al futuro que soñamos

Cuando hablamos de imágenes futuras que cambiarán drásticamente la precaria situación de la mayoría, estamos hablando de tener voluntad política para ir en esa dirección.

En ese contexto, cuando revisamos lo que está haciendo el actual ejecutivo, lo hacemos en términos de dirección y voluntad política, no en términos de acciones sin contexto. No se trata de críticas personales, ni de ignorar las dificultades de las funciones de gobierno per se. Creemos firmemente en los procesos, y esto significa reconocer las acciones previas de quienes nos antecedieron, y en ese sentido coincidimos con Burek cuando se percata del cúmulo de políticas públicas que se han construido en nuestra historia.

Pero en el contexto descrito, diferenciamos claramente, de otras, las acciones de referencia que históricamente llevan el rumbo y la voluntad política para realizar los cambios requeridos, por una vida mejor para quienes han sido sacrificados en su dignidad y calidad de vida, a pesar de su gran aporte a la construcción de la riqueza de nuestro país, que se ha logrado según indicadores económicos entre 16 mil y 25 mil dólares por persona en los últimos años.

Por lo tanto, no estamos especulando cuando decimos que la terrible desigualdad es causada por una acumulación malsana de un pequeño grupo de personas en el país. Tampoco lo hacemos cuando revelamos las deficiencias del Estado en estos asuntos. Por voluntad política, afirmamos que el cambio no se puede predecir mecánicamente y que, por lo tanto, un cambio de situación requiere una revolución en el estado actual de los asuntos públicos en una nueva dirección.

READ  Nuevo profesor de minería gana carrera Pyme en promoción Gram

Tales cambios requieren reconocer, de una vez por todas, que la supuesta neutralidad y el estatus apolítico de las diversas fuerzas reales que operan en las definiciones de nuestra sociedad (financiera, multinacional, militar, judicial, partidos políticos e iglesias) no lo son, y no existe amplia evidencia de sus intervenciones para detener los programas gubernamentales que se espera que cambien de dirección y atiendan las necesidades de la mayoría. Este es el caso de Aylwin, Bachelet y el presidente Borik hoy.

Los cambios necesarios, que el público en general espera con razón, no son extraños, incomprensibles o desproporcionados. Es clara y precisa en sus características, definiendo las agendas de los movimientos y organizaciones por las que luchaba. Tal como decían Boric y sus compañeros, en el momento de la movilización de los universitarios, sobre la gratuidad de la educación universal, el fin del lucro y cómo superar el monstruoso endeudamiento de las familias chilenas. Esto confirma que las cosas a implementar ya están determinadas en el seno de las organizaciones ciudadanas. se llama:

  • Los verdaderos pactos sobre la dignidad del salario entre los trabajadores y los patrones, en los que se suprimen los especuladores financieros y la usura de los bancos.
  • Priorizar la inversión en apoyo genuino a la niñez y la adolescencia, con escuelas que ofrezcan educación integral no sexista, salud preventiva, cultura, comunicación, investigación científica, deporte, pasión, solidaridad, espiritualidad y formación ciudadana con interés en promover la conciencia crítica.
  • Sistema de jubilación y compensación en los servicios básicos, recreativos y de salud y la integración de sus conocimientos para los adultos mayores, permitiéndoles vivir en una etapa final con la alegría de vivir.
  • Un sistema de salud integrado que priorice los centros familiares comunitarios, en los que prima la atención preventiva, y los hospitales locales con especialidades operativas.
  • Un plan de vivienda y desarrollo urbano descentralizado, con sistemas de precios que no superen el pago de un porcentaje razonable de los ingresos, ya sea en utilidades o en rentas.
READ  Nueva variante de Lambda Covid descubierta en el Reino Unido, con seis casos bajo investigación

La dirección de la voluntad política debe integrar necesariamente a la ciudadanía organizada, los centros de estudio, la academia y los emprendedores, es decir, todos los chilenos y chilenas que pueden participar de diversas formas en la promoción del cambio. Hoy no podemos pensar en una mejor manera de avanzar a menos que lo hagamos de manera integral. Sin un proyecto de nación que tenga en cuenta las necesidades y la participación de todos, es poco probable que podamos salir de la situación de desigualdad, pobreza y aislamiento en la que nos ha sumido hoy el paradigma imperante.

En este punto, cuando todos, de un extremo al otro del espectro político, están de acuerdo en querer que Chile responda a las necesidades de su gente, al menos en el fomento de la retórica, entonces comienza a aparecer un “pero”. Principalmente hablan de la falta de recursos disponibles y la fuga de inversión extranjera.

Lo que no se dice es que en realidad el propio modelo político económico no puede ir en esa dirección, porque su concepto y su dinámica van en sentido contrario. Por eso, sin importar quién llegue a La Moneda, sin importar las tiendas políticas A o B, tal administración (como correctamente se llaman hoy) deja las posibilidades de un cambio significativo a la mayoría necesitada en el statu quo.

Esta es la verdadera encrucijada de Chile, es el desafío a resolver, y aquí se determina concretamente la voluntad política, el rumbo que se quiere o no tomar, poniendo en primer plano y como eje central el bien común, absorbiendo al resto. de los temas para que apoyen y no obstaculicen la dirección que se necesita alcanzar.

READ  Ministra Blinken se reúne con exalumnos de YLAI Exchange en Chile

El dilema que enfrentamos hoy es si debemos ir hacia una crisis social y económica en expansión o intentar revolucionar el sistema, dando paso a ese nuevo mundo al que no se le permite terminar su nacimiento, porque el viejo mundo actual aún no está muerto.


escritura colaborativa de M. Angélica Alvear Montecinos; Guillermo Garcés-Parada y Sandra Areola Oporto. Organismo de opinión política