ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Los migrantes arriesgan sus vidas para cruzar el peligroso Darren Gap

En la ciudad colombiana de Nicocle, cientos de migrantes se alinean al sol todos los días y esperan que los botes los acerquen un paso más a la frontera con Panamá.

Muchos inmigrantes usan botas de goma. Algunos envuelven su equipaje en bolsas de plástico selladas con cinta adhesiva.

Se preparan para cruzar el Darién Gap, una selva húmeda y sin caminos que separa a Colombia y Centroamérica. Es un cruce peligroso. Algunos dicen que vieron cadáveres en el camino y muchos fueron robados. Pero la gente aquí dice que está dispuesta a correr el riesgo.

Para aquellos que viajan desde Sudamérica y no tienen visas, esta es la única forma de llegar a los Estados Unidos.

“Solo Dios sabe lo que pasará”, dijo Ronald Tossin, un inmigrante haitiano que espera para abordar un bote. “No pueden robar el 100% de las personas, por lo que algunos sufrirán, pero otros estarán bien”.

Relacionada: En Colombia, las empresas se apresuran a lanzar la vacuna con dinero privado

Según el gobierno panameño, al menos 46.000 migrantes cruzaron la brecha del río Darién este año y se registraron para llegar a refugios en el lado norte de la selva donde tienen acceso a atención médica.

El número de cruces ya es mayor de lo que se informó en 2018, 2019 y 2020 combinados.

Muchos de los que intentan cruzar Daren Gap, hoy en día, son haitianos y cubanos que han estado viviendo en América del Sur durante los últimos años. Dicen que la pandemia les ha dificultado ganarse la vida en lugares como Brasil o Chile.

READ  Un obsequio de $ 2 millones que presenta las iniciativas de ciencia espacial de UArizona

Joseph Dickinsons viajó con su esposa y sus tres hijos, incluido un niño de 7 años nacido en Brasil. Dijo que la devaluación de la moneda brasileña fue una de las razones de su movimiento nuevamente.

“Brasil es un gran país donde los inmigrantes son respetuosos”, dijo Dickinsons, quien se gana la vida en la construcción y en un matadero en el estado brasileño de Paraná. “Pero mi salario era sólo de 200 dólares al mes”.

Relacionada: El fundador del Café Deportado de Colombia espera abrir una conversación sobre inmigración a Estados Unidos

Otros dicen que las leyes de inmigración los obligaron a moverse.

Ducas Monterrey, de Haití, vive en Chile desde hace cuatro años. Viajaba a Estados Unidos con su hija de dos años, que nació en ese país.

“No pude” conseguir papeles de residencia en Chile, y sin eso, no se pueden conseguir buenos trabajos allí. “

Ducas Monterrey, un inmigrante de Haití

“No pude obtener los papeles de residencia en Chile”, dijo Monterrey. “Y sin eso, no se pueden conseguir buenos trabajos”.

Pero llegar a los Estados Unidos es arriesgado y costoso.

Una vez que los migrantes salen de Necoclí en botes, llegan al poblado de Capurganá donde comienza el camino por el Darién Gap.

Algunos encuentran que no están lo suficientemente en forma para un viaje de siete días.

Relacionada: ‘La policía debería darse cuenta de que también están cometiendo errores’: manifestantes colombianos exigen reforma y simpatía

Danai Valdez y su hijo, Racil, de Cuba, hicieron tres intentos fallidos de cruzar el río Darién. En su primer intento, Valdez, que tiene sobrepeso, se cayó y se rompió el coxis. El lunes tenía que volver.

“Es horrible ahí fuera. Tienes que cruzar ríos profundos y caminar por carriles empinados, solo aptos para una persona a la vez”.

Danai Valdez, un inmigrante de Cuba

Es horrible ahí afuera “, dijo Valdez. “Tienes que cruzar ríos profundos y caminar a través de desfiladeros empinados, en los que solo encaja una persona a la vez. A veces tienes que escalar con las manos y los pies como un montañista”.

Sin embargo, muchos todavía se abrieron paso por el bosque con sus hijos.

En el otro extremo del distrito de Darien Gap en Panamá, MSF tiene un pequeño centro de salud para migrantes. Sirvió a casi 6.000 personas en julio. Los migrantes llegan con los pies heridos y deshidratados.

Llegan en muy mal estado ”, dijo Raúl López, gerente de proyectos. El camino puede seguir [a] mínimo [of] Siete días durante la temporada de lluvias y, a veces, 12 días. Y lo peor es que enfrentan robos y algunas mujeres son violadas ”.

Relacionada: ‘Estamos muertos aquí’: Migrantes varados en la selva tropical de Panamá en medio del coronavirus

MSF insta a los gobiernos de Panamá y Colombia a desarrollar rutas más seguras para los migrantes que pasan por sus países.

Esto podría significar otorgarles visas para tomar vuelos. O permitir que los migrantes viajen a Panamá en botes, en lugar de tener que cruzar la selva.

Pero incluso estas soluciones pueden cubrir solo a unas pocas personas. Por ahora, muchos tendrán que hacer un viaje por el Darién Gap para llegar a Panamá.

En el bosque, los migrantes dejaron chaquetas, jeans y zapatos mientras tiraban sus pertenencias para cruzar la difícil carretera.