ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Los partidos de Chile buscan reemplazar la constitución de la dictadura

SANTIAGO, Chile (AP) – Los partidos políticos de izquierda a derecha de Chile acordaron intentar nuevamente reemplazar la constitución impuesta por la dictadura militar del general Augusto Pinochet hace cuatro décadas.

El acuerdo fue anunciado en el antiguo edificio del Congreso, el mismo lugar donde todo el cuerpo político de Chile -excepto el Partido Comunista, que no se adhirió a ellos- acordó en 2019 iniciar el proceso constituyente que terminó siendo rechazado el 4 de septiembre. 62% de los votantes.

Este rechazo fue un duro revés para el presidente Gabriel Borik, quien había argumentado que el documento marcaría el comienzo de una nueva era progresista. La constitución chilena actual es un documento favorable al mercado que favorece al sector privado sobre el estado en aspectos como educación, pensiones y salud, y no hace referencia a la población indígena, que representa aproximadamente el 13% de la población.

La mayoría de los chilenos está a favor de cambiar la constitución, pero en todo el país de 19 millones de habitantes, las encuestas han mostrado cautela ante el proceso, lo que resultó en una carta inmanejable de 388 artículos que habría brindado derechos a educación gratuita, atención médica, vivienda y creación de zonas. Indígenas independientes, entre otras cosas.

Esta vez, 14 partidos acordaron formar un nuevo comité de 24 expertos designados por el Congreso para crear un marco para que las 50 personas sean elegidas democráticamente en abril de 2023 para redactar la nueva carta. A ellos se sumarán en la comisión representantes de los pueblos indígenas de Chile, cuyo número será determinado por el mismo voto popular.

READ  Una victoria para los océanos: Chile rechaza un gran proyecto minero

El último debate de la noche del lunes fue sobre el número de comisarios y cómo elegirlos. El partido gobernante quería que todos los interesados ​​fueran elegidos, mientras que la oposición Whig quería una combinación de miembros designados y elegidos. Ambos admitieron haber llegado a un acuerdo.

El acuerdo también exige un nuevo pacto basado en docenas de principios constitucionales previamente esbozados por los partidos políticos, incluido que Chile tiene un gobierno unificado pero descentralizado con poderes ejecutivo, judicial y legislativo separados e independientes.

Otros principios incluyen el reconocimiento de los once pueblos indígenas de Chile como parte de la nación chilena; y que se reconozcan las libertades y derechos fundamentales, entre ellos el derecho a la vida ya la propiedad, y que las fuerzas militares chilenas estén siempre subordinadas al gobierno civil.

Las partes también acordaron que un «árbitro» imparcial defendería el respeto de estos principios básicos, compuesto por 14 jueces, uno por cada parte, designados por el Congreso.

El acuerdo del lunes por la noche ahora debe ser aprobado por un voto de 4/7 de los miembros del Congreso: 29 senadores y 89 diputados. Luego, los miembros tendrán cinco meses para redactar un nuevo estatuto, que debe aprobarse o rechazarse en una votación nacional obligatoria a fines del próximo año.