Como "histórica" catalogó la Presidente Michelle Bachelet la mañana del miércoles luego que el Senado aprobara el proyecto de aborto. Sin embargo, en conversación con El Demócrata el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, no puede dejar pasar estas palabras. "Tengo una percepción contraria a lo que dice la Presidenta", asegura Sánchez, quien también considera estos días "históricos", pero "históricamente tristes para Chile", ya que "el país legisla la posibilidad de dar muerte a niños inocentes". Asimismo, enfatiza que aunque se promulgue la ley, en ninguno de sus centros de salud se realizarán abortos.

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

"Nosotros siempre hemos manifestado nuestra oposición a aprobar una ley de aborto en estas tres causales, porque creemos que hay otras maneras de apoyar a la madre y al niño en gestación, entregándoles apoyo integral que permita solucionar los problemas, tanto de enfermedad materna, como de inviabilidad fetal y en el drama que es la violación", afirma Ignacio Sánchez a El Demócrata.

En esa línea, el rector de la UC sostiene enfáticamente que "lo he dicho y lo reitero como rector: en nuestra universidad y en nuestros campus clínicos no se van a realizar abortos, no vamos a contratar personas que estén disponibles a hacer abortos y los que están hoy día trabajando ya han manifestado su voluntad de no participar en un procedimiento así". 

Objeción de conciencia

Para cumplir está afirmación —considerando que se rechazó la objeción de conciencia para las instituciones— Sánchez explica que "en el proyecto está permitida la objeción de conciencia del equipo médico. Hoy día los profesionales que trabajan en nuestra red de salud han manifestado su oposición al proyecto y su objeción de conciencia a realizar un procedimiento de aborto".

En tanto, sostiene que "obviamente tendremos que cumplir con todas las disposiciones legales reglamentarias, como que esto se ratifique por escrito frente al director del hospital. Pero lo que sí está claro, es que a nosotros nos han ratificado los médicos de la Facultad de Medicina que están capacitados para hacer un procedimiento de este tipo, que van a ser objetores de conciencia, tanto los médicos como el personal de salud".

Derivarán pacientes

De esta forma, el rector de la Universidad Católica explica que cuando llegue a uno de sus centros de salud una paciente que quiera realizarse un aborto "partiendo de la base que sea una paciente estable, que no esté en riesgo de muerte por supuesto, vamos a derivarlo a otro centro hospitalario".

"Tenemos experiencia en traslados que se hacen en pocas horas. Vamos a dejar bien claro los mecanismos de traslado, dejar bien claro los convenios que tengan que ver tanto para pacientes de Fonasa, como pacientes de Isapre", agrega Sánchez quién también es médico pediatra.

El proyecto deja la puerta abierta al aborto libre

Por otro lado, Sánchez asegura que "muchas de las personas que han estado a favor de este proyecto han dicho que más que despenalizar, legaliza el aborto a través de dar un derecho de prestación de salud. Si estuviéramos hablando de despenalización solamente, no estaríamos hablado de obligatoriedad, de procedimientos, ni de objeción de conciencia".

Asimismo, advierte que "en todos los países del mundo en donde ha partido la ley de aborto a través de estas tres causales, después de unos años se van relajando las causales".

"A través de esta apertura van a entrar otras causales y de aquí a un par de años vamos a estar siendo testigos de que se están cometiendo abortos más allá de estas tres causales iniciales. Ese es un hecho que ha ocurrido en otros países, por lo que me parece difícil de creer que Chile va a ser la única excepción y que esto no va a ocurrir".