ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Olvidado en medio de residuos tóxicos: vertedero de Suecia lo exportó a Chile

Olvidado en medio de residuos tóxicos: vertedero de Suecia lo exportó a Chile

Arica, Chile, 27 feb (EFE). — Mientras Daniel Bembo camina por el pueblo de Seca Seca, donde nació, en las afueras de la norteña ciudad chilena de Arica, oscila entre la tristeza, la ira y la frustración.

«Me da un poco de nostalgia recordar estas cosas. Me cuesta», dijo a Efe mientras mostraba una foto de su infancia tomada en el mismo lugar.

“(Mi hermana y yo) crecimos aquí, a menos de 100 metros (yardas) de donde estaba ubicada la Compañía Minera Brommel, donde hace décadas botaba toneladas de desechos tóxicos”, dijo.

Entre 1984 y 1989, la empresa minera sueca Boliden arrojó unas 20 mil toneladas de residuos mineros en las afueras de Arica, capital de la región del mismo nombre en la frontera con Perú y Bolivia. La empresa pagó a la empresa chilena Promel, que esperaba extraer oro y plata, por procesar los desechos suecos, una práctica habitual durante la década de 1980 en los países en desarrollo del hemisferio sur.

La sustancia tóxica -con altas concentraciones de arsénico, mercurio, cadmio y plomo- fue vertida a la intemperie en un área conocida como «Sitio F» ubicada a 200 metros de Seca Seca y junto a una franja conocida como Los Industriales, donde en 1989 durante la dictadura de Augusto Pinochet 1973-1990, se construyen viviendas para familias de escasos recursos.

Luz Ramírez, que vino a vivir a Los Industriales en 1990 cuando tenía 15 años, dijo a Efe: «En la tarde en esta zona hay un viento fuerte y no hay refugio. El viento se llevó desechos tóxicos por toda la ciudad». .»

“La mayoría de los niños de esta franja jugaban en ‘la ciénaga’, donde había unos pozos grandes que Brummell usaba para botar los desechos. Y cuando el sol los secaba era como una especie de tiza que dibujábamos en el piso y las paredes. Mi hermana escribió su nombre en amarillo aquí y todavía se puede ver”, dijo Bimbo, señalando el muro perimetral del sitio donde la minera operó hasta 1989 y ahora se ha convertido en un estacionamiento de camiones propiedad de Bienes Nacionales de Chile.

READ  Mercado de mascarillas médicas: pronóstico global y perspectivas 2021-2026

«Nuestro parque de juegos solía ser un basurero», agregó, pero en ese momento nadie lo sabía.

La comunidad presentó su primera denuncia ambiental sobre un «cerro negro con un fuerte olor metálico» en 1997.

Luego de analizar el material en el sitio, un año después, los objetos fueron trasladados a Cerro Chuño, en la región de Quebrada Encantada, un sitio «más seguro» pero donde se habían establecido muchos asentamientos ilegales de gente muy pobre, quienes llamaron al nuevo basurero » el cementerio.» Sueco». Aunque despejó el área, el estado permitió que otras personas se mudaran y se han quedado allí hasta ahora.

“Estos minerales fueron depositados aquí porque no querían tirarlos en su ubicación original. Fueron transportados aquí a través (del asentamiento) en carros sin ninguna protección, solo una sábana de tela que fue levantada y sacudida”, Marisol Maeby. , dijo a EFE el exdirigente vecinal de Ciro Chunio.

Agregó: “Cuando la Policía de Investigaciones intervino en nuestro sector, se descubrió que estaba totalmente contaminado”.

Los lugareños comenzaron a sufrir todo tipo de enfermedades, y algunos incluso fallecieron. La mayoría no sabía cómo y por qué se enfermaron, pero todos tenían una cosa en común: exposición prolongada a metales pesados ​​en el sitio.

“Mi hermana empezó a tener serios problemas de salud muy temprano y le quitaron dos tumores, el primero pesaba dos kilogramos (4.4 libras)”, dijo Bimbo.

Maeby, quien vivió 18 años a solo 600 metros del vertedero, dijo que en ese momento sus hijos comenzaron a sufrir diversos problemas de salud: hemorragias internas, enfermedades de la piel y problemas en sus órganos internos. Su marido, que mostró una lectura interna de arsénico muy alta de 70, con una lectura normal por debajo de 35, sufrió varios infartos y sufrió un aborto espontáneo tras el cual los médicos tuvieron que extirparle el útero.

En junio de 2021, expertos en derechos humanos de la ONU tras visitar la zona concluyeron que los habitantes de Arica aún sufrían graves problemas de salud «causados ​​por el vertedero» y advirtieron que «12.000 personas» habían sido afectadas por los relaves y muchas más habían muerto.

Entre los problemas de salud tratados en el informe se encuentran cánceres de todo tipo, dolores articulares, dificultades para respirar, alergias, anemia, abortos espontáneos y anomalías congénitas.

Incluso hoy, dicen los expertos, se ignora a las personas que necesitan atención médica.

Bembow, ahora un activista ambiental con una organización local, critica el hecho de que quienes dejaron los venenos en el sitio «nunca dan la cara» y «nunca ayudan» a las personas con problemas de salud. «La gente se está muriendo, los niños están enfermos», dijo.

El hijo de Luz Ramírez, Mauricio, de 13 años, sufre problemas respiratorios y también sufre graves problemas intestinales. “Se lesionó en el estómago porque absorbió arsénico y plomo de mí. Lo examinaron por primera vez cuando tenía 1 año y desde entonces siempre ha tenido arsénico en el cuerpo”, dijo.

Las personas infectadas aún buscan respuestas sobre las causas de sus enfermedades, pero desconocen cuántos de sus problemas de salud están directamente relacionados con la contaminación a la que han estado expuestos y cuáles serán las consecuencias finales.

La activista dijo: «Es difícil hablar de este tema sin emocionarse y buscar una respuesta de por qué estamos enfermos. Vivimos con la incertidumbre de que en cualquier momento nos pueden diagnosticar un cáncer».

Uno de los pocos éxitos de la comunidad fue la Ley de Polimetales, aprobada en 2012 durante la administración conservadora de Sebastián Piñera que ofrece atención médica, seguimiento, apoyo educativo y transporte a zonas más seguras, entre otros beneficios.

READ  LP Building Solutions celebra el corte de cinta para la nueva sede mundial

Sin embargo, para la población local, este programa no es suficiente ya que solo cubre una parte de la población afectada y excluye a muchos niños que luego se infectan.

La otra batalla se libra en los tribunales. En 2013, casi 800 residentes locales presentaron una demanda en los tribunales suecos contra Boliden, pero el tribunal dictaminó que el plazo de prescripción de los presuntos delitos había expirado, por lo que se desestimó el caso.

Antes de eso, en 2008, en otra demanda, la Corte Suprema de Chile ordenó al Estado indemnizar a parte de los que demandaron al Estado y a Brummel, pero excluyó a más de la mitad de los demandantes «sin justificación aparente», Antonia Berrios, abogada de la Organización Fiscal de la ONG Medioambiental FIMA, que se encargó de tramitar la demanda. Posteriormente, los vecinos llevaron su denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“En junio de 2022, el Estado chileno respondió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y desestimó los cargos, pero existe la posibilidad de una solución amistosa”, dijo el abogado.

Han pasado casi 40 años desde el inicio de este desastre ambiental, pero hasta ahora nadie -ni las dos empresas ni los dos gobiernos- se ha hecho cargo de reparar los daños físicos, psicológicos y ambientales. La población afectada se siente olvidada por todos.

Bembow resumió las cosas diciendo: «No estamos pidiendo dinero, pero necesitamos atención médica decente (atención) para nuestras familias. Nos han hecho mucho daño y nos han dejado abandonados».

© 2023 EFE News Services (US) Inc. Fuente: EFE Inglés