ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Por qué los planes de Chile para una nueva constitución están causando dolores de cabeza al gobierno  Internacional

Por qué los planes de Chile para una nueva constitución están causando dolores de cabeza al gobierno Internacional

El gobierno chileno de Gabriel Boric es realista acerca de sus posibilidades en las elecciones del domingo, cuando 15,1 millones de personas votarán para elegir a 50 concejales que redactarán una nueva constitución propuesta. La constitución actual fue redactada a puerta cerrada durante la dictadura de Augusto Pinochet. El año pasado, una convención constitucional propuso una nueva carta progresista con énfasis en la igualdad de género, las cuestiones ambientales y el reconocimiento de los pueblos indígenas. Pero no logró obtener apoyo en un referéndum nacional de septiembre, con el 62% de los votantes votando en contra.

A diferencia de aquella ocasión, cuando el gobierno de izquierda se manifestó abiertamente para ratificar el documento, esta vez ha decidido mantener una distancia estratégica con el referéndum. El objetivo de este enfoque es garantizar que la votación del domingo no se considere un referéndum sobre el gobierno, cuyos índices de aprobación rondan el 30%. Aun así, se espera que la extrema derecha y la derecha tradicional ganen la mayoría de los escaños en la Asamblea Constituyente.

Más de 350 candidatos serán seleccionados el domingo. Estos se dividen en cinco grupos políticos diferentes. Pero la coalición que forma el gobierno de Chile compite en dos alianzas separadas: Unidad por Chile, que es la Integración Social de Boric, el Partido Comunista, el Frente Amplio (FA), el Partido Socialista y el Partido Liberal; Todo Chile está compuesto por el Partido por la Democracia (PPD), un partido radical, y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), este último no está en el gobierno.

El gobierno de Chile está preocupado por cómo le irá en la votación del domingo, ya que se presenta en dos facciones separadas. Según el analista Pep Aath, Solidaridad por Chile ocupará el segundo lugar después de la coalición de derecha Chile Seguro. El resultado se decidirá por 14 a 15 escaños en la Asamblea Constituyente. Pero una decisión conjunta de las dos coaliciones progubernamentales estaría sujeta a 21 escaños, que deberían tener poder de veto en el nuevo órgano constitucional.

READ  Chile insinúa un golpe militar mientras continúan las divisiones
El presidente Boric habla por teléfono dentro de La Moneda tras el final de la votación el 4 de septiembre.Luis Hidalgo (AP)

El gobierno chileno espera que Unidad por Chile obtenga el 38% de los votos el domingo, el mismo porcentaje que votó a favor de ratificar una constitución progresista en septiembre. Esto le daría 19 escaños en la Cámara, que todavía está a dos de los 21 escaños. Pero no cree que lograr este resultado sea imposible.

Un desafío a la izquierda

“Todo indica que las elecciones del 7 de mayo no cambiarán la situación a favor del gobierno de Boric. Es más: su efecto, teniendo en cuenta la situación actual del país en términos económicos, políticos y sociales, es probable que disminuya”, dice. el columnista de centroizquierda Ernesto Otton, quien señala que el gobierno está dividido. Frente Amplio y moderados del Partido Socialista y Partido Comunista. “Probablemente esto signifique un gran revuelo entre las fuerzas que lo apoyan, que no creará una fuerza de izquierda, sino dos orientaciones, dos izquierdas. Esto agudizará sus diferencias según las lecturas de los resultados electorales.

En cuanto a Otton, «el resultado no será bueno para ninguno de ellos, pero el que salga mejor le dará mucha importancia».

El ministro chileno, Álvaro Elizalde, dijo que el gobierno continuaría sus esfuerzos para negociar con diferentes fuerzas políticas, independientemente del resultado. El año pasado, La Moneda -la sede del gobierno- se dio cuenta lentamente de que la nueva constitución propuesta no sería aprobada en un referéndum. Esta derrota masiva fue un duro golpe para el gobierno, que estaba en una especie de vacío de poder, sin poder moverse ni hablar.

READ  Visa india en línea de ciudadanos de Nueva Zelanda y Chile

Por esta razón, Elisault está tratando de separar el resultado de la votación del domingo del futuro de la actual administración. “El gobierno tiene un mandato claro para atender temas anteriores como presiones inflacionarias y temas de seguridad, y avanzar en demandas como el sistema de seguridad social a través de la reforma de pensiones, por ejemplo. Obviamente, el ejecutivo va a seguir trabajando en estos temas. Esto no va a cambiar», dijo el ministro el martes.

Una constitución que no une al pueblo

El gobierno no descartó sorpresas el domingo. A diferencia de las elecciones de septiembre, la votación del 7 de mayo es vinculante. Esto significa que es probable que participen millones de personas que no siempre ejercen su derecho al voto. No sé dónde radica su preferencia. Además, esta vez no se preguntó a los votantes si aceptaban o desaprobaban la constitución propuesta. En cambio, se les pide que voten por candidatos de partidos políticos, lo que aumenta la incertidumbre. A pesar del estado de ánimo en el país, los funcionarios electorales de Chile estiman que votarán más de 12 millones de personas.

La administración Borik tiene claro que es poco probable que el resultado de la votación sea una buena noticia para la izquierda o la coalición gobernante. Incluso se teme que el Partido Republicano, encabezado por el ultraderechista José Antonio Caste, pueda superar al tradicional grupo derechista Chile Seguro y ganar la mayoría de los escaños en la Asamblea Constituyente.

Si esto sucede, Chile seguro puede decidir moverse más hacia la derecha. “Una de las razones del ascenso del Partido Republicano fue que el electorado se estaba alejando del centro-derecha. Dejó de representar a mucha gente y de darles un futuro. La moderación no es una meta. no mires el proyecto de Caste con una distancia crítica”, dijo el Instituto de Estudios de la Sociedad (IES) de Chile. Escribe el investigador Rodrigo Pérez d’Ars.

READ  Gilbert dice que parte de la curva de aprendizaje para las nuevas Reggae Girls fue la derrota 1-5 ante Chile.

Sin embargo, el clima actual en Chile es contra el gobierno -debido a la derrota en el referéndum de septiembre y la crisis de seguridad del país, que siempre afecta a los que están en el poder-. Ante esta situación, los dos grupos de derecha -Chile Seguro y el Partido Republicano- podrían ocupar las tres quintas partes del consejo, o 30 escaños. En esta situación, la derecha no necesita negociar con la izquierda o el centro-izquierda. De hecho, si se cuentan los escaños del partido popular populista, el partido de derecha puede tener incluso más de 30 miembros.

Esta es una mala imagen para el gobierno. A los ejecutivos les preocupa que la nueva Asamblea Constituyente, que se instalará el 7 de junio, produzca una nueva carta tan mala o peor que la constitución actual y sea legalizada en un referéndum en diciembre. Si el nuevo proyecto de constitución no se vuelve a ratificar, el gobierno no planea continuar con sus esfuerzos para reemplazar el documento de la era de Pinochet. La alternativa en este caso sería aprobar sólo reformas parciales en el Congreso.

Una nueva constitución sería uno de los legados clave de la administración en tiempos de guerra, pero este objetivo no estaba garantizado.

Inscribirse Nuestro boletín semanal Para más noticias en inglés de la edición USA de EL PAÍS