ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Prepárese para una nueva ola de nacionalización de recursos

Prepárese para una nueva ola de nacionalización de recursos

Prepárese para una nueva ola de nacionalización de recursos

Justo cuando la crisis de la cadena de suministro parecía estar comenzando a resolverse, un nuevo conjunto de leyes en Sudáfrica amenazó a uno de los productos básicos más importantes del mundo.
El mes pasado, Zimbabue prohibió la exportación de litio en bruto. Este es un componente vital de las baterías que alimentan una amplia gama de productos de consumo, desde teléfonos inteligentes hasta automóviles eléctricos. Zimbabue tiene las sextas reservas conocidas de litio más grandes del mundo y ha sido durante mucho tiempo un importante exportador al mercado chino, dados los estrechos vínculos comerciales de los países.
¿Conducirá la decisión de Zimbabue a una nueva ola de nacionalización de recursos, mientras otros países se movilizan para proteger sus recursos naturales de la explotación extranjera? Mayormente no. Pero el desarrollo muestra cómo está cambiando el mercado global de una amplia gama de productos básicos, desde el petróleo hasta los semiconductores.
Dada la construcción de nuevas plantas de fabricación de semiconductores en los Estados Unidos y la caída lenta pero constante del dólar en los mercados petroleros internacionales, el comercio de productos básicos está cambiando rápidamente. La decisión de Zimbabue de proteger su industria nacional destaca cómo los países en desarrollo pueden tratar de proteger sus recursos.
Los precios del litio han subido más del 1.100 por ciento a máximos históricos en los últimos dos años. El precio seguirá aumentando a medida que los coches eléctricos reemplacen a los motores de combustión convencionales. Bloomberg informó que los vehículos eléctricos podrían representar la mitad de todas las ventas de automóviles para 2030, frente a solo el 9 por ciento el año pasado.
Según las nuevas leyes de Zimbabue, todas las exportaciones de mineral de litio (mineral de litio) requerirán un permiso especial y el exportador debe demostrar que ha establecido instalaciones de fabricación locales. Las empresas extranjeras no pueden vender el mineral, pero pueden exportar concentrados, el polvo producido al triturar rocas y procesar el mineral. Los exportadores que no procesen crudo a nivel nacional en Zimbabue deberán probar circunstancias excepcionales antes de que puedan transportar crudo fuera del país.
El reciente alto precio del litio ha atraído a un gran número de mineros que se dirigen a minas abandonadas en busca de rocas que puedan contener litio. Luego esta roca se exporta a otros países para su procesamiento. Las nuevas leyes también están diseñadas para prevenir este tipo de actividad.
La lógica detrás de la decisión de Zimbabue refleja los nuevos cálculos que surgen de las crecientes ventas de vehículos eléctricos. En lugar de simplemente proporcionar materias primas, el país quiere ser parte del proceso de industrialización. Este movimiento no está diseñado para hacer retroceder siglos de colonialismo. En cambio, el gobierno está pidiendo a las potencias extranjeras que establezcan centros de fabricación nacionales para que el país obtenga más de los mayores ingresos que se generan a partir del litio procesado.

A medida que la economía global se recupera de la crisis de la cadena de suministro, han surgido nuevos desafíos con respecto a las materias primas utilizadas para hacer que nuestras máquinas funcionen.

jose dana

Los mineros locales han aplaudido este enfoque, pero la verdad es que el país tiene un largo camino por recorrer cuando se trata de producir litio en su tierra natal. Según Business Insider, Australia produjo alrededor de la mitad del litio del mundo en 2021. La producción total de Chile y Argentina representó el 30 por ciento del total, y China fue responsable de alrededor del 13 por ciento. Zimbabue produce solo el 1 por ciento de la producción mundial, justo detrás de Brasil.
El historial de otros países que han intentado este enfoque de nacionalización de recursos no es alentador. Chile, hogar de las reservas de litio conocidas más grandes del mundo, ha intentado sin éxito aumentar su capacidad de fabricación de litio durante la última década. Las autoridades allí no han prohibido la exportación de litio en bruto, ni han tenido pleno éxito en la construcción del poder de procesamiento del país. El resultado fue un aumento constante por parte del gobierno en los impuestos de regalías para los productores extranjeros que trabajan en Chile.
La gran pregunta con respecto a la decisión de Zimbabue es cómo responderá China a la prohibición de exportación. Solo el año pasado, las empresas chinas Zhejiang Huayou Cobalt, Sinomine Resource Group y Chengxin Lithium Group lanzaron proyectos de litio en el país con un valor combinado de $679 millones. Según las nuevas leyes, se les exigirá que construyan nueva infraestructura, como instalaciones de conversión química, que pueden costar cientos de millones de dólares.
¿Presionarán las autoridades chinas al gobierno, utilizando toda la deuda de Zimbabue como palanca para obtener exenciones especiales? Si ese fuera el caso, todo el intento de recuperar el control del comercio de litio sería en vano.
Dos empresas chinas, Huayou Cobalt y Chengxin, han comenzado a construir plantas de procesamiento en Zimbabue que les otorgarían exenciones de la prohibición de exportación. Esto plantea otra pregunta sobre los objetivos finales de Zimbabue: si el gobierno obliga a estas empresas a establecer plantas de procesamiento con personal chino, ¿dónde está el valor para la economía local? ¿Terminará tal movimiento generando ingresos muy necesarios para el país? No está bien.
Independientemente de su aplicabilidad, la nacionalización de los recursos será un tema importante en 2023. A medida que la economía mundial se recupera de la crisis de la cadena de suministro inmediatamente posterior a la pandemia, han surgido nuevos desafíos con respecto a la tecnología y las materias primas utilizadas para fabricar nuestros dispositivos (y, por lo tanto, el mundo moderno) funcionan. Esto sería increíblemente profundo para la fabricación de semiconductores, que actualmente se limita principalmente a Taiwán, pero pronto se expandirá de manera más profunda en los EE. UU. y posiblemente incluso en Europa.
A medida que los países en desarrollo continúan lidiando con un dólar estadounidense fuerte y una Reserva Federal de EE. UU. agresiva, estamos obligados a ver más esfuerzos para controlar las materias primas vitales para las economías, como el litio.
El año pasado, la economía global se preparó para una recesión cuando las acciones de criptomonedas y tecnología colapsaron. Este año, podemos ver el comienzo de una realineación significativa del comercio mundial de productos básicos, comenzando con metales como el litio y terminando con la forma en que se comercializa el petróleo.
No esperas ver tales cambios de la noche a la mañana, pero las semillas de la transformación ya se han sembrado. Es solo cuestión de tiempo antes de que florezca.

  • Joseph Dana es el ex editor en jefe de Exponential View, un boletín semanal sobre tecnología y su impacto en la sociedad. También fue editor en jefe de Egg85, un laboratorio que explora el cambio en los mercados emergentes y su impacto global. © Oficina del Sindicato

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas por los escritores en esta sección son propias y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Arab News.

READ  Un nuevo punto brillante para América Latina y China - BRINK - Noticias y conocimientos sobre riesgos globales