ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

‘Quiero un cambio real’: Chile vota en elecciones presidenciales polarizadas

SANTIAGO (Reuters) – Los chilenos se dirigieron a las urnas el domingo para votar en la elección presidencial más divisiva en el país andino en décadas, con dos candidatos que ofrecen visiones del futuro completamente diferentes, desde las pensiones y la privatización hasta los derechos humanos.

Los votantes eligieron entre Gabriel Borek, un exlíder de protesta estudiantil de 35 años aliado con el Partido Comunista, y José Antonio Caste, de 55 años, candidato de la ley y el orden y defensor del ex dictador Augusto Pinochet.

«Quiero un cambio real», dijo Lucrezia Cornejo, de 72 años, costurera, mientras esperaba en la fila para votar por Burek, una candidata del frente amplio de izquierda. Señaló las desigualdades en educación, pensiones y salud que Borek se ha comprometido a reformar.

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

“Quiero igualdad, para que no estemos, como nos llaman, ‘rotos’, con más equidad en educación, salud y salarios”.

«Dos modelos de la nación van de la mano», dijo Caste, quien ha sido comparado con el presidente brasileño Jair Bolsonaro y se ha convertido en un símbolo del «derecho imperdonable» de Chile, en una carta abierta el sábado. Presentación de «Cambio de orden y estabilidad».

Ambos candidatos provienen de fuera de la corriente política centrista que ha gobernado en gran medida desde el regreso de Chile a la democracia en 1990, después de años de dictadura militar de Pinochet.

Las encuestas recientes antes de la segunda vuelta han mostrado que Borek extiende su ventaja contra Caste, aunque la mayoría de las encuestas muestran que la carrera está reñida. Los colegios electorales cierran a las 6 pm (2100 GMT) y se esperan resultados preliminares pronto.

READ  Kristen Lowry fabricado por Maryland

Ambos candidatos recibieron menos del 30% de los votos en una boleta parcial en noviembre, y desde entonces han estado luchando duro para ganarse a los votantes moderados y a veces escépticos en Chile, el mayor productor de cobre del mundo con una población de alrededor de 19 millones. .

«No es que esté al 100% con Borek, pero ahora es el momento de elegir entre dos opciones opuestas y Borek es mi elección», dijo Javier Morales, de 29 años, un trabajador de la construcción.

Florencia Vergara, de 25 años, estudiante de odontología, ha estado apoyando a CAST como el «menor de dos males» para la economía. «Me gustan sus propuestas sobre temas económicos, aunque no estoy de acuerdo con todos sus ideales políticos», dijo. «Pero Chile necesita un poco de orden».

El fantasma de Pinochet

Los partidarios de Borek dicen que reformará el modelo económico orientado al mercado del país que se remonta a la era de Pinochet. Se le atribuye el impulso del crecimiento económico, pero ha sido atacado por crear marcadas divisiones entre ricos y pobres.

Mientras tanto, Caste defendió el legado de Pinochet y se centró en las críticas mordaces de Borek por su alianza con el Partido Comunista en su coalición de izquierda, que resonó entre sus partidarios. El domingo, algunos votantes de casta gritaron que Chile «nunca sería marxista».

«Apoyo a José Antonio Caste porque es un hombre justo», dijo el domingo Marisol Araneda, de 49 años, comerciante que vende frutas y verduras, mientras se dirigía a la votación, y agregó que temía que Borek llevara al país en la dirección socialista. Venezuela.

READ  Mercados emergentes: el real brasileño cae esta semana, los ojos de las ganancias semanales del peso mexicano

Borek, quien saltó a la fama y encabezó una protesta estudiantil en 2011 para exigir una educación mejor y asequible, escribió en una carta abierta que su gobierno haría los cambios que exigían los chilenos en los levantamientos sociales a gran escala de 2019.

«(Significa) tener un sistema de seguridad social real que no deje atrás a las personas, superando la odiosa brecha entre la atención médica para los ricos y la atención médica para los pobres, y avanzar sin vacilación en las libertades y derechos de las mujeres», dijo. .

Las protestas de 2019, que han durado meses y en ocasiones se han vuelto violentas, han puesto en marcha un proceso formal para reescribir la constitución chilena de décadas de antigüedad, un texto que se someterá a votación en un referéndum el próximo año.

El empresario Jorge Valdivia, de 54 años, partidario de Borek, dijo que la votación era una oportunidad para que el país pusiera fin a un capítulo del pasado.

«Podemos cerrar el modelo oscuro, dañino y abusivo que ha beneficiado a una pequeña minoría», dijo.

Regístrese ahora para obtener acceso gratuito e ilimitado a Reuters.com

(portada) Anthony Esposito y Natalia Ramos; Edición de Leslie Adler, Kirsten Donovan, Adam Jordan y Frances Kerry

Nuestro criterio: Principios de confianza de Thomson Reuters.