ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Recuerde el «otro» 11 de septiembre | estrella de la mañana

11 de septiembre: todos conocemos el desastre de las Torres Gemelas de Nueva York. Pero, ¿cuánta gente sabe hoy acerca de los acontecimientos anteriores del 11 de septiembre que tuvieron lugar en otro país, aquellos financiados y apoyados por el propio gobierno de Estados Unidos?

El golpe militar del 11 de septiembre de 1973 en Chile ha pasado a la historia como uno de los más brutales del mundo, y el derrocamiento del gobierno constitucional progresista del Dr. Salvador Allende representó para muchos de nosotros en la izquierda el fin de ese posibilidad. – Alcanzar el socialismo por medios constitucionales.

Es un testimonio de la tremenda solidaridad mostrada por los refugiados chilenos en todo el mundo y del incansable activismo de los propios chilenos en el exilio que hoy se realicen muchos eventos para conmemorar el 11 de septiembre de 1973.

La Campaña de Solidaridad de Chile ha trabajado incansablemente con sindicalistas, académicos e individuos para llamar la atención del mundo sobre el terrorismo y tratar de salvar a tantas víctimas como sea posible.

El gobierno de la Unidad Popular encabezado por Allende no surgió de la nada. Con el apoyo de los partidos Comunista y Socialista, Allende se postuló para presidente desde 1958. En septiembre de 1970 finalmente fue elegido, con una plataforma pro-trabajadores, con el 36,6% de los votos.

En las anteriores elecciones presidenciales de 1964, la CIA financió y apoyó al candidato del Partido Demócrata Cristiano, Eduardo Frey, como la mejor posibilidad para frenar la marea de opinión socialista en Chile.

Fue elegido con una enorme mayoría del 56,09 por ciento, pero durante sus seis años desperdició ese apoyo con su tímida reforma agraria y «enfriando» el principal recurso de Chile, el cobre, un acuerdo fraudulento que convenía muy bien a los propietarios de la industria del cobre estadounidense. Pues dejando intactas sus enormes ganancias.

Estados Unidos hizo todo lo que estuvo a su alcance para intentar impedir que el Congreso certificara el resultado electoral de Allende. Pero fue ratificada, de conformidad con la Constitución chilena, siguiendo el principio establecido por el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, René Schneider, quien había sido partidario del constitucionalismo estricto antes de su repentina muerte. El repentino asesinato de Schneider en octubre de 1970 fue la sentencia de muerte para el FAS.

El Gobierno de Unidad Popular rápidamente implementó su promesa de nacionalizar completamente las empresas cupríferas de propiedad estadounidense, una medida que fue tan popular que fue aprobada por unanimidad en el Congreso, e incluso el derechista Partido Nacional votó a favor. La reforma agraria comenzó a confiscar grandes fincas (latifundios) y entregárselas a campesinos sin tierra.

El presidente estadounidense Richard Nixon ordenó inmediatamente a la CIA que «haciera gritar a la economía» (como él dijo) para derrocar al presidente socialista de Chile.

En las elecciones municipales de abril de 1971, la Alianza de Unidad Popular de Allende ganó con un 50,4%, lo que mostró claramente a la derecha chilena y al gobierno estadounidense que su popularidad iba en aumento.

READ  Cencosud en Chile reporta mayores utilidades apoyadas en el core business

E incluso después de todo el caos económico y político que las fuerzas de derecha pudieron desatar en el país durante los tres años siguientes: sabotaje económico, ocultación y acaparamiento de bienes básicos, organización de propietarios de camiones para impedir la distribución de bienes y alimentos, y en ese largo y estrecho país, grupos sospechosos del fascismo como Patria y Libertad; la participación de Allende en la siguiente contienda electoral, las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, fue del 43,2 por ciento.

Sin embargo, en 1972, la derecha y los demócratas cristianos formaron una fuerte oposición en el Congreso y lograron crear caos y una mayor ingobernabilidad.

A pesar de los heroicos esfuerzos del Partido Unidad Popular, al organizar centros de distribución de alimentos para la población, apoderarse del transporte para combatir la perturbadora «huelga» de los propietarios de camiones y trabajar con los campesinos en los feudos recién capturados para aumentar la producción con préstamos e incentivos baratos. Por otra parte, la derecha, apoyada y financiada por Estados Unidos (como lo demuestran sin lugar a dudas documentos estadounidenses desclasificados posteriormente), eligió la “opción nuclear”: un golpe militar que costó unas 4.000 vidas, y el arresto, encarcelamiento y tortura de 37.000 personas.

La conmoción del golpe es difícil de transmitir a todo el mundo. Apenas unos meses antes, Allende había disfrutado de una entusiasta recepción en la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuando acusó al imperialismo de estrangular la economía chilena e impedir la venta del cobre chileno en los mercados internacionales. Ahora estaba muerto y el palacio presidencial había sido bombardeado por aviones Hawker Hunter suministrados por los británicos.

La brutalidad de las numerosas muertes y desapariciones forzadas de personas cuyo único «crimen» fue ser partidarios de un gobierno constitucional legal ha suscitado la condena mundial.

Estuve en Chile el 11 de septiembre de 1973, en la sureña ciudad de Chillán donde daba clases en la universidad. Manejé hasta mi salón de clases a las ocho de la mañana, a unas seis cuadras de nuestra casa, y pasé por los soldados en la Intendencia (la sede del gobernador en ese condado) solo para encontrar mi departamento cerrado y no había nadie allí.

Regresé a casa, escuchando horrorizada la música militar y los decretos militares transmitidos por la radio: largas listas de funcionarios y activistas locales de la Unidad Popular, incluido el nombre de mi marido, a quienes se les ordenó presentarse ante el regimiento local. El terrorismo de Estado comenzó ese día y continuaría durante 17 años.

Escapamos de la muerte, aunque Ricardo fue arrestado unas noches después y llevado a punta de pistola a una camioneta abierta.

Nuestra casa fue allanada a la mañana siguiente, cuando supe que Ricardo había sido enviado, junto con otros conocidos jefes locales, en un grupo que el Ejército llamó el «Pez Grande» porque incluía a tres ex diputados de ese condado, a una distrito notorio. El centro de detención de la isla – Isla Quirikena – donde los detenidos fueron rociados con chorros de agua de mar helada al amanecer y obligados a dormir en el frío y vacío suelo del gimnasio, cientos de prisioneros se apiñaban.

READ  Agricultores y ganaderos de Pueblo aparecen en nueva guía local de alimentos

Mi compañera inglesa, la bailarina Joan Jara, que vivía en Santiago, no tuvo tanta suerte. Es la viuda del famoso cantautor Víctor Jara, odiado por la derecha por sus populares canciones de lucha.

Fue arrestado y detenido en el estadio de Chile (que ahora lleva su nombre en su honor) y su cuerpo acribillado a balazos fue encontrado más tarde al costado de la carretera, con las manos brutalmente rotas por sus captores militares.

Ahora, cincuenta años después, los engranajes del sistema de justicia chileno se mueven muy lentamente, pero los asesinos de Víctor Jara acaban de perder su apelación contra sentencias de prisión que van de ocho a 25 años.

Ahora todos son viejos, por supuesto. Un ex general se pegó un tiro la semana pasada cuando supo que el Tribunal Supremo había confirmado que su apelación había sido rechazada.

Los otros siete se unirán a otros 150 militares involucrados en el golpe y que ya cumplen condenas por su papel en el golpe.

Joan Jara, que ahora tiene 90 años y vive en Chile con su familia, ha esperado demasiado tiempo para que se haga justicia por la brutal tortura y muerte de Víctor.

¿Cuál es la situación en Chile ahora? Desde el fin de la dictadura de Pinochet en 1990, ha habido una serie de gobiernos que comprenden varias coaliciones de centro izquierda, ninguna de ellas desafiando la economía neoliberal impuesta a Chile después del golpe respaldado por Estados Unidos.

Los lectores que hayan visto el maravilloso documental Chicago Boys sabrán cómo el traidor general Pinochet desató al economista de derecha estadounidense Milton Friedman para privatizar cada parte posible de la economía chilena.

Las pensiones, la educación estatal, toda la industria y la agricultura, los bancos: todo ha sido privatizado y se ha robado el dinero de la gente.

Los ricos se han vuelto más ricos y los pobres y la clase media se han vuelto pobres y endeudados.

La mayoría de los profesionales trabajan hasta los 80 años porque no pueden vivir de las pensiones privatizadas que se han visto obligados a aceptar.

Pero en 2006, los estudiantes de secundaria conocidos como «los Pingüinos» (en referencia a su uniforme blanco y negro) protestaron contra la privatización del sistema de educación pública. Casi 800.000 estudiantes se declararon en huelga para exigir pases de viaje gratuitos y educación gratuita para todos.

Se concedieron algunas concesiones, el movimiento se calmó y los niños volvieron a la escuela. Pero la chispa se encendió y en octubre de 2019, bajo el gobierno de derecha de Sebastián Piñera, comenzó una ola de enormes manifestaciones masivas en las principales ciudades del país, inicialmente provocadas por un aumento de las tarifas del metro. Los pasajeros enojados saltaron las barreras de los boletos y prendieron fuego a las estaciones del metro.

READ  Ecopetrol designó a Germán González Reyes como Vicepresidente de Asuntos Corporativos y Secretario General a cargo de Ecopetrol SA

Cansados ​​de la caída del nivel de vida, la gente ha salido con sus millones para exigir el fin de las empresas privadas de pensiones, contra el desempleo, los salarios de miseria y la marcada desigualdad: enormes torres nuevas y relucientes centros comerciales, pero la gente vende pocos productos por ellos. aceras para ganarse la vida.

Piñera declaró el estado de emergencia y envió al ejército a las calles. Treinta manifestantes murieron y otros 2.500 resultaron heridos, muchos de los cuales perdieron la vista.

Como resultado de este levantamiento social sin precedentes, el Congreso aprobó un referéndum nacional para reescribir la actual constitución antidemocrática de Pinochet.

En octubre de 2020, el 78,28 por ciento de los chilenos votó a favor de una nueva constitución y eligió una asamblea representativa (congreso) para redactar una nueva constitución.

En diciembre de 2021, el exlíder estudiantil de izquierda Gabriel Borich ganó la presidencia con un 55,86 por ciento. En septiembre de 2022 se celebró un referéndum nacional para aprobar la constitución redactada por el Consejo.

Con este proyecto de ley rechazado por 62% a 38%, se realizó otra votación a nivel nacional para elegir un comité encargado de redactar una constitución diferente.

En esa votación, el Partido Republicano de extrema derecha encabezó la encuesta con un 35 por ciento, lo que le otorga 22 escaños en el Comité de Reescritura Constitucional de 50 miembros: la mayoría, junto con otros conservadores (11 escaños).

La coalición de izquierda apoyada por el presidente Buric eligió sólo 17 miembros para el comité.

Las razones del colapso de la izquierda son variadas, incluida la presencia de poderosos medios de comunicación de derecha, la desilusión por la incapacidad del presidente Boric de implementar su programa progresista debido a un parlamento dominado por la oposición, el uso del racismo contra el pueblo indígena mapuche. en el sur, y una desilusión general con los partidos políticos tradicionales.

Con una mayoría de derecha ahora en el comité de redacción de la constitución, no parece bueno que surja una constitución progresista.

La derecha en ascenso, bajo el liderazgo de su líder al estilo Bolsonaro, José Antonio Caste, constituye un desarrollo peligroso para la todavía predominante izquierda chilena.

Kate participará en un panel de discusión sobre Chile en Marks House a las 7 p.m. el 14 de septiembre. Su libro Chile en mi corazón (Bannister Publications, 2013) cuenta la historia de los años de unidad popular.