ElDemocrata

España en español es para cualquier persona que viva en España, visite España o cualquier persona interesada en las últimas noticias, eventos y deportes en España. Descubra más ahora.

Reinas de belleza venezolanas migran al exterior para alcanzar el estrellato

Reinas de belleza venezolanas migran al exterior para alcanzar el estrellato

Publicado el 14 de noviembre de 2018 a las 9:05 a. m. ET

En esta foto tomada el 8 de noviembre de 2018, Miss Chile, nacida en Venezuela, Andrea Díaz, posa para una fotografía después de una sesión de entrenamiento en Santiago, Chile. (Foto AP/Esteban Félix)


SANTIAGO, Chile — Cuando se lleve a cabo el certamen Miss Universo dentro de unas semanas, Chile estará representado por una esbelta morena con una sonrisa asesina y que habla español con un inconfundible acento venezolano.

Andrea Díaz nació y creció en Valencia, Venezuela, donde desde los 12 años aprendió a mover las caderas y deslizarse con gracia por las pasarelas en una academia de modelos local. A la edad de 19 años, ganó un concurso de belleza organizado por el equipo de béisbol de su ciudad natal y se convirtió en embajadora de buena voluntad del equipo.

Pero la carrera de Díaz cambió de rumbo cuando tenía 20 años cuando se mudó a Panamá y luego a México para trabajar como modelo, trabajos que ahora son raros en una Venezuela devastada por la crisis. Hace tres años se radicó en Chile, donde también se mudó la mayor parte de su familia.

«Represento al nuevo Chile», dijo la joven de 26 años mientras entrenaba en un gimnasio local en Santiago en preparación para la próxima competencia. «Este es un país inclusivo donde los inmigrantes vienen en busca de oportunidades».

Con miles de personas que salen de Venezuela todos los días para escapar de la escasez de alimentos y de una tasa de inflación que se espera supere el millón por ciento, docenas de aspirantes a reinas de belleza también viajan y buscan trabajo como modelos y personalidades de los medios en el extranjero.

Algunas de ellas incluso representan a sus países de origen de adopción en concursos de belleza internacionales.

El próximo mes, Portugal estará representada en el concurso Miss Mundo en China, exparticipante del certamen Miss Venezuela. El recién concluido concurso Miss Tierra en Filipinas contó con dos modelos venezolanas que compitieron en representación de Perú y España.

“Mi sueño de ser reina de belleza no se detendrá solo porque llegue a un nuevo país”, dijo Jessica Russo, quien representó al Perú en el concurso Miss Tierra, apenas un año después de mudarse a ese país.

No logró llegar a la final, pero dijo que ahora se entrenará para participar en más competencias, donde espera ganar el título en Perú, país donde nació su madre.

«Todavía soy joven», dijo el joven de 22 años. «Y quiero ser un portavoz mundial de las buenas causas».

Los concursos de belleza tienen tantos seguidores como el béisbol en Venezuela, que durante mucho tiempo ha estado obsesionado con el glamour y la buena apariencia. El país sudamericano es líder mundial en certámenes internacionales, habiendo obtenido siete coronas de Miss Universo y seis títulos de Miss Mundo.

Si bien los críticos han calificado los concursos de belleza como misóginos y obsoletos, muchos venezolanos los han defendido, diciendo que los eventos han ayudado a cientos de mujeres de todas las clases sociales a lanzar carreras como modelos, actrices, presentadoras de televisión y presentadoras de noticias. Una ex ganadora de Miss Venezuela incluso fue alcaldesa de un distrito de Caracas y se postuló sin éxito para la presidencia.

Pero con la economía de Venezuela en declive, los numerosos concursos de belleza del país ya no brindan un camino directo al empleo. Los desfiles de moda en vivo se han detenido, la producción televisiva se ha desacelerado y empresas como las marcas de moda se han abstenido cada vez más de gastar dinero en publicidad.

READ  Eventos gastronómicos en Baton Rouge del 6 al 13 de septiembre | Entretenimiento/Vida

Gisele Reyes dirige cuatro escuelas de modelaje para mujeres jóvenes en Venezuela, que ella describe como una «universidad de belleza». Se estima que alrededor del 70 por ciento de sus graduados han abandonado el país durante la última década para buscar trabajos de modelo en México, Colombia, Estados Unidos y otros países.

«Estoy teniendo dificultades para encontrar entrenadores de modelos en este momento», dijo Reyes en un estudio de Caracas lleno de fotografías de famosas ganadoras de concursos de belleza venezolanos. “La gente siempre me dice que trabajarán conmigo durante unos meses mientras encuentran la manera de salir del país”.

Incluso el certamen de belleza más competitivo de Venezuela ya no garantiza a sus graduados un trabajo en su país.

El certamen Miss Venezuela televisado a nivel nacional selecciona 24 candidatas cada año y las somete a una agotadora academia de seis meses que incluye rutinas diarias de gimnasio, lecciones de modelaje y charlas de ánimo de entrenadores que a veces persuaden a sus alumnas para que se sometan a una cirugía plástica.

Pero al menos 17 miembros de la promoción de Miss Venezuela 2015 parecen estar trabajando en el extranjero, en México, Colombia, Turquía e incluso lugares tan lejanos como la India, según una búsqueda en línea de sus perfiles en las redes sociales. El número de competidores que trabajan en el extranjero en 2014 es similar.

“En los años 90, participar en Miss Venezuela te garantizaba un trabajo como modelo o en televisión”, dijo Rafael Briceño, un locutor de radio radicado en Caracas que ha dado lecciones de oratoria a decenas de concursantes de Miss Venezuela. «Ahora el mercado interno de modelos es muy pequeño».

Muchas reinas de belleza venezolanas que han viajado al extranjero atribuyen su rigurosa preparación en Venezuela a haberlas ayudado a tener éxito. Pero también se sienten aliviadas de verse libres de los estrictos estándares de belleza impuestos por los organizadores del concurso en casa.

Díaz dijo que mientras aún vivía en Venezuela se hizo un tratamiento facial, pero le salió mal y le dejó pequeñas cicatrices y manchas rojas en las mejillas. Luego las agencias de modelos en Venezuela comenzaron a rechazarla.

En Chile, Díaz pudo ganar un concurso nacional de belleza a pesar de un sarpullido que podía ocultarse fácilmente con maquillaje. Pudo participar porque su padre es chileno.

Díaz dijo: “Chile me aceptó tal como soy y me ayudó a recuperar la confianza que perdí”.

Ahora, mientras se prepara para el concurso Miss Universo del próximo mes en Tailandia, la modelo espera que los jueces no se centren sólo en sus atributos físicos, sino que la vean como una mujer cosmopolita que se ha movido por todo el mundo en pos de sus objetivos. Dice que sueña con convertirse en una oradora motivacional que trabaje con jóvenes sobre temas de autoestima.

“Una mujer hermosa no es sólo una mujer con una piel perfecta, es una mujer con corazón, con ideas y un sentido de propósito”, dijo Díaz.

——

El periodista de Associated Press Manuel Rueda informó desde Bogotá, Colombia, y la periodista de AP Eva Vergara en Santiago, Chile. Los periodistas de AP Joel Calupitan en Manila, Filipinas, y Clipburn St. John en Caracas, Venezuela, contribuyeron a este informe.

READ  Las mejores cosas para hacer en Miami esta semana del 24 al 30 de marzo de 2022

"I even have a tough time finding modeling instructors now," Reyes said at a studio in Caracas that is lined with photos of celebrity Venezuelan pageant winners. "People always tell me they will work for me for a few months while they find a way to leave the country."

Even Venezuela's most competitive beauty pageant no longer seems to guarantee its graduates a job in their own country.

The nationally televised Miss Venezuela contest chooses 24 participants each year and puts them through a grueling six-month academy that includes daily gym routines, modeling lessons and pep talks from instructors who sometimes coax their pupils into having plastic surgery.

But at least 17 members of the Miss Venezuela class of 2015 appear to be working abroad in Mexico, Colombia, Turkey and even as far away as India, according to a web search of their social media profiles. The number of 2014 contestants working overseas is similar.

"In the '90s, participating in Miss Venezuela virtually guaranteed you work in modeling or in TV," said Rafael Briceno, a Caracas-based radio host who has given public speaking classes to dozens of Miss Venezuela participants. "Now the local market for models is very small."

Many of the Venezuelan beauty queens who have gone abroad credit their rigid preparation in Venezuela with helping them to succeed. But they also are relieved to be free of the demanding, cookie-cutter beauty standards imposed by pageant organizers at home.

Diaz said that while she was still living in Venezuela, she went to a skin cleansing session that went wrong and left small scars and reddish blotches on both her cheeks. Modeling agencies in Venezuela then started to reject her.

In Chile, Diaz was able to win the national beauty contest despite the rashes, which can be easily hidden with makeup. She was able to participate because her father is Chilean.

"Chile accepted me as I am and helped me to regain the confidence I had lost," Diaz said.

Now, as she readies for the Miss Universe pageant next month in Thailand, the model hopes that the jury doesn't just focus on her physical attributes but sees her as a cosmopolitan woman who has moved around the world in pursuit of her goals. She says that she dreams of becoming a motivational speaker working with youth on self-esteem issues.

"A beautiful woman is not just a woman with perfect skin," Diaz said, "but someone with a heart, with ideas and a sense of purpose."

------

Associated Press writer Manuel Rueda reported from Bogota, Colombia, and AP writer Eva Vergara reported in Santiago, Chile. AP journalists Joeal Calupitan in Manila, Philippines, and Clbyburn Saint John in Caracas, Venezuela, contributed to this report.

-->